La primera temporada de Juego de Tronos ya había sugerido el destino de Jon Snow

Si te suena la frase que le dijo Tyrion a Jon en el final de la serie: “El amor es la muerte del deber”, es porque ya la habíamos oído antes...

ATENCIÓN: ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DEL FINAL DE JUEGO DE TRONOS

Ahora que ya conocemos el final de Juego de Tronos podemos comenzar a atar algunos cabos sueltos de la trama. Sabemos que la exitosa serie siempre supo mantenernos enganchados a través de muertes y giros inesperados que estaban conectados a detalles de episodios pasados. Y tras ver el último capítulo de la octava temporada, podemos unir el destino de Jon Snow con un momento de la primera.

Quizás no lo recuerdes, pero la primera temporada de Juego de Tronos ya nos había dado un pequeño indicio del destino final de Jon Snow.

Autor: Helen Sloan / Cortesía de HBO

Hablamos específicamente del episodio nueve de la primera temporada, cuando Jon descubre que el maestre ciego de la Guardia de la Noche era en realidad Aemon Targaryen. El hermano del Rey Loco le revela su verdadera identidad al intentar convencerlo de que no siga a su hermano Robb a la guerra, ya que siempre hay un momento en la vida de todo hombre que debe decidir entre el honor y el amor.

Vaya predicción del futuro…

Sabiendo que Jon nunca fue un bastardo sino que era el hijo de Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen, Aegon Targaryen, heredero real al Trono de Hierro y nieto del Rey Loco, descubrimos que Aemon fue en realidad una especie de tío abuelo de Jon. Se desconoce si el sabio Targaryen conocía el verdadero origen de Jon, pero en aquel encuentro en la primera temporada dejó una frase que volvimos a oír en el final de la serie.

En el sexto episodio de la octava temporada, cuando Tyrion está en prisión esperando ser ejecutado por traicionar a Daenerys, vemos que intenta convencer a Jon de que derroque a su amante ante el camino tirano que ha tomado su reino. Y le dice: “El amor es la muerte del deber. Pero a veces el deber es la muerte del amor”. Una frase que, sin dudas, sentencia la decisión de Jon al descubrir los planes de destrucción masiva de Daenerys ante aquellos que no acepten su visión.

Pero esa frase ya la oímos en la primera temporada cuando el maestre Aemon revela su identidad a Jon en la Guardia de la Noche. ¿Alguna vez te has preguntado por qué los hombres de la Guardia de la Noche no toman esposas ni engendran hijos?” le pregunta el maestre de la Ciudadela, a lo que Jon responde que no.

“Para que no amen. El amor es la muerte del deber. Si llegara el día en que tu señor padre tuviera que elegir entre el honor por un lado y aquellos a quienes ama por el otro. ¿Qué es lo que haría?” le pregunta. “Haría lo que fuese correcto sin importar cómo” contesta Jon.

Entonces, Lord Stark es un hombre entre diez mil. La mayoría de nosotros no somos tan fuertes. ¿Qué es el honor comparado con el amor de una mujer? ¿Qué es el deber contra el sentimiento de un hijo recién nacido en tus brazos? ¿O la sonrisa de un hermano?” le dice, sugiriéndole en aquel momento que es mejor que encamine su destino hacia su futuro en la Guardia de la Noche que en la guerra con su hermano Robb.

Aemon continua diciéndole que actuar con honor "es fácil cuando no tiene costo" y que "tarde o temprano en la vida de todos los hombres llega un día en el cual no es fácil. Un día en el que uno debe elegir y vivir con esa elección por el resto de sus vidas – como hice yo”.

Aemon revela que eligió no aceptar el trono, aceptando su destino como maestre de la Ciudadela, comprometido con servir al Castillo Negro y a la Guardia de la Noche.

Y al final, ocho temporadas después, a Jon le tocó vivir lo mismo. Como una especie de castigo por haber matado a la reina, Tyrion lo destina a pasar el resto de su vida en la Guardia de la Noche, sin casarse ni engendrar hijos. Es el camino que quería Jon después de todo, lejos del trono y cerca de su segunda familia y su lobo Fantasma. El mismo camino que siguió su tío abuelo y que en la primera temporada prácticamente le sugirió que él también siguiera. Todo queda en familia.

Para seguir leyendo:

La red no puede contenerse: los mejores memes del final de Juego de Tronos

Emilia Clarke se despidió de Daenerys agradeciendo a los fans: “sin ustedes no hay nosotros”

La decepción se apodera de los fans de Juego de Tronos

El fin de una era: Westeros ya tiene nuevo monarca en su trono