‘La Resistencia’ ya no podrá mirar a otros programas por encima del hombro

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche. - La Resistencia es uno de los programas estrella de Movistar +. El late night presentado por David Broncano se ha caracterizado siempre por tener un humor muy canalla, y el conductor alguna vez se ha jactado de desconocer los principales asuntos relacionados con el mundo rosa de nuestro país. En cierta forma miraba por encima del hombro a otros programas, al mantenerse alejado de salseos. Pero todo eso ha cambiado este jueves, cuando ha recibido como invitada a Belén Esteban, la apodada princesa del pueblo.

Belén tiene mucho callo en televisión. En su charla con Broncano ha explicado que cada mes acumula horas y horas de emisiones en directo, y que en la actualidad hace hasta 13 entregas de Sálvame en su versión diaria y tres de Sábado Deluxe, a los que se suma ahora su participación en La isla de las tentaciones como comentarista. Todo esto no quitaba para que reconociese estar un poco nerviosa, pues sabe que en La Resistencia se hacen entrevistas muy diferentes a las que ella ofrece a otros medios, incluidos Sábado Deluxe, donde los ‘belenazos’ son sinónimo de grandes audiencias.

La entrada de la madre de Andrea Janeiro ya advertía que su presencia en el teatro Príncipe de Gran Vía, en Madrid, sería en cierta forma histórica. Hoy, en La Resistencia, cuando nadie lo esperaba, Belén Esteban”, decía Broncano, que admitía tener ganas de conocer a la de Paracuellos, aunque desconocía “cómo hemos llegado a esto”.

Su bienvenida fue, cuanto menos, pintoresca: en una silla de ruedas y con muchas patatas fritas de su marca, lanzada este verano. Ahí nos dejaba ver que, en el fondo, la entrevista era algo promocional. Que no iba como personaje rosa, sino como empresaria de actualidad. De hecho insistió en que ella es una persona muy normal, que le gusta ir a bares, o estar en casa con sus amigas de siempre. También tuvo unas palabras para su marido, Miguel Marcos, presente entre el público y admirador confeso del programa.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Hablaron de los memes que hay sobre ella en la red y cómo no solo no le ofenden sino que le hacen gracia, y que sabe que su foto en pijama fue muy compartida en Semana Santa, aunque ella nunca ha utilizado un sticker de sí misma a modo de broma.

La Resistencia tiene dos preguntas estrella, y Belén Esteban no escurrió el bulto. Hablamos del dinero que tiene el invitado en el banco y de cuánto sexo ha tenido en el último mes. La colaboradora de Sálvame aseguró tener entre “40.000 y 100.000 euros” en el banco, cifra que le pareció poca cosa a Broncano. Esta cifra tiene una explicación, que ella dio sin pelos en la lengua. Por un lado, tuvo un pufo con Hacienda de 700.000 euros y ya no debe nada, su exrepresentante Toño Sanchís le debe 400.000 euros, y además ha montado una empresa de alimentación que ha supuesto una inversión muy importante “sobre todo en camiones”.

Sobre las relaciones Belén aseguró que su vida sexual va muy bien, y que tiene dos o tres relaciones a la semana con su marido, que tiene 14 años menos que ella. El encuentro terminó con Belén Esteban invitando a Broncano a pasarse algún día por Sábado Deluxe, y juntos hicieron una recreación de las Campanadas de Nochevieja.

Quizá Belén fue a La Resistencia en calidad de empresaria como hemos dicho antes, pues sus productos alimenticios estuvieron presente en el encuentro desde el minuto uno, pero lo que no se puede negar es que el programa de Movistar + ha entrado de lleno en el universo rosa. En el fondo, la charla con la ex de Jesulín no es más que un pequeño paso más en el corazón, después de haber tenido de entrevistados a Omar Montes o Kiko Rivera. Porque no son pocas las ocasiones en las que La Resistencia ha logrado titulares gracias a contar entresijos de la finca Cantora, por ejemplo.

A partir de ahora el programa tendrá que dejar de mirar por encima del hombro a otros formatosexitosos que atraen al público con personajes puramente rosas como Belén, que ni siquiera tiene una faceta cultural que sí tienen Kiko Rivera u Omar Montes por su trabajo en el mundo de la música. De paso, Broncano debería perder esa ingenuidad de la que hace alarde con sus invitados al desconocer datos muy machacados; ayer, sin ir más lejos, preguntó si Toño Sanchís estaba vivo. Como si no lo supiera.

Más historias que podrían interesarte

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente