La repugnante historia del 'jabón' que era de todo menos higiénico

Redacción Originales

Al llegar a casa tras un largo día de trabajo, Ashford Evans encontró una pastilla de jabón algo desgastada en su baño, pero que tenía un delicioso olor dulce y cítrico. Lavó sus manos y cara con ella, aunque no recordaba haberla comprado. A la mañana siguiente preguntó a su familia y uno de sus hijos pequeños reconoció haberla traído del gimnasio. No era un jabón, era una pastilla para inodoros.