La terapia definitiva para acabar con los problemas de acné

Mónica De Haro

¡Se acabaron las marcas y las cicatrices!

El acné puede dejar cicatrices y no siempre desaparece al finalizar la adolescencia, sino que en ocasiones persiste en la edad adulta como le ha ocurrido a Katy Perry. (Foto: Getty)
El acné puede dejar cicatrices y no siempre desaparece al finalizar la adolescencia, sino que en ocasiones persiste en la edad adulta como le ha ocurrido a Katy Perry. (Foto: Getty)

El acné es un trastorno inflamatorio de la piel que afecta a muchas personas en la adolescencia y también en el edad adulta. Una enfermedad dermatológica frecuente que afecta a ocho de cada diez personas en algún momento de su vida.

Se trata de una enfermedad compleja, tanto en su dimensión física como por las repercusiones psicológicas, y se ha demostrado que padecer acné tiene un elevado impacto en la autoestima y la calidad de vida.

De hecho, se considera un factor que puede influir en la capacidad de relacionarse y predisponer a sufrir ansiedad o depresión; de modo que puede ser difícil tratarla.

En muchas personas, los tratamientos convencionales contra el acné pueden crear una gran variedad de complicaciones, desde no ir a trabajar, hasta la irritación de la piel. Ahora, en nuestro país existe una nueva opción para tratar el acné vulgar y mejorar sus cicatrices, la terapia biofotónica.

El estrés y la presión por estar perfecta todas horas agrava el problema de acné de Kendall Jenner. (Foto: Getty)
El estrés y la presión por estar perfecta todas horas agrava el problema de acné de Kendall Jenner. (Foto: Getty)

Aquí tienes los 6 beneficios principales de esta novedosa tecnología clínicamente probada contra el acné.

  1. Una innovación científica: ¡la luz fluorescente!

A diferencia de otros tratamientos, la tecnología biofotónica utiliza la luz fluorescente a través de un sistema de conversión de luz exclusivo diseñado para estimular y mejorar la piel.

Mediante una luz LED de longitud de onda múltiple en combinación con un gel fotoconversor, la tecnología permite que un espectro de longitudes de onda muy específico penetre en la piel y, de este modo, trate el acné y estimule la formación de colágeno, lo que puede ayudar en la reparación de las cicatrices del acné.

En este sentido, el Dr. José Luis López Estebaranz, director de Dermomedic, dermatólogo de la Global Alliance contra el acné y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos, nos explica que“la terapia biofotónica es una nueva opción en el tratamiento del acné dirigida a personas que lo padecen de forma moderada o severa, o que ya tienen cicatrices en la piel provocadas por este trastorno. Frente a otras opciones, la aplicación del gel fotoconversor junto con la proyección de ondas de diferente longitud, proporciona una experiencia cómoda y agradable que no requiere analíticas previas o de seguimiento”.

Es importante escoger bien los productos que aplicar en la piel, consulta al dermatólogo. (Foto: Getty)
Es importante escoger bien los productos que aplicar en la piel, consulta al dermatólogo. (Foto: Getty)
  1. No perjudica la piel

A diferencia de otros tipos de tratamiento, que pueden causar irritación cutánea o efectos secundarios graves, el objetivo principal de la terapia biofotónica es tratar el acné vulgar y sus cicatrices mediante la reactivación de la propia piel desde sus capas más profundas. La acción de la terapia es bactericida, antiinflamatoria y reguladora de la producción de sebo.

El tratamiento con terapia biofotónica se realiza en la superficie de la piel y no se absorbe, lo que favorece una buena tolerancia. De hecho, no se han observado efectos secundarios graves y el tratamiento presenta un alto perfil de seguridad y eficacia.

  1. Cutis limpio y piel más nítida

El sistema de conversión de luz en el que se basa la tecnología biotofónica está diseñado de manera única para estimular la piel y mejorar su textura. La terapia reactiva la piel de forma que se normaliza la actividad celular.

Tras la aplicación del tratamiento el sistema vascular de la dermis se activa de modo que se logra un efecto positivo en la producción de colágeno. La estimulación de la producción de colágeno permite mejorar el aspecto estético de la piel, e incluso logra una reducción del tamaño de los poros, y de las arrugas finas y líneas de expresión.

” Los científicos desconocen el mecanismo exacto por el cual se produce el acné, pero señalan cuatro factores desencadenantes: el exceso de producción de sebo, la hipertrofia y el taponamiento de los folículos o los poros, la colonización bacteriana y la inflamación”.

La terapia biofotónica para el rejuvenecimiento cutáneo utiliza la misma tecnología que en el tratamiento contra el acné, pero se aplica un programa fotónico distinto y un gel específico para rejuvenecimiento cutáneo.

  1. Un tratamiento agradable y cómodo

El tratamiento para el acné con terapia biofotónica debe administrarse dos veces a la semana durante seis semanas. Tiene un tiempo de tratamiento activo de solo 9 minutos bajo la luz, lo que permite la incorporación a la rutina diaria tras la aplicación, e incluso te puedes maquillar sin problemas.

Además, la duración no es un problema a la hora de enfocar en qué época del año hacerse el tratamiento, ya que el verano, a priori, es la estación que puede ser más incompatible con otros tipos de tratamiento, no presenta ningún inconveniente para la terapia biofotónica.

Un fallo muy común es tratar de explotarse los granos, ¡puag! En serio, no lo hagas, puedes empeorar su aspecto. (Foto: Getty)
Un fallo muy común es tratar de explotarse los granos, ¡puag! En serio, no lo hagas, puedes empeorar su aspecto. (Foto: Getty)
  1. Eficaz y duradero

En un ensayo clínico en el que se utilizó la terapia, nueve de cada diez personas con acné de moderado a severo notaron alguna mejora en la piel, mientras que una de cada tres personas consiguió una piel nítida sin lesiones.

El tratamiento, no sólo es eficaz, sino que también destaca como beneficio la duración de los resultados. Se ha demostrado que el 92 por ciento de los pacientes que se sometieron a un seguimiento después del ensayo inicial de 12 semanas mantuvieron sus resultados durante al menos seis meses.

En el ensayo, los pacientes debían administrarse el tratamiento dos veces a la semana durante seis semanas. Se observaron mejoras en la piel a medida que los planos más profundos fueron respondiendo y la reparación cutánea se produjo durante la administración del tratamiento y después de la finalización de este.

  1. Sin efectos secundarios

A la hora de someterse a un tratamiento nuevo, surgen dudas sobre el dolor que puede llegar a causar o los efectos secundarios. En este caso, la terapia biofotónica, se caracteriza también porque en los ensayos clínicos, no se han observado efectos secundarios graves. Al contrario, es un tratamiento con elevada seguridad, que proporciona una experiencia agradable y cómoda.

Justo después de la aplicación del tratamiento pueden aparecer algunas rojeces, que pueden ser más visibles en algunos tipos de pacientes. Pero el dermatólogo y el paciente pueden mitigar este efecto conjuntamente a través de diferentes opciones.

Como conclusión, el Dr. López Estebaranz apunta que “actualmente existen soluciones innovadoras cómodas y seguras, como la terapia biofotónica, que en un breve periodo de tiempo ofrecen un resultado muy satisfactorio. Desde que la terapia biofotónica está disponible en España, en DermoMedic, como centro pionero en el cuidado de la piel, la hemos aplicado con resultados muy positivos”.

La tecnología biofotónica está disponible exclusivamente en clínicas dermatológicas. Para obtener más información, ponte en contacto con uno de los centros que disponen de esta tecnología.

También te puede interesar:

El alto precio (que seguro no querrás pagar) de las pastillas ‘crecepelo’ que toma Trump

El peligro que acecha a los jóvenes de 12 y 17 años (y cómo puedes protegerles)

¿Cuál es órgano más flexible y fuerte del cuerpo? (El único que no se cansa nunca)