La redención de Shazam!: arrasa en todo el mundo tras una historia de fracasos, pérdidas y demandas

Shazam!, la séptima película del Universo Extendido de DC, se corona como otro éxito para la casa de comics, New Line y Warner Bros. tras debutar con una recaudación mundial de $156.8 millones. Es cierto, no es una cifra que marca ningún récord en el género de superhéroes, pero es todo un éxito tras haber contado con un presupuesto estimado entre $80 y $100 millones.

Y sobre todo, es un éxito para su protagonista, Zachary Levi, colocando su nombre entre los nuevos galanes protagonistas de Hollywood.

©2019 WARNER BROS. ENTERTAINMENT INC.

Tras este buen inicio, Shazam! podría seguir los pasos de sus compañeros de saga como Aquaman o Wonder Woman y mantenerse entre los blockbusteres más taquilleros de las próximas semanas o, al menos, hasta que Vengadores: Infinity War se robe toda la atención de los cinéfilos a partir del 25 de abril.

Gracias a este éxito, la película cambia la historia de fracasos y decepciones que rodeó al personaje de Billy Batson, el adolescente que se convierte en superhéroe adulto al gritar la palabra “¡shazam!”. Y es que los comics de Shazam! cuentan con una historia que incluye éxito internacional y caída estrepitosa con demandas de por medio.

Creado por el artista C.C. Beck y el escritor Bill Parker, su primera aparición fue en 1940 en las viñetas Whiz Comics de la editorial Fawcett Comics. Originalmente no fue una creación de DC Comics y su nombre inicial no era Shazam!, sino Capitán Marvel. “Shazam” era la palabra mágica que transformaba al protagonista en superhéroe, pero su título era Capitán Marvel.

Edición 34 de Capitán Marvel, la versión original de Shazam! (Creative Commons / Dominio Público / Fuente: Comic Book Plus)

Su éxito fue casi inmediato llegando a superar en ventas al mismísimo Superman. Es más, muchos no lo recuerdan, pero fue el primer superhéroe en ser adaptado al cine con una película en blanco y negro de 12 capítulos protagonizada por Tom Tyler (el mismo que interpretó a la momia original de Universal).

El éxito continuó durante toda la década de los 40 siendo la viñeta más vendida durante la Segunda Guerra Mundial, pero en 1949 había perdido lectores a la mitad.

Tras las pérdidas, las cosas empeoraron cuando, en 1953, Fawcett tuvo que dejar de publicarlo por una demanda de DC Comics que lo acusaba de plagiar la idea de Superman. Esta demanda tuvo muchas idas y venidas, saliendo a favor de Fawcett en un principio, pero perdiendo con otro juez más tarde. Al ver las caídas en ventas, Fawcett terminó llegando a un acuerdo con DC antes de ir a juicio de nuevo. Acordó dejar de publicar historias de Capitán Marvel y pagar $400.000. A consecuencia, cerró su división de comics.

Casi veinte años más tarde, y en plena era de plata de los comics ante la popularidad de los personajes en los años 60, DC Comics contactó con Fawcett y en 1972 compró los derechos de Capitán Marvel. Solo que ahora tenían otro problema. Cinco años antes, la competencia había lanzado a su propio Capitán Marvel, habiéndolo registrado legalmente.


El editor de DC responsable del comic, Carmine Infantino, intentó lanzar una nueva edición titulada Shazam: el Capitán Marvel original, pero tuvo que desistir tras recibir una carta de Marvel forzándolos a no utilizar el nombre. Y así se le ocurrió llamarlo, simplemente, Shazam!

La nueva versión, que tomaba todos los elementos e historias de los comics de los años 40, fue expandiéndose hasta el punto de participar en ediciones de La liga de la justicia. Y por ironías del destino terminó compartiendo protagonismo con aquel héroe que lo llevó a la ruina inicial, Superman.

Desde entonces, Shazam! ha protagonizado varios renacimientos y ediciones en DC pero nunca logró repetir aquel éxito inicial. Al menos hasta ahora que arrasa en cines.


Para seguir leyendo:
Crítica: Shazam!, el superhéroe de DC que despierta nuestro niño interior
Los 32 estrenos más esperados de 2019 (con calendario incluido)
Del director de Shazam!: la joyita del terror que te hará pasar miedo en menos de 3 minutos