La variante que en verdad causaría terror