La ruina y el suicidio que sacudió a los antepasados de Daniel Radcliffe

Nuestra propia historia de vida no es más que la continuidad de la narración de nuestros antepasados. Y desde luego creo que, aunque no podamos borrar esas biografías familiares del pasado, de alguna manera nos pertenecen y podemos aprender de ellas. Por eso hoy traigo el conmovedor relato de Daniel Radcliffe, que antes de convertirse en Harry Potter y consolidarse como una de las grandes estrellas de Hollywood, ya lidiaba con una desgracia en su entorno más próximo.

Autor: Tonya Wise; Fuente: Gtres

La desdicha se ha conocido después de que el actor británico rompiera a llorar en el programa Who do you think you are?, cuyo episodio se emitirá completo el próximo 22 de julio en la BBC, donde le mostraron la carta que escribió su bisabuelo explicando los motivos que le llevaron a quitarse la vida. El espacio que cuenta con los testimonios de celebridades que se abren en canal para descubrirnos sucesos dramáticos de su entorno familiar siempre sorprende. Y vaya si éste lo hará.

Como recoge The Sun, el bisabuelo de Daniel Radcliffe se llamaba Samuel Gershon y regentaba una joyería en Hatton Gardens, muy cerca del corazón de Londres. En 1936, apenas unos años antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, un atraco le cambió la vida para siempre. "Todo por lo que trabajaron él y su padre fue, de alguna manera, destruido", recuerda su bisnieto. Ahora que su tragedia ha llegado a nuestros oídos es imposible no emocionarse al descubrir que este robo le llevó a la ruina y acabó con su propia vida. Pero vamos paso por paso.

A Samuel Gershon le robaron joyas valoradas en un total de 274.000 euros (o 250.000 libras esterlinas) -según afirma Metro-. Una verdadera fortuna por entonces. Denunció el delito a la Policía, sin embargo este empresario de origen judío fue acusado de haber fingido el robo para poder cobrar la indemnización del seguro. A pesar de que con los años se demostró que la recriminación era falsa, e incluso la compañía finalmente pagó la reclamación y hasta se organizó una manifestación en rechazo al movimiento fascista inglés, resultó demasiado tarde. La tragedia ya había azotado a los antepasados de Daniel Radcliffe.

Ahora bien, el propio programa recalca que existen pruebas consistentes para asegurar que las autoridades no quisieron creer tal denuncia por la corriente antisemita que existía por aquellos años en Europa y especialmente tras el creciente fascismo británico impulsado por Sir Oswald Mosley. Y, para colmo, hay que tener en cuenta un informe policial que, según informa el periódico, sugiere que los oficiales eran directamente antisemitas y por ello se mostraron reacios a investigar este crimen: “Los judíos son responsables con frecuencia de la destrucción de sus propios locales comerciales” afirma el actor al conocer la historia en el programa.

“Es muy perturbador ver que el hecho de ser judío constituye una prueba en sí misma", se lamenta el protagonista de la saga de Harry Potter sobre el trato antisemita a su antepasado. Cabe mencionar además que en el año en el que se produjo el atraco tuvo lugar la Batalla de Cable Street. En este choque callejero la policía metropolitana de Londres se puso del lado de los manifestantes del Partido Unión Británica de Fascistas y no del grupo antifascista compuesto por comunistas, anarquistas, judíos y socialistas.

Pero sigamos con el terrible suceso. El bisabuelo de Daniel Radcliffe, cuyo apellido familiar se cambió de Gershon a Gresham tras la desgracia para ocultar el pasado judío, se vio sumido en la ruina y decidió suicidarse a los 42 años de edad, tras sentirse incapaz de sacar adelante a su familia y después de sufrir un prejuicio antisemita a manos de la policía británica.

En el programa, Daniel lee la carta de suicidio de su bisabuelo y al preguntarle si cree en su inocencia, dijo: “Como sé que Sam se quitó la vida me hace preguntarme si fue por culpa. Pero también pudo haber sido porque una vez que existía especulación sobre él, probablemente pensó que su vida estaba acabada”.

Y aquí viene la lección que se aplica el propio actor inglés que está a punto de cumplir 30 años y que, sin duda, es digna de aplauso. "Lo único que quieres es viajar al pasado y decirle: No importa por lo que estés pasando, tienes mucho que ofrecer a quienes siguen a tu lado... Tienes mucho que darles todavía. Te habrían seguido queriendo".

En la actualidad la carrera de Daniel Radcliffe se ha alejado de la magia y las escobas voladoras. Y casi que mejor porque según llegó a revelar en Off Camera with Sam Jones, durante su adolescencia bebía alcohol en exceso para lidiar con la fama de Harry Potter. “En mi caso, la forma más rápida de olvidar el hecho de que me estaban observando era emborracharme mucho […] Pero cuando te emborrachas, te das cuenta de que la gente te está mirando más ahora porque estás borracho, así que probablemente bebía más para ignorar eso también”.

Tras su papel estelar, que marcó su paso de la infancia a la edad adulta, Daniel Radcliffe ha protagonizado obras encuadradas en el género de terror, drama y comedia romántica. Ahora prepara Escape from Pretoria, una película que se prevé que llegue a los cines en 2020 y que se centra en la época del Apartheid.

Cómo cambian las generaciones y la vida... Y pensar que Daniel es ahora uno de los actores más ricos de Gran Bretaña. Es más, en 2016 admitió a Belfast Telegraph que ni ha tocado su fortuna estimada en 80 millones de euros (74 millones de libras esterlinas) que ganó con la saga mágica.

Para seguir leyendo:

Katherine Heigl consigue otra oportunidad para volver a la cima de Hollywood

El renacer de Mischa Barton: hace terapia contando su verdad en el revival de The Hills

Reese Witherspoon, la mujer que se dio alas a sí misma el día que abandonó una relación abusiva

William Haines, la primera estrella abiertamente homosexual que lo dejó todo por el hombre de su vida