La vergüenza de Supervivientes: la organización rapa por error a Albert y le consuela con un pollo asado

Cine 54

Supervivientes es un programa de retos, donde sobrevivir en una situación de peligro, pero lo que el programa de Telecinco está llevando a cabo en esta edición se pasa de castaño a oscuro. El último desafío no ha gustado un pelo a los espectadores. Y nunca mejor dicho.

(©Mediaset)
(©Mediaset)

El drama se produjo el pasado martes durante la prueba de tentaciones. Albert aceptó la provocación de cortarse el pelo al 5 con maquinilla a cambio de un pollo asado con patatas fritas, pero un “error en un email”, como Jorge Javier Vázquez ha reconocido durante la décima gala, le dejó con el pelo al 0,5 milímetros. ¿En serio?

Isabel Pantoja fue la encargada de cortarle el pelo en directo, aunque posteriormente un peluquero le repasó el corte. El concursante dejaba atrás su melena rubia mientras pedía a la organización “por favor, por arriba un poquito más largo”. Pero ni caso. Desde luego la escena del primer plano de los ojos azules de Albert empapados en lágrimas y diciendo “lo que hay que aguantar” sobrecoge a cualquier espectador teniendo en cuenta que se trata de un error surrealista de la organización y que las lamentaciones del superviviente por su nuevo aspecto no pueden responder a un simple alegato de victimismo para tener su minuto de gloria.

El saltador de pértiga todavía no ha tenido la oportunidad de mirarse a un espejo, pero ahora luce un cambio total de look que, ya puestos a opinar, no le favorece. Aunque el pelo crece esta circunstancia resulta denigrante porque el extronista de Mujeres, hombres y viceversa llegó a la playa llorando y expresando “no aguanto más”, de hecho, tuvo que ser consolado por sus compañeros, en especial por Omar Montes que le prometía “no estás mal”.

Lo peor de todo es que no es la primera vez que el reality de Telecinco emplea este modus operandi para captar la atención de la audiencia. En Supervivientes 2017 Iván González caía en la misma tentación por tres bocadillos de calamares. El superviviente siempre había afirmado que el pelo para él resultaba intocable, pero decidió raparse lamentándose inmediatamente cuando Juan Miguel le acercó la maquinilla en La Palapa. En Supervivientes 2018 María Jesús Ruiz también aceptó este desafío por tres pollos con patatas fritas y una tarta de chocolate. Y dicho y hecho, Raquel Mosquera hizo de peluquera.

Aunque en La Palapa, Albert ha confesado que se le habían acumulado una multitud de sensaciones, debido a la baja de Colate y la tensa relación con el resto de compañeros, lo peor ha sido que la organización ha intentado consolar su bajón con un segundo pollo asado a modo de disculpa. “Albert, deberías de estar montando un pollo”, ha bromeado primeramente Lara Álvarez.

“Otra cosa no, pero reconocer los errores lo hacemos bastante bien”, ha asegurado la presentadora desde Honduras mientras le hacía el acto de entrega de la vianda. Tras el gran disgusto por su nueva apariencia, el superviviente ha decidido compartir el manjar con el resto del equipo menos con Isabel Pantoja quien considera que el joven deportista no ha sido totalmente sincero a la hora de ofrecer la comida. Es más, ambos se han enzarzado en una discusión en directo.

Más allá de este episodio centrado en el desafío que supone raparse el pelo, cabe recordar que la pasada semana se produjo otra situación límite: Mónica Hoyos tuvo que comer vómito de caballo y grillos si quería reencontrarse con su hermana Marita que había viajado hasta Honduras para dar una sorpresa a la expareja de Carlos Lozano. La pariente se encontraba encerrada en una jaula con tres candados por lo que cada plato que comía la superviviente contenía un número de llaves que podría utilizar para abrir la cerradura. ¿Qué necesidad había, una vez más, de ofrecer este show tan desagradable con la concursante a punto de devolver del asco?

O cuando Omar Montes casi es socarrado por las llamas mientras participaba en una prueba para conseguir el liderazgo del grupo. Aunque la organización abroncó al rapero de Pan Bendito, recalcando que se puso en riesgo al separar la espalda de la pared, lo cierto es que la expareja de Isa Pantoja aseguraba que la llama le estaba tocando. Y hay más: la audiencia denunció a través de las redes sociales las precarias condiciones a las que tuvo que enfrentarse Jonathan en el Palafito, viviendo en soledad y sin ningún tipo de concesión por parte del equipo. El joven concursante dejó claras sus intenciones de abandonar la isla y todavía se recuerda su llanto desconsolado en directo.

Como ya se comentó el pasado mes de mayo, cuando la organización compartió con el público las imágenes de Fabio y Violeta practicando sexo en la isla, en la televisión no todo vale. Y aunque los espectadores son conscientes de que Supervivientes es un formato arriesgado, ya que se pone a prueba la resistencia mental de los concursantes a la escasez de comida y también su destreza en las pruebas físicas, creo que la mayoría coincidimos en que no es necesario este cariz extremista que el concurso está tomando por mucho que los participantes reciban un goloso sueldo semana tras semana.

Supervivientes no es un juego de niños. El ejemplo más claro lo encontramos en Colate que ha sido el último expulsado y que regresa a España con una fractura de clavícula después de que se le cayera encima una gigantesca rueda de madera durante la prueba de recompensa de la gala anterior. Pero no es el único que arrastra lesiones tras su paso por el reality. Como señaló el concursante de la edición 2009 Santiago Abad, exjugador de la liga ACB de baloncesto, al programa El món a Rac1, tal y como recoge ABC, tras su aventura al otro lado del charco "el hígado se quedó tocadoy tengo problemas articulares después de dos años, tanto que me cuesta muchísimo hacer cualquier deporte".

Quienes deseaban espectáculo, en la edición más esperada por la participación de Isabel Pantoja, lo están teniendo. Eso sí, a costa del sufrimiento de los participantes. Y a ti, ¿qué opinión te merece que el programa se haya pasado más de la cuenta con el corte de Albert y que éste aparezca sumido en lágrimas delante de las cámaras? ¿Crees que a la organización el reality se les está yendo de las manos?

Para seguir leyendo:
Albert también es atendido por el equipo médico de Supervivientes tras dislocarse el hombro en la prueba de líder
Isabel Pantoja sufre un nuevo ataque de ansiedad y revela que Supervivientes le recuerda a su etapa en prisión

Imagen: ©Mediaset