La táctica de Antonio David Flores en GH VIP 7: ¿se está aprovechando de su guerra con Rocío Carrasco?

El encierrro televisivo continúa en GH VIP 7 y, a medida que pasan los días, los espectadores descubren las estrategias de los concursantes para permanecer el mayor tiempo posible entre las cuatro paredes de la casa de Guadalix de la Sierra.

Aunque a Kiko Jiménez no le ha salido precisamente bien su show con Sofía Suescun, ya que la audiencia ha decidido que no sea el repescado, hay participantes que permanecen en la casa más famosa de la televisión dando contenido como Adara y Pol, cuya química se empieza a notar nuevamente, o Mila Ximénez cuyo concurso recuerda por momentos al ofrecido en Supervivientes 2019 por Isabel Pantoja ya que continuamente amenaza de forma dramática con poner fin a su aventura delante de las cámaras.

Si nos fijamos en Antonio David Flores la mayoría de titulares que acapara están relacionados con su expareja, Rocío Carrasco. Y es que la participación del exyerno de Rocío Jurado en el reality de Telecinco ha reabierto su guerra interminable con la madre de sus hijos mayores con quien contrajo matrimonio en 1996 y se separó en 1999. Pero, ¿está realmente uno de los protagonistas de la edición haciendo caja de su historia personal más truculenta?

(©Mediaset)

A pesar de que el concursante podría haber optado por mantener el silencio sobre la relación que mantiene con su exmujer, está aprovechando su visibilidad televisiva para ofrecer nuevos detalles sobre su primera gran historia de amor para captar la atención del público que siempre está dispuesto a escuchar un buen cotilleo. Así, tras varios años fuera de la televisión por las idas y venidas judiciales con Rocío Carrasco, Antonio David Flores ha conseguido ganarse la simpatía de los espectadores apareciendo en pantalla. Ahora bien, ¿Será por mucho tiempo o su juego ya empieza a oler raro?

De alguna manera, con las continuas declaraciones sobre la madre de sus dos primeros hijos, Antonio David Flores no sólo ha abierto cicatrices familiares (que para el común de los mortales suelen permanecer en la intimidad), sino que está consiguiendo que la hija de Rocío Jurado se convierte en la mala de la película sin que la audiencia conozca su versión. Porque, nos guste o no, siempre hay dos puntos de vista de una misma historia.

De cualquier manera, las lágrimas inagotables del exguardia civil delante de las cámaras, cuando recuerda episodios del pasado, consiguen enternecer a los seguidores del programa hasta el punto de que ha quedado convertido en una suerte de padre coraje. Ya lo dejo caer en su particular curva de la vida con la que terminó a moco tendido recordando que el peor momento de su vida fue cuando Rocío Carrasco le denunció por violencia de género.

Pero Antonio David Flores también se ha abierto en canal en charlas con sus compañeros, especialmente con Mila Ximénez. Las últimas declaraciones con la veterana periodista precisamente han levantado más ampollas ya que el concursante ha explicado con pelos y señales datos íntimos en los que está implicada Rocío Carrasco. Así, en un momento de confianza no ha dudado en responder a las preguntas de la colaboradora de Sálvame confesando, una vez más, que la relación de sus hijos con su madre es nula: “No llama, no dice nada. Ellos están esperando a que su madre diga ¿me necesitáis?”. Asimismo, ha contado una anécdota relacionada con unas Navidades, las fechas más señaladas del año: “David me contó que con 14 o 15 años le tocó un fin de año. Hicieron la cena del 31 y después se fueron por ahí de copas y el niño se quedó con la chica que tienen de servicio en la casa. A mí eso me duele”.

Pero Antonio David Flores sabe cómo meter el dedo en la llaga y en la misma conversación se ha apresurado a comentar que él no habla mal de nadie “Hablo lo que está pasando en mi casa y lo que están viviendo mis hijos con el comportamiento de ella”. No obstante, también ha contado otros detalles del rol de su exmujer como madre como que “he dejado a mis hijos en la puerta de la casa de su madre, que estaba toda la prensa. No me dejaba pasar para llevar a los niños dentro, le tenía que entregar los niños al chofer porque si no más denuncias.

De cualquier manera, las palabras que ponen los pelos de punta a cualquiera se han producido cuando ha narrado a Mila Ximénez un episodio complicado de salud de su hijo David: El niño estuvo ingresado 12 o 15 horas y no vino a verlo. Al día siguiente veo en Internet que era una fiesta tuya de algo que inaugurabas y como esa unas cuantas más”.

Ahora que el televisivo también se ha defendido sobre el motivo de que sus hijos no acudieran a la boda de Rocío Flores con Fidel Albiac alegando que “tú te crees decir: he mandado un email al abogado y no me han contestado. ¿Cómo es que tú no llamas a tus hijos para decir que se casa vuestra madre, queréis venir?”.

Aunque nadie duda de que las declaraciones de Antonio David Flores sean ciertas, no es lo mismo que otras celebridades hayan recibido una lluvia de críticas por sus cualidades como madres por sus propias acciones recogidas en Internet (como cuando Victoria Beckham fue criticada por someter a su hija Harper de siete años a un tratamiento facial, cuando Kim Kardashian compartió fotografías de su hija North usando maquillaje con cinco años, o aquí en España, cuando Verdeliss fue acribillada por la exposición de sus siete retoños en redes sociales) que por los comentarios de un padre en cuestión en un reality donde sabe que las desgracias venden mucho.

Cabe destacar que la defensa de la hija del concursante, Rocío Flores, en plató, también ha contribuido a encumbrar la imagen de Antonio David Flores. Aunque no sabemos si forma parte de la táctica que el exguardia civil ya traía de casa lo cierto es que la joven se ha convertido en la sensación del programa y en la niña mimada de Jorge Javier Vázquez.

Y es que se trata de la primera aventura televisiva de la nieta de Las más grande quien ha hecho gala de su madurez a pesar de los frentes abiertos que acechan a su familia. La hija mayor se desenvuelve como pez en el agua en el medio catódico a la vez que hace una defensa de su progenitor incuestionable, que ya quisieran muchos de los competidores del mismo y que responde a la buena relación que mantiene con su padre con quien se fue a vivir tras una fuerte discusión con su madre en 2012.

Dicho esto, ¿hasta qué punto Antonio David Flores debería airear estas desdichas en televisión? ¿Todo vale para atraer la atención de los focos? Y es que como dice la expresión, lo que Juan dice de Pedro dice más de Juan que de Pedro.

Para seguir leyendo:
¿De qué va Kiko Jiménez? El posible repescado quiere tele como sea
Mila Ximénez sigue el mismo modus operandi que Isabel Pantoja amenazando (otra vez) con abandonar

Imagen: ©Mediaset