¿Aún siguen estando las monarquías demasiado obsoletas?

Desde que Letizia Ortiz Rocasolano entró en la Familia Real los asuntos del protocolo monárquico se han puesto más en entredicho. La llegada de una plebeya, divorciada y periodista, a la Casa Real española aventuraba para algunos un gran desastre y para otros prometía una renovación de la muy tradicional Institución. Que la Reina y las estrictas normas de la Familia Real se convierten en “agua y aceite” es algo que hemos podido comprobar en numerosas ocasiones. A la Reina Letizia le cuesta ponerse el corsé del estricto protocolo. Desde su ya famoso “Déjame terminar” que le dijera a su recién prometido Felipe hasta hoy mismo, la Reina nada con dificultad entre las aguas de las abundantes normas escritas, y no escritas, que tiene la Corona.

Members of the Spanish Royal Family Queen Letizia, King Felipe, Queen Sofia and Infantas Leonor and Sofia pose for pictures as they leave after attending an Easter Sunday Mass at Palma de Mallorca's Cathedral on the Spanish island of Mallorca, Spain April 21, 2019. REUTERS/Enrique Calvo

Ocurre a cada paso, a cada rato. Estos mismos días en los que los periodistas tenían echado el pie a la salida del hospital, por la intervención del quirúrgica del Rey Juan Carlos, los micrófonos recogieron cómo la Reina Letizia y el protocolo volvían a tropezarse. El suceso tuvo lugar cuando los Reyes salían de ver al Rey emérito tras su intervención, en ese momento un periodista preguntó : “¿Cuándo vendrán las niñas?”. Era una manera coloquial de referirse a la Princesa Leonor y a la Infanta Sofía. La Reina Letizia no tuvo ningún inconveniente en responder con soltura: “Mañana”. Sin embargo, rápidamente el Rey Felipe VI marcó la diferencia: “Las princesas”, dejando claro cuál era el tratamiento adecuado que señala el protocolo.

Esta anécdota que recoge y destaca con gran acierto, como siempre, Pilar Eyre en Lecturas, nos da mucho que pensar. ¿No podemos llamar “niñas” a unas niñas de 12 y 13 años, aunque sean princesas? ¿Tan anticuadas están aún las normas de la Casa Real española? Visto lo visto, o más bien oído lo oído, no es de extrañar que la Reina Letizia resbale, o se enfrente, a menudo con tal rigidez en el protocolo. Además, la distancia que se pretende marcar con el tratamiento de “princesas” a las hijas de Letizia, choca frontalmente con el interés encendido de la Reina por lograr que Leonor y Sofía tengan una infancia lo más normal posible.

PALMA DE MALLORCA, SPAIN - AUGUST 08: King Felipe VI of Spain, Queen Letizia of Spain, Princess Leonor of Spain (L) and Princess Sofia of Spain (R) visit 'Son Marroig' museum on August 08, 2019 in Palma de Mallorca, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Aún así, no es difícil de entender que las monarquías quieran mantener sus protocolos, esas normas en los tratamientos marcan unas pautas que les diferencian del resto. Pero, ¿realmente esto es bueno o es malo para las monarquías? Y la pregunta viene al caso porque simultáneamente los miembros de las Familias Reales se empeñan en resultar “cercanos”.

WINDSOR, UNITED KINGDOM - JUNE 17: (EMBARGOED FOR PUBLICATION IN UK NEWSPAPERS UNTIL 24 HOURS AFTER CREATE DATE AND TIME) Sophie, Countess of Wessex, Queen Letizia of Spain, Camilla, Duchess of Cornwall, Queen Maxima of the Netherlands and Catherine, Duchess of Cambridge attend the Order of the Garter service at St George's Chapel on June 17, 2019 in Windsor, England. The Most Noble Order of the Garter is the oldest and most senior Order of Chivalry in Britain, established by King Edward III in 1348. This year saw the installation of King Felipe of Spain and King Willem-Alexander of The Netherlands as Supernumerary or Stranger Knights of the Garter. (Photo by Pool/Max Mumby/Getty Images)

Siempre se habla de la “cercanía” en los miembros de la Familia Real como un rasgo o virtud que les confiere popularidad entre los ciudadanos. Pero, una estrategia y otra entran en liza: ¿cercanía o distancia? ¿Ser más naturales o seguir las estrictas normas? ¿Qué conviene más a la monarquía? No parece fácil la respuesta pues ni ellos mismo se ponen de acuerdo en practicar una u otra opción. Para Letizia el término “niñas” está bien, para Felipe VI no es lo correcto.

Es verdad que de la marcada y sumisa genuflexión que se exigía antes ante los miembros de las Familias Reales, al saludo cortés pero simple de un apretón de manos que se puede hacer hoy día ha llovido mucho. Pero, ¿aún siguen estando las monarquías demasiado obsoletas? Lo cierto es que la diferencia de criterios no sólo se da en nuestro país. Si echamos el ojo al monarquía más emblemática como es la británica vemos también como no todos se ponen de acuerdo.

LONDON, UNITED KINGDOM - JUNE 09: (EMBARGOED FOR PUBLICATION IN UK NEWSPAPERS UNTIL 24 HOURS AFTER CREATE DATE AND TIME) Camilla, Duchess of Cornwall, Catherine, Duchess of Cambridge, Meghan, Duchess of Sussex, Prince Harry, Duke of Sussex and Isla Phillips stand on the balcony of Buckingham Palace during Trooping The Colour 2018 on June 9, 2018 in London, England. The annual ceremony involving over 1400 guardsmen and cavalry, is believed to have first been performed during the reign of King Charles II. The parade marks the official birthday of the Sovereign, even though the Queen's actual birthday is on April 21st. (Photo by Max Mumby/Indigo/Getty Images)

Mientras los Duques de Cambridge, Kate Middleton y el Príncipe Guillermo siguen estrictamente el riguroso protocolo que marca la Reina Isabel II, el matrimonio de los Duques de Sussex, formado por Meghan Markle y el Príncipe Harry, “se saltan a la torera” las normas en infinidad de ocasiones. ¿Cuál es el resultado de los distintos comportamientos? ¿Quién gusta más Letizia o Felipe? ¿Quién despierta más admiración Kate Middleton o Meghan Markle? ¿Qué funciona hoy en día mejor en las monarquías lo protocolario o la cercanía? Esa es la cuestión.