La promiscuidad en el mundo animal es menos habitual de lo que se creía

El último vídeo viral, que acumula más de 3 millones de visitas, está protagonizado por dos pingüinos que pasean “de la mano” por una playa de Ciudad del Cabo. Pero el romanticismo no se agota en los pingüinos.

El lobo gris, la grulla de arena, el buitre negro, el caballito de mar, el águila americana o el cisne de cuello negro son especies que pueden estar con la misma pareja toda su vida. En 2016, la revista National Geographic elaboró un listado de algunos animales que tienen pareja estable.

Tres casos curiosos son el del caballito de mar, la tilica rugosa o los gibones. El primero se dice que muere en pareja porque cuando uno fallece el otro permanece a su lado hasta que termina muriendo por la falta de alimento. La tilica rugosa es un tipo de dragón australiano que se aparea siempre con la misma hembra, y los gibones son primates que viven en pareja y llegan a tener hasta un máximo de cuatro hijos con la misma pareja. No obstante, recientemente se ha descubierto que uno de casa diez bebés son engendrados por un macho diferente al compañero habitual de la hembra, por lo que se les considera algo promiscuos.