Las lágrimas de 'La isla de las tentaciones 5' reflejan el miedo más honesto

·3 min de lectura

La isla de las tentaciones vuelve y, a juzgar por las imágenes promocionadas, también lo hacen la tensión, las fiestas y la infidelidad que tantos momentos han protagonizado en las cuatro ediciones pasadas. Sin embargo, esta quinta entrega parece llegar con un elemento añadido que se percibe desde la propia presentación de las parejas.

Las parejas de 'La isla de las tentaciones 5' (cortesía de Mediaset)
Las parejas de 'La isla de las tentaciones 5' (cortesía de Mediaset)

Y no hablo de que todos sean prácticamente unos desconocidos para el público (a excepción de Claudia que pasó unas cuantas veces por MyHyV), que podría añadir una dosis de inexperiencia ante las cámaras que solo puede favorecer al reality. Después de todo, tras el circo forzado que nos transmitió aquel experimento que fue La última tentación, con parejas curtidas en el formato, el que no tengan un pasado televisivo nos permite imaginar que podríamos estar a punto de ver una entrega más genuina y emocional, sin tanto interés por llamar la atención. O, al menos, con experiencia para saber cómo.

Sino que el elemento añadido al que me refiero es el miedo. Ese que más de uno parece sentir el primer día de reality a través de las lágrimas que derraman desde la propia presentación en la playa. Los vídeos promocionales hablan por sí solos con tres de las cinco parejas llorando sin siquiera haber conocido a los solteros todavía.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Más que los nervios y la inminente separación, creo que esas lágrimas podrían estar evidenciando el temor que provoca el saber a ciencia cierta lo que están por vivir. Cuatro ediciones han pasado por la parrilla de Telecinco, alguna más exitosa que otra, pero ninguna nos dejó indiferentes. Hemos visto infidelidades, la tensión vivida en las hogueras, la decepción de descubrir otra faceta de la relación pero, sobre todo, cómo se vivió en España cada capítulo.

Porque creo que esta experiencia no solo se resume a lo que viven en República Dominicana. El verdadero cambio lo viven una vez comienza a emitirse, reviviendo lo vivido pero, sobre todo, convirtiéndose en figuras públicas cuyas acciones son desmenuzadas, analizadas, criticadas o aplaudidas por millones de personas en redes sociales. Pasan de ser anónimos a personajes a merced de la opinión pública.

Y ahí están, llorando sin siquiera haber iniciado la aventura, probablemente por el miedo a la traición, la pérdida y la decepción. Pero creo que, sobre todo, porque son conscientes de lo que están a punto de vivir, convirtiéndose en carne de cañón para los memes y las críticas con todo un país juzgándolos, comentando sus acciones en redes sociales y cambiando sus vidas de una manera que no van a poder controlar. Como le pasó a tantos concursantes del pasado. Como aquellos que fueron machacados o burlados en redes como Fani, Christofer, Andrea, Álex Bueno o Lola, como otros enaltecidos (Melyssa, Susana, Lucía).

Porque mientras los vídeos que muestran a los solteros nos permiten ver que volveremos a ver personajes que van a darlo todo con tal de dar la nota, en el caso de las parejas se percibe una tensión que podría estar más relacionada con el miedo más honesto y ese que sentiríamos todos en su lugar tras haber sido espectadores de las ediciones anteriores. A diferencia de los primeros concursantes allá por 2020, ellos saben la que se les viene. Fueron testigos de las reacciones, arrebatos y críticas que vivieron otros en el pasado, así como el aplauso que recibieron un puñado. Saben lo que el reality ofrece y que el formato pone en bandeja la tentación constantemente.

Habrán visto las fiestas, saben que muchos se dejan llevar por la diversión y el calor. Y aunque sus parejas no sean infieles, conocen que el programa jugará con la duda poniendo a prueba la confianza con imágenes que manipularán sus emociones. Es el mismo miedo que sentiría cualquiera en el lugar de ellos.

Más historias que te pueden interesar: