Lady Diana podría haberse salvado de su accidente mortal

Todo lo referente a Diana de Gales sigue despertando el interés y la admiración por parte, no solo del pueblo británico, sino de sus seguidores de todo el mundo. Ahora, un libro escrito por el forense que examinó su cuerpo, explica que podría haberse salvado.

Lady Diana se podría haber salvado de su accidente mortal © Bettmann / Getty Images

Diana tenía ‘una pequeña heridita’

Con estas palabras “una pequeña heridita” define Richard Shepherd el diagnóstico que llevó a la Princesa del Pueblo a perder la vida aquel fatídico e inolvidable 31 de agosto de 1997.

Mucho se ha especulado y se sigue especulando sobre la muerte de Diana en aquel coche negro en un túnel de París y es que son varios los que han sido acusados de culpables en teorías conspiratorias.

Algunos dicen que el conductor había bebido más de la cuenta y perdió el manejo del vehículo, otros que la prensa les acosaba tanto y tan de cerca en la carretera que les hicieron chocar y los más atrevidos acusan con el dedo al mismísimo Duque de Edimburgo de una trama familiar para asesinar a Lady Di y apartarla al fin de la Familia Real Británica.

Richard Shepherd, forense de Diana, ha escrito un libro de memorias.

Te puede interesar: La vida íntima de Lady Di y Carlos al descubierto

La Princesa Diana pudo haberse salvado

Richard Shepherd, uno de los forenses encargados de examinar el cuerpo de Diana de Gales cuando falleció, acaba de publicar un libro de memorias titulado “Causas No Naturales”. En esta lectura asegura que Diana “tenía una pequeña heridita” que, de no haber estado donde estaba, la hubiera hecho sobrevivir.”

Por lo visto una vena diminuta del cuerpo de la monarca sangraba lentamente y, al encontrarse en lo más profundo de su pulmón, nadie se percató… hasta que ya era tarde.

En palabras del propio Shepherd “Su lesión es tan rara que creo que no he vuelto a ver otra en toda mi carrera”.

22 años tras su muerte se descubre que Diana falleció por una pequeña herida que no le detectaron

Y explica que su fallecimiento fueron una serie de catastróficas desdichas y que, como dicen los forenses, siempre se especula con ‘si esto hubiese sido así en lugar de asá’, en el caso de la Princesa: “Si se hubiera golpeado con el asiento delantero desde otro ángulo. Si hubiera salido despedida hacia delante a 10 km por hora menos. Si la hubiesen socorrido de inmediato en una ambulancia…”

Además, sentencia: “Diana no hubiera muerto si se hubiera abrochado el cinturón de seguridad, probablemente hubiera aparecido en público al cabo de un par de días con un ojo morado, algunas costillas rotas y un brazo en cabestrillo”. 

Sin embargo, el único superviviente del fatal accidente, el guardaespaldas de Diana Trevor Rees-Jones asegura y mantiene que ella sí llevaba abrochado el cinturón de seguridad.

La muerte de Diana siempre será un misterio rodeado de polémica y oscuridad, ¿crees que es oportuno sacar un libro contando estos detalles?