La Reina usa un audífono en público “por primera vez”: ¿Cómo funciona el dispositivo?

La Reina llegó ayer a un servicio religioso en Sandringham usando un audífono. [Foto: PA]

La Reina ha sido vista usando un audífono.

Su Majestad llegó ayer a un servicio religioso en Sandringham con un dispositivo marrón y rojo en la oreja derecha, de manera que podría ser la primera vez que lo usa en público.

La noticia se produjo después de que su esposo, el duque de Edimburgo, fuera visto en octubre de 2014 usando un discreto audífono detrás de la oreja cuando tenía 93 años, la edad que tiene ahora la Reina.

El duque de Edimburgo ajustando su audífono durante un viaje a Birmingham en noviembre de 2015. [Foto: Getty]

Se cree que la Reina usó un audífono en el canal auditivo.

Es un modelo similar a los “típicos” dispositivos para el oído que se colocan fuera de la abertura de la oreja.

Los audífonos en el canal son más pequeños y solo cubren la apertura del oído, según el Servicio Nacional de Salud (NHS).

Ambos dispositivos no se pueden ver desde atrás, pero son visibles desde el lateral.

El modelo que usa su Majestad es más discreto que las otras alternativas, pero puede ser “más difícil de usar” y no “suele ser lo suficientemente potente para las personas con pérdida auditiva severa”, informó el NHS.

Su pequeño tamaño dificulta los ajustes y su retirada, apuntó el Instituto Nacional de Sordera y otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD).

Los audífonos en el canal también tienen menos espacio para la batería.

¿Cómo funcionan las prótesis auditivas?

Los audífonos son pequeños dispositivos electrónicos formados por un micrófono, un amplificador y un altavoz.

Después de recibir un sonido a través del micrófono, las ondas sonoras se convierten en señales eléctricas que se envían al amplificador.

Esto aumenta la potencia de las señales y las envía al oído a través del altavoz.

Estas prótesis auditivas benefician en gran medida a las personas con daños en las células sensoriales pequeñas, células ciliadas, en el oído interno. Este problema puede deberse a enfermedades, el envejecimiento o lesiones por ruidos fuertes.

Las células ciliadas sobrevivientes detectan las vibraciones que llegan al oído y estas se convierten en señales que se transmiten al cerebro.

Cuanto mayor es el daño a las células ciliadas, más grave es la pérdida auditiva y más amplificación se necesitará.

Si el oído interno está demasiado dañado, ni siquiera las vibraciones grandes se pueden convertir en señales, por lo que el audífono sería ineficaz.

Independientemente del modelo, los audífonos no pueden revertir completamente el daño, pero hacen que los sonidos sean más claros y fuertes.

Esto puede permitir que las personas escuchen el timbre de la puerta, mantengan una conversación, se sientan más seguras en entornos caóticos y disfruten escuchando música o viendo televisión nuevamente, sin tener que ponerla a todo volumen.

A pesar de sus ventajas, solo una de cada cinco personas en Estados Unidos que podrían beneficiarse de un audífono usan uno, según indican las estadísticas del NIDCD.

Los audífonos están disponibles por el NHS, pero si quieres un modelo específico o deseas esquivar la lista de espera, tendrás que pagar por la sanidad privada.

Si tu médico de cabecera cree que necesitas una prótesis auditiva, puede indicarte un proveedor especializado.

Alexandra Thompson