Lady Gaga vuelve a llevar al extremo su campaña al Oscar

·4 min de lectura

Lady Gaga vuelve a estar en el punto de mira de Hollywood gracias a su nuevo trabajo como actriz en La casa Gucci. En esta nueva película de Ridley Scott, la segunda que el director de Gladiator nos ofrece este año tras El último duelo, la cantante de Bad Romance o Rain on Me me pondrá bajo la piel de Patrizia Reggiani, la conocida como la “viuda de Italia” que mandó asesinar al nieto del fundador del imperio de la moda Gucci, Maurizio Gucci.

La película será un drama criminal que contará con estrellas de la talla de Adam Driver, Jared Leto, Al Pacino, Jeremy Irons o Salma Hayek, pero quien ya está acaparando todos titulares es sin duda Lady Gaga, que en su empeño de volver a alzarse con un Oscar vuelve a llevar al extremo su promoción para tratar de demostrar lo buena actriz que es. Pero esta obsesión por erigirse como una gran figura cinematográfica la ha llevado a dejar de lado fu faceta de gran estrella de la música pop.

Lady Gaga en 'La casa Gucci' (Foto: Universal Pictures)
Lady Gaga en 'La casa Gucci' (Foto: Universal Pictures)

En primer lugar, no hay más que leer las entrevistas que Lady Gaga ha empezado a ofrecer por el estreno de La casa Gucci. La cantante y actriz se ha mostrado muy efusiva al describir sus métodos de actuación en un reportaje para Vogue, describiendo una metodología intensa que paso por una preparación del papel durante tres años por la que incluso llegó a imitar el estilo de vida y comportamientos de Patrizia Reggiani fuera de cámara. “Han pasado tres años desde que empecé a trabajar en el papel, y seré totalmente honesta y franca: viví como Patrizia Reggiani durante año y medio. Y hablé con acento durante nueve meses. Fuera de cámara también. Nunca me rompí. Me quedé con ella", explicaba Gaga.

La ganadora del Oscar por Ha nacido una estrella también cuenta que esta técnica le generó “dificultades psicológicas” al final de las grabaciones. “Estaba en mi habitación de hotel, viviendo y hablando como Reggiani, o estaba en el set, viviendo y hablando como ella”, dijo Gaga. “Recuerdo que un día salí a Italia con un sombrero para dar un paseo. No había dado un paseo en unos dos meses y entré en pánico. Pensé que estaba en el set de una película". Pero sean estas declaraciones completamente ciertas o no, porque ya sabemos que a veces los intérpretes se vienen muy arriba a la hora de vender sus trabajos para los Oscar y llevan sus campañas al extremo, dejan claro que Gaga ha desarrollado un ímpetu inmenso por trabajar una carrera de alto nivel en el cine. Tanto que incluso lleva una temporada sin dar la importancia necesaria a su labor como estrella pop que años atrás la llevó al estrellato. Y no hay más que ver la promoción tan difusa que le ha dado durante el último año a Chromatica, su último álbum de estudio en solitario.

Bien es cierto que Chromática se lanzó en 2020 en plena pandemia del COVID-19, lo que limitó considerablemente la promoción en eventos, galas o conciertos, pero echando un vistazo a las diversas promociones que Gaga realizó en redes sociales o medios es fácilmente perceptible que ni de lejos le dio la importancia que antaño tuvieron trabajos como The Fame Monster o Born this Way. Sus publicaciones sobre el disco eran esporádicas, los lanzamientos de singles y novedades ocurrían de manera muy separada en el tiempo, su gira de conciertos (anunciada antes del COVID-19 y aplazada por la crisis sanitaria) solo incluía unas pocas fechas,… Parecía que el interés de la cantante no estaba muy centrado en dicho trabajo discográfico. Y mientras otras artistas pop que lanzaron disco en 2020 como Dua Lipa no paraban de bombardear con novedades, singles y reediciones, Gaga parecía más centrada en promocionar otros productos, colaboraciones, acciones benéficas o venderse como una artista seria y comprometida.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Tal vez en este último punto esté la clave, puesto que el mostrar una faceta de estrella pop excéntrica no es del todo compatible con tratar de convertirse en una actriz de prestigio en proyectos serios y dramáticos como fue Ha nacido una estrella o lo será La casa Gucci. De ahí que en la música esté virando sus esfuerzos a proyectos más sobrios, como su reciente nueva colaboración con Tony Bennet en el disco jazz Love for Sale o su renuncia a grandes giras multitudinarias por eventos más formales en su residencia en Las Vegas.

Aunque bien es cierto que si una artista quiere seguir sobresaliendo y alcanzar nuevos logros debe evolucionar, probar suerte en otros ámbitos y centrar sus esfuerzos en conseguir nuevas metas, que es precisamente lo que parece buscar Gaga en su ímpetu de erigirse como una gran estrella de Hollywood. Y llevando tan al extremo sus campañas al Oscar con relatos tan efusivos como el de su trabajo como Patrizia Reggian no hay apenas duda de que lo va a lograr.

Ya vimos lo bien que le funcionó esta estrategia en 2018, cuando durante la promoción de Ha nacido una estrella repitió hasta la saciedad la frase “Puede haber 100 personas en una habitación y 99 de ellas no creer en ti, pero con que una sola lo haga ya te cambia toda la vida” para remarcar la importancia de su trabajo con Bradley Cooper y sobresalir en la temporada de premios, como bien logró con el Oscar a Mejor canción por Shallow o por su nominación en la categoría de Mejor Actriz. Y es que hay pocas artistas tan camaleónicas e inteligentemente estrategas como Lady Gaga.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente