La mezcla de hamburguesa y pizza que está arrasando en Madrid

Javier Sánchez
·4 min de lectura

La historia de Antonio Delgado cambió el día que tuvo una revelación. Ocurrió hace seis años en el congreso gastronómico Madrid Fusión. "Yo era chef ejecutivo de un grupo de restaurantes, trabajaba en I+D. Asistí a una ponencia en la que presentaron una focaccia (especie de pan italiano) relleno y me llamó la atención, no por el resultado, que no llegó a convencerme, sino porque entendí que la idea tenía potencial de desarrollo. Dentro de la gama de restaurantes que tenía mi empresa había pizzerías, por lo que pensé en hacer una prueba e hicimos una masa de pizza pero muy fina con la que cubrimos una hamburguesa que luego horneamos. Metimos el plato en carta y la cosa se quedó ahí, pero la semilla de nuestras hamburguesas ya estaba plantada".

La Massburg es un híbrido de hamburguesa y pizza. Foto: Massburg
La Massburg es un híbrido de hamburguesa y pizza. Foto: Massburg

Para seguir con la historia de Massburg, la empresa que ha creado Antonio Delgado y que ha puesto de moda estas hamburguesas "encapotadas", hay que pegar un salto en el tiempo y llegar hasta el confinamiento de la pasada primavera. Antonio Delgado se encontraba ante la tesitura de pegar un cambio en su trayectoria profesional. "Hablé con un par de amigos y pensamos en montar una propuesta pensada en el delivery y ahí retomamos estas hamburguesas". Solo llevan tres meses y medio y ya se han convertido en una auténtica sensación. El local, ubicado en Madrid, está abierto para recoger pedidos y las hamburguesas se pueden pedir a domicilio. "Tenemos una zona de reparto amplia, pero nuestra idea es ir ampliándola", explica Delgado.

Lo que hace Massburg es presentar un híbrido de hamburguesa y pizza. Lo que recibe el cliente es una pieza de carne cubierta por una masa de pizza elaborada con harina, levadura, agua y sal y nada más. Eso sí, la masa se estira todo lo posible. Otro de los puntos claves es la carne. "Trabajamos con una carne cien por cien vacuno con una mezcla en la que incluimos lomo madurado, sin conservantes ni colorantes", explica Delgado. Lo que hacen es marcar la carne a la plancha y dejarla "un poquito menos de al punto". Luego, la refrigeran hasta que hay un pedido. Entonces se envuelven con la masa ("otra ventaja de que estén frías es que la masa nunca se rompe", aclara Delgado) metiendo dentro también el resto de los ingredientes. En ese momento, se ponen en el horno de piedra a 270 grados durante unos minutos "de forma que la masa se cocina y la carne se calienta, pero no se hace más".

La Massburg se hace en el horno tras marcar la carne a la plancha. Foto: Massburg
La Massburg se hace en el horno tras marcar la carne a la plancha. Foto: Massburg

Lo que sucede a continuación es la magia de esta hamburguesa y explica porque es un producto pensado cien por cien en el delivery: mientras el repartidor viaja hacia su destino, "la hamburguesa termina de cocinarse dentro del propio pan en el que va metida, con lo cual el resultado es perfecto. Nuestros clientes también valoran mucho que, además, siempre llegue caliente. Otra ventaja de esta hamburguesa empanada es que no se desmorona. "En el caso de las hamburguesas tradicionales, es fácil que lleguen desmontadas, con la lechuga saliéndose o el pan de arriba desplazado... Con la nuestra esto no ocurre", sentencia el chef de Massburg.

Lógicamente, preparar así la hamburguesa también exige seguir una serie de reglas. "Hay ingredientes que no se pueden incluir como las lechugas porque no tiene sentido y el horno la arruina", cuenta Delgado. Sin embargo, el queso le va de maravilla. En su hamburguesa 360 cubren la carne por todas partes con queso cheddar y añaden bacon, que queda crujiente. Cuentan incluso con una opción vegana, hecha a base de kale y quinoa con tomate a la plancha y setas confitadas y que se acompaña de ketchup y vinagre de Módena.

Lo que logra la Massburg es mantener la carne calentita. Foto: Massburg
Lo que logra la Massburg es mantener la carne calentita. Foto: Massburg

Delgado cree que el éxito de su propuesta está en el contraste de texturas. "Al final tienes una masa crujiente en el exterior que esconde un interior blandito y jugoso. Esa creo que es nuestra gran baza". Pero, ojo, avisa a los que nunca la han probado de que aquí no hay 'efecto cachopo': "Mucha gente piense en un calzone cuando la pide, se la imagina como una empanadilla enorme y no se trata de eso. Es una pieza de carne de 180 gramos, que es suficiente para una sola persona, pero no es una hamburguesa descomunal". ¿La siguiente invención? "Antonio Delgado está muy satisfecho con su Massburg que cree que perdurará más que otros inventos como el sushirrito (una mezcla de sushi y burrito que se volvió viral hace un par de años y hoy ya está un poco olvidada) y prefiere ir centrándose en perfeccionar el producto e ir buscando nuevas variedades a base de incluir más ingredientes. "Esto no va de hacerse rico de un día para otro, sino de ir poco a poco", sentencia. Y por el camino, mientras tanto, que no falten las buenas hamburguesas...

Más historias que te pueden interesar: