Lady Di y Meghan Markle no se habrían llevado muy bien, según una amiga de la fallecida princesa

·2 min de lectura
Diana de Gales en una foto de 1995 credit:Bang Showbiz
Diana de Gales en una foto de 1995 credit:Bang Showbiz

Desde que irrumpiera en la escena social y mediática del Reino Unido por su relación sentimental con el príncipe Harry, a la ahora duquesa de Sussex, madre de dos hijos con el nieto de Isabel II, se le ha comparado en ocasiones con la malograda Diana de Gales por su carácter rebelde y su determinación a la hora de romper con ciertas dinámicas de la monarquía británica que le resultaban injustas o incluso lesivas.

El propio duque de Sussex ha hablado sobre las aparentes similitudes entre su añorada madre y su actual esposa, en particular acerca del compromiso que ambas mostraron por las causas sociales y humanitarias más acuciantes. Sin embargo, Tina Brown, buena amiga de Lady Di, ha querido ofrecer ahora un punto de vista muy diferente sobre la relación personal que habrían tenido ambas mujeres si la princesa no hubiera sufrido ese terrible accidente de tráfico que acabó con su vida en agosto de 1997.

A juicio de Brown, Diana no habría aprobado la forma en que los duques de Sussex decidieron abandonar sus responsabilidades institucionales en marzo de 2020, lo que les llevó además a abandonar Inglaterra para echar raíces en la soleada California. "Diana siempre fue muy protectora con sus dos hijos, por lo que habría reaccionado con cierta ansiedad a ese movimiento. Creo que Diana sentiría que Meghan ha conducido a Harry en una dirección que no es muy positiva para él. No estoy convencida de que Diana habría sido tan fan de Meghan como Meghan parece pensar", ha señalado en conversación con The Daily Beast.

En cualquier caso, Tina opina que entre Meghan y Diana existiría una relación cordial, basada fundamentalmente en el hecho de que la felicidad de sus vástagos siempre fue la gran prioridad vital de la fallecida princesa. "Le habría emocionado saber que su hijo era feliz. Habría sido una madre encantadora y comprensiva. También le habría entusiasmado ser testigo de la llegada de un nuevo miembro a la familia real que fuera mestizo. Ella era una persona muy inclusiva", ha argumentado Tina Brown.