La serie distópica ‘Years and Years’ se quedó corta: en dos años la realidad ha superado a la ficción

Pedro J. García
·9 min de lectura

Qué lugar común tan trillado aquel de “la realidad supera a la ficción”. Llevamos mucho tiempo usándolo para referirnos a aquellos acontecimientos tan sorprendentes o difíciles de creer que parecen salidos de una película. Pero en estos últimos años, la expresión ha adquirido una nueva connotación, llegando incluso a quedar obsoleta ante tal cantidad de eventos surrealistas que estamos viviendo.

En 2019, HBO estrenó Years and Years, miniserie británica que planteaba una distopía realista y muy actual en la que en cuestión de unos años, el mundo se iba al traste y la situación socio-política a nivel global empeoraba hasta alcanzar cotas casi apocalípticas. Pues bien, con todo lo que hemos vivido en 2020 y el explosivo inicio de 2021, podemos decir que Years and Years se quedó corta en sus predicciones. Efectivamente, la realidad ha superado a la ficción y después la ha retorcido varias veces en cuestión de dos años. Da miedo pensar lo que pueda venir después.

Imagen de Years and Years (cortesía de Movistar)
Imagen de Years and Years (cortesía de Movistar)

Pero pongámonos en contexto. Corría el mes de mayo de 2019. Parece que fue no hace mucho, pero después de todo lo vivido en 2020, es como su hubiera pasado como mínimo una década. Russell T Davis, creador y guionista de series británicas como Queer as Folk, Doctor Who, Cucumber/Banana/Tofu o Un escándalo muy inglés, nos sorprendía con su personal visión del futuro cercano en Years and Years, excelente miniserie de seis episodios protagonizada entre otros por Russell Tovey, Rory Kinnear, Lydia West, T’Nia Miller y con la participación de Emma Thompson como una controvertida política populista de inclinaciones fascistas que escala al poder.

La serie, una coproducción entre BBC y HBO, se estrenó en HBO España a finales de primavera y me atrapó por completo, manteniéndome en vilo durante seis semanas y dejándome K.O. con su dolorosa recta final. Los que la vimos coincidimos en señalarla como una de las mejores ficciones del año, un espejo deformado (aunque no tanto) de nuestra realidad que vaticinaba el declive acelerado de la civilización avanzando rápidamente en el tiempo para mostrarnos cómo todo se desmorona a partir de una fatídica noche de 2019.

Years and Years nos muestra este fin del mundo desde el punto de vista de una familia de Manchester, los Lyon, formada por cuatro hermanos (Daniel, Stephen, Rose y Edith) y sus respectivas parejas y familias, y liderada por la matriarca, la abuela nonagenaria Muriel (Anne Reid). Tan solo en el primer episodio vemos cómo una carismática y controvertida mujer de negocios llamada Vivienne Rook (Emma Thompson) comienza su ascenso al poder amparada por el apoyo mediático que le ofrece su altavoz. Mientras, en Estados Unidos Donald Trump gana sus segundas elecciones, China construye una isla artificial para albergar una base militar y el ejército de Rusia invade Ucrania. En una escala más personal, Daniel (Tovey) se enamora de Viktor (Maxim Baldry), un refugiado ucraniano que ha huido al Reino Unido tras ser torturado por ser gay en su país, y la adolescente Bethany (West) desvela que es trashumana, movimiento cultural que tiene como objetivo la transformación y mejora del ser humano integrándolo físicamente con la tecnología.

Los acontecimientos alcanzan el punto de ebullición una noche de 2019 en la que la familia se reúne para celebrar el 92 cumpleaños de Muriel. Allí, los Lyon reciben una videollamada de una de las hermanas, Edith (Jessica Hynes), activista política que se encuentra en Vietnam cerca de la nueva base militar china. En ese momento, las alarmas empiezan a sonar en el Reino Unido y salta la noticia de que Trump ha disparado un misil nuclear en China, desatando un desastroso conflicto internacional entre ambos países y enfermando a Edith de radiación. Empieza el Apocalipsis, pero la vida continúa para los Lyon.

Y este es solo el arranque de Years and Years. Lo que viene a continuación es una montaña rusa de acontecimientos y emociones que dejan con la boca abierta y asustan por lo posibles y cercanas que se antojan. Estos son los más destacados: Vivienne Rook se convierte en Primera Ministra con su partido Four Star Party, ganándose al pueblo con su desparpajo y desvelando poco a poco su ideología fascista tras implantar una serie de leyes absurdas; en 2027 Grecia abandona la Unión Europea; el gobierno español es derribado por una revolución de la extrema izquierda; en 2028 ocurre una inundación catastrófica y estallan dos bombas radiológicas, resultando en una nueva ley que obliga a los británicos a acoger víctimas en sus hogares; Viv Rook se desvela como un monstruo fascista que ha llevado al país hacia una dictadura y está ocultando campos de concentración entre otras cosas; y en 2029, atención, estalla una pandemia de gripe transmitida de simios a humanos, lo que provoca revueltas y el cierre de la BBC entre otras cosas.

Imagen de Years and Years (cortesía de Movistar)
Imagen de Years and Years (cortesía de Movistar)

Todo esto ocurre en el transcurso de una década, de 2019 a 2029. Viendo la serie, da vértigo asistir al desarrollo acelerado de estos eventos. En seis episodios, Years and Years salta hacia el futuro rápidamente y culmina en 2039 en su episodio final para mostrarnos las consecuencias de los acontecimientos de la década anterior. Sin embargo, menos de dos años después de su estreno podemos decir a ciencia cierta que Davis se quedó corto en sus predicciones, o mejor dicho, calculó mal lo rápido que se iría todo al infierno.

Mucho se ha escrito sobre lo que vivimos en 2020, el año más surrealista y catastrófico que se recuerda en mucho tiempo. Years and Years se lo veía venir. En realidad todos podíamos imaginarnos que la cosa empeoraría considerablemente. Al fin y al cabo, Donald Trump había llegado al poder recientemente y las tensiones sociopolíticas aumentaban en todo el mundo, creando una brecha cada vez más amplia entre los ciudadanos, infectados por las fake news y enfrentados por las diferencias ideológicas. Ya estábamos viviendo una distopía, así que imaginar lo que venía después no era tan complicado.

Si Davis se aventuró a hacer todas esas predicciones es porque observando el mundo se podía deducir fácilmente que los años posteriores no nos iban a dar tregua. Es decir, lo que hace la serie es tomar lo que ya está ocurriendo (un mundo gobernado por políticos incompetentes, avances tecnológicos imparables, crisis económica, tensiones sociales, ola de conservadurismo, migración forzada…) y a partir de ahí imaginar un futuro distópico que no es sino nuestra propia realidad exagerada. Es algo parecido a lo que hace Black Mirror, solo que la antología de Netflix abraza mucho más abiertamente la ciencia ficción para mostrarnos los posibles efectos de nuestro presente; o la francesa El colapso (Filmin), crónica del hundimiento de la sociedad escalofriantemente parecida a lo que vimos a principios del año pasado.

El 2020 ha pasado a la historia por múltiples acontecimientos que han sacudido fuertemente a la humanidad y nos han sumido en un constante estado de alerta, incertidumbre y crispación. Tanto que después de lo vivido, Years and Years ya no nos parece tan exagerada. De hecho, nunca nos lo pareció demasiado, de ahí que fuera tan terrorífica. Lo que no imaginábamos es que la realidad le iba a tomar la delantera a la serie tan pronto.

Imagen de Years and Years (cortesía de Movistar)
Imagen de Years and Years (cortesía de Movistar)

En un mundo completamente condicionado y transformado por el coronavirus y curado de espanto ante noticias a cada cual más disparatada, parte de la humanidad se ha vuelto más cínica y ya nada nos sorprende. Desde el confinamiento, en redes sociales tratamos de sobrellevar esta crisis con humor, haciendo memes y contando chistes que en realidad solo enmascaran nuestra profunda preocupación e impotencia ante todo lo que está ocurriendo. Hemos convertido el mundo en el que vivimos en una tragicomedia, y no parece que los próximos meses vayan a traernos una tregua en este sentido. Así que seguiremos usando el humor como nuestra principal arma de defensa. No nos queda más remedio.

Los había que pensaban que la llegada de 2021 acabaría mágicamente con todos los problemas. Año nuevo, vida nueva, ¿verdad? Pues no. Año nuevo, más locura. A menos de dos semanas de estrenar el nuevo año ya hemos vivido varios grandes acontecimientos para la posteridad que han seguido rizando el rizo: el disparo de los contagios de coronavirus durante las vacaciones de Navidad (eclipsando así el supuesto “principio del final” que nos traía la vacuna), una nevada histórica que causaba el colapso en España, la marcha definitiva del Reino Unido de la Unión Europea y lo más inaudito, el asalto al Capitolio por parte de simpatizantes de Trump, que nos dejaba imágenes que parecían de cine (en el peor de los sentidos) y desembocaba en la suspensión de la cuenta de Twitter del presidente por incitación a la violencia y un auténtico caos político. De locos.

El declive que Years and Years vaticinó se está produciendo de forma distinta y mucho más rápido de lo que esperábamos. Es como si estuviéramos viviendo en una versión alternativa y express de la serie. Davis subestimó al universo, que parece haberle dicho “te has quedado corto, amigo”. Trump ha superado con creces a Viv Rook, la pandemia ha aparecido ocho años antes de lo que él pensaba y el asalto al Capitolio seguramente ni se le pasó por la cabeza, como al resto de la humanidad. A juzgar por el 2020 y este accidentado inicio de año, parece que el futuro que la serie imaginó va a seguir llegando antes de lo esperado, solo que nadie puede predecir en qué forma lo hará.

Además del temporal Filomena, el asalto al Capitolio y la pandemia que no muestra síntomas de aminorar, 2021 nos ha dejado en apenas 10 días otras perlas en forma de rumores de que el actor Armie Hammer es caníbal (RTVE), el bulo de un apagón en El Vaticano y la supuesta detención del Papa Francisco (La Vanguardia) y la noticia de que la NASA ha recibido una señal de radio procedente de Ganímedes, una de las lunas de Júpiter (20 Minutos).

A este ritmo, lo siguiente será una plaga zombie o una invasión extraterrestre. Y cuando ocurra, no nos sorprenderemos, simplemente entraremos a Twitter a mirar los memes y reírnos mientras el mundo arde a nuestro alrededor. Si Years and Years se equivocó en sus predicciones por 8 años, no me quiero ni imaginar lo que nos espera de aquí a 2029. De hecho, no tiene sentido hacerlo, el futuro ya se encargará de sorprendernos.

La temporada completa de Years and Years está disponible en HBO España y Movistar+.

Más historias que te pueden interesar: