Las 10 mejores parejas de las series para celebrar San Valentín y creer en el amor

Pedro J. García
·12 min de lectura

Ya está aquí el Día de los Enamorados y toca celebrar la festividad más romántica del año como mejor sabemos, recordando a las parejas que han conquistado nuestro corazón en nuestras series favoritas. San Valentín es una fecha señalada que no todo el mundo conmemora con la misma pasión, ya que no todos tienen o desean una pareja, pero en lo que casi todos coincidimos es en nuestro amor por las series y las grandes relaciones que nos han dado a lo largo de los años.

Clásicas, transgresoras, diferentes, imperfectas, ligeramente disfuncionales, humanas… parejas de toda clase y condición. En las series nos hemos encontrado con relaciones de cuento de hadas, pero las que más nos han conquistado son las que no lo han tenido fácil, las que han luchado contra viento y marea, en las que el amor ha prevalecido por encima de cualquier obstáculo. Parejas a las que hemos visto enamorarse, crecer y demostrarse su entrega incondicional a lo largo de los episodios.

Fotograma de Normal People (cortesía de StarzPlay España)
Fotograma de Normal People (cortesía de StarzPlay España)

Afortunadamente, desde los 90 y especialmente en estos últimos años, las parejas televisivas han ido siendo cada vez más diversas e inclusivas, poniendo en el centro de muchas ficciones relaciones LGBTQ+ y multiculturales. En este artículo hemos intentado hacer una selección que represente esto, sin olvidar algunas de las parejas tradicionales más emblemáticas que han surgido de la pequeña pantalla y cuyo amor sigue bombeando fuerte en nuestros corazones años después del fin de sus series.

Estas 10 parejas (más las menciones honoríficas al final del artículo) nos hacen olvidar todo cinismo y creer en el amor. Seguro que a ti también.

Jim y Pam (The Office)

Empezamos con una de las parejas románticas televisivas por antonomasia, Jim Halpert y Pam Beesly, el corazón de la popular sitcom laboral The Office. En una serie que se caracteriza por sus personajes peculiares, marcianos y excéntricos, Jim y Pam aportaban la nota más cuerda y humana. Pero no solo son el peso que equilibra la balanza, sino también el romance central de la serie y la pareja de la que todos nos enamoramos a lo largo de sus nueve temporadas. De compañeros de oficina adorablemente colados el uno por el otro a matrimonio estable y feliz, Jim y Pam nos proporcionaron muchos momentos para la posteridad que atesoramos en el corazón, desde el primer beso hasta su inolvidable boda, pasando por la tensión romántica no resuelta de las primeras temporadas, que nos dio una razón para ver la serie más allá de Steve Carell, sus grandes personajes, sus guiones perfectos y sus excelentes golpes de comedia.

The Office está disponible en Amazon Prime Video.

Monica y Chandler (Friends)

Sí, ya lo sé, la pareja principal de Friends, con la que empezó todo, es la formada por Ross y Rachel. Pero muchos estarán de acuerdo conmigo en que la mejor no es esa, sino Monica y Chandler. Mientras Ross y Rachel nos mareaban con sus idas y venidas y nos hacían esperar años y años para volver por fin juntos, Monica y Chandler se alzaban como el ideal romántico de la famosísima comedia de NBC. Lo que distingue a Monica y Chandler de otras parejas es que primero los conocimos exclusivamente como amigos y pudimos asistir a lo largo de las temporadas a la preciosa evolución que desembocó en una de las relaciones más bonitas, sinceras y compenetradas de la historia de la televisión. Monica es la media naranja de Chandler y viceversa, y la química entre Courteney Cox y Matthew Perry traspasa la pantalla para comunicarnos un mensaje muy claro: las mejores parejas románticas son las que también son mejores amigos.

Friends está disponible en HBO España.

Patrick y David (Schitt’s Creek)

Son una de las últimas incorporaciones de la lista, pero se han ganado a la audiencia con tanta fuerza en tan poco tiempo que no pueden faltar aquí. Schitt’s Creek es una de las comedias más aclamadas de los últimos años (arrasó en los Emmy con su última temporada, tras una increíble trayectoria ascendente), y su fantástico reparto, sus guiones y su evolución a lo largo de los años han contribuido a esto. Pero sin duda, lo que terminó de enamorar por completo a la audiencia fue la preciosa relación entre David (Dan Levy), el hijo mayor de los Rose, y Patrick (Noah Reid). La llegada de Patrick en la tercera temporada y su romance con David, entre los que saltan chispas desde el primer encuentro, convirtió a la ficción canadiense en un referente de representación LGBTQ+ en televisión. El instante que selló a Patrick y David como una de nuestras nuevas parejas favoritas fue la serenata que el primero le dedica al segundo cantando una íntima versión de ‘Simply the Best’ de Tina Turner delante de todo el pueblo -momento que David le devuelve en forma de playback más adelante en la serie. Escenas que se quedan grabadas para siempre y con las que les profesamos nuestro amor eterno. Gracias a ellos, Schitt’s Creek pasó de ser simplemente una buena comedia a uno de los lugares más felices de la televisión. En resumen, David y Patrick son “simplemente los mejores”.

Schitt’s Creek está disponible en Movistar+.

Marianne y Connell (Normal People)

Otra incorporación reciente al panteón de las mejores parejas catódicas es la formada por Marianne y Connell en la arrebatadora miniserie Normal People, una de las ficciones televisivas más aplaudidas de 2020. Paul Mescal y Daisy Edgar-Jones se han convertido en nuevas promesas gracias a esta serie irlandesa que adapta la novela superventas de Sally Rooney. Cualquiera que la haya visto estará de acuerdo en que la química entre los dos protagonistas es una de las más reales y portentosas que se han visto en la pantalla últimamente. Normal People es una historia de amor a lo largo de los años que nos recuerda que hay personas que nacieron para encontrarse siempre, no importa las veces que se separen o los diferentes caminos por los que la vida los lleve. La conexión que los une y la intimidad que desprenden juntos se mete en la piel y roza lo insoportable. Su amor es tan real que por momentos te olvidas de que estás viendo una historia de ficción.

Normal People está disponible en StarzPlay.

Amanita y Nomi (Sense8)

Sense8 es una de las series más originales y transgresoras que nos ha dado el streaming. Por eso, cuando Netflix la canceló, sus fans revolucionamos las redes, lo que llevó a realizar un especial final para dar cierre a la historia. Si esta serie de ciencia ficción creada por las hermanas Wachowski levantó tantas pasiones fue sobre todo por sus personajes y las intensas relaciones que se establecían entre ellos. De hecho, este puesto lo podrían ocupar casi cualquier pareja (o trío) de la serie: Lito y Hernando, Will y Riley, Kala, Wolfgang y Rajan; pero la que se lleva el premio a la más inspiradora y sólida de la serie es la formada por Amanita y Nomi. No solo porque representan la compenetración personal perfecta y un tipo de amor incondicional, apasionado y comprometido al cien por cien que se erige como ideal romántico, sino también porque son una de las parejas más transgresoras de la ficción televisiva reciente, formada por una mujer trans (interpretada por una actriz trans) y una mujer cis de color. Nomi y Amanita Forever.

Sense8 está disponible en Netflix.

Pacey y Joey (Dawson crece)

Con Dawson crece llegando a Netflix recientemente, son muchos los que se han animado a revisitar la mítica serie adolescente de finales de los 90, o incluso a verla por primera vez. En su día, el triángulo amoroso formado por Dawson, Joey y Pacey dividió fuertemente a la audiencia en dos equipos: Team Dawson y Team Pacey. Sin embargo el tiempo ha puesto las cosas en su sitio y ya no cabe duda de que tal disyuntiva no existe en realidad: la respuesta siempre fue Joey y Pacey. Lo de Dawson con Joey fue la búsqueda de un ideal de película que no existía, mientras que la relación entre Joey y Pacey, con todos sus altibajos, siempre se basó en la afinidad real. Que Katie Holmes tenía mucha más química con Joshua Jackson que con James Van Der Beek quedaba claro desde el primer momento en el que germinaba su relación. Echando la vista atrás, no me puedo creer haber sido Team Dawson cuando el amor verdadero se encontraba claramente entre Joey y Pacey.

Dawson crece está disponible en Netflix.

Fleabag y el Hot Priest (Fleabag)

No todas las relaciones perfectas tienen por qué acabar con final feliz. Y si no que se lo digan a Phoebe Waller-Bridge, que con la segunda temporada de la premiada Fleabag lo demostró con la introducción de un pecaminoso interés romántico para su protagonista, el cura moderno y deslenguado interpretado por Andrew Scott. El personaje levantó tantas pasiones que fue bautizado popular y oficialmente como el Hot Priest. La química entre Scott y Waller-Bridge fue un soplo de aire fresco en la televisión y nos dejó momentos de tensión sexual que aun podemos sentir en el cuerpo. Pero lo mejor fue la forma en la que Waller-Bridge construyó la dinámica entre ellos para demostrarnos hasta qué punto llegaba la conexión de los personajes -a pesar de ser una relación imposible- y cómo él se había metido en su cabeza: el cura es el único que puede ver a Fleabag rompiendo la cuarta pared para hablar con nosotros. Sencillamente brillante.

Fleabag está disponible en Amazon Prime Video.

Willow y Tara (Buffy, cazavampiros)

Otra serie de los 90 que nos dejó romances para el recuerdo fue Buffy, cazavampiros. Sí, la pareja romántica por excelencia de la serie sería Buffy y Angel. Y tampoco podemos olvidar a Anya y Xander. Pero si hay una que rompió moldes fue la compuesta por Willow y Tara. El dúo formado por Alyson Hannigan y Amber Benson fue una de las primeras relaciones lésbicas importantes de la televisión, pasando con el transcurso de los episodios de explorar tímidamente su amor a mostrarlo abierta y orgullosamente. Ya sabemos que lo suyo acaba de forma trágica, pero aun así merecen su mención por llegarnos al alma y por una labor muy valiosa hace ya casi veinte años. Willow y Tara fueron pioneras de la inclusión LGBTQ+ en televisión y tras el camino que ayudaron a allanar, hoy en día tenemos muchas más parejas queer en nuestra pantalla.

Buffy, cazavampiros está disponible en Amazon Prime Video y a partir del 23 de febrero en Star (Disney+).

Leslie y Ben (Parks and Recreation)

Parks and Recreation está llena de personajes inolvidables y amistades preciosas. Pero si una relación sobresale es la de Leslie (Amy Poehler) y Ben (Adam Scott), otra de esas parejas que, como Jim y Pam de The Office o Jake y Amy de Brooklyn Nine-Nine, se alza como el ideal romántico en una sitcom laboral. Lo que hace que Leslie y Ben sean tan perfectos juntos es que, sí, son almas gemelas, pero por encima de todo son amigos y se apoyan el uno al otro en todo, en sus decisiones, objetivos y pasiones. Su relación no se basa en el dramatismo, no hay grandes giros o problemas insalvables, representan el día a día de dos personas que se aman, se motivan y se hacen mejor el uno al otro. Ese respeto y entendimiento mutuo es lo que pone los cimientos de una de las relaciones más puras y sólidas que hemos visto en una serie. #CoupleGoals

Rue y Jules (Euphoria)

Y así llegamos a una de las parejas más recientes de la televisión, Rue (Zendaya) y Jules (Hunter Schafer), protagonistas del fenómeno adolescente de HBO Euphoria. Algunos quizá cuestionen su aparición en esta lista, ya que no representan el ideal romántico, e incluso existe el debate sobre si su relación es en realidad tóxica o no (para entenderla mejor es imprescindible el sobrecogedor especial sobre Jules estrenado el pasado enero). Pero precisamente, que sea tan complicada y cruda es lo que las hace merecedoras del título de pareja televisiva del momento. No nos gusta Rules porque nos recuerden lo bonito que es el amor, sino porque representan un amor real, actual y complejo, uno que late fuerte bajo el trauma y la tristeza, que une más allá de las dificultades y las convenciones sociales. La adicción y el dolor está en su ADN y esto hace que suframos con ellas, pero también que deseemos que sean felices por encima de todo. Rue y Jules representan a las nuevas generaciones, la fluidez sexual, la incertidumbre, la confusión, pero por encima de todo, el amor que lo desafía todo.

Y para poner la guinda en el pastel de boda, aquí dejo una lista de menciones honoríficas. Larga, muy larga. Porque las series nos han dado demasiados romances para la posteridad como para resaltar solo diez.

Dani y Jamie (La maldición de Bly Manor); Meredith y Derek (Anatomía de Grey); Desmond y Penny, Jin y Sun, Sawyer y Juliet (Perdidos); Claire y Jaime (Outlander); Pol y Bruno (Merlí); Luisita y Amelia (Amar es para siempre/Luimelia); Kevin y Winnie (Aquellos maravillosos años); Emily y Sue (Dickinson); Fitz y Simmons (Agentes de SHIELD); Chidi y Eleanor (The Good Place); Jake y Amy (Brooklyn Nine-Nine); April y Andy (Parks and Recreation); Sydney y Vaughn (Alias); Anne y Gilbert (Anne with an E); Eve y Villanelle (Killing Eve); Mulder y Scully (Expediente X); Felicity y Ben (Felicity); Anne y Ann (Gentleman Jack); Clarke y Lexa (Los 100); Eric y Donna (Aquellos maravillosos 70); Alicia y Will (The Good Wife); Angel y Lil Papi (Pose); Lucy y Ricky (I Love Lucy); Yorkie y Kelly (Black Mirror - San Junipero); Philip y Elizabeth (The Americans); Carrie y Mr. Big, Miranda y Steve (Sexo en Nueva York); Angela y Jordan (Es mi vida); Corey y Topanga (Yo y el mundo); Isak y Even, Cris y Joana (Skam); David y Maddie (Luz de Luna); Marge y Homer (Los Simpson); Rob y Sharon (Catastrophe); Marceline y Chicle (Hora de Aventuras); Santana y Brittany (Glee).

Y podría seguir hasta mañana, así que lo dejamos aquí, invitando a los lectores a añadir sus propias parejas favoritas de la tele. El amor en la pantalla es infinito y variado, y hay donde elegir.

Más historias que te pueden interesar: