La polémica sacude a Liam Neeson tras admitir que salió a la calle “a matar a un negro” por venganza

No soy racista”. Son las últimas declaraciones de Liam Neeson tras colocarse él solito en el ojo del huracán tras desvelar una anécdota racista de su pasado.

El actor nacido en Irlanda del Norte hace 66 años no suele formar parte de polémicas ni controversias, sino que es uno de los intérpretes más apreciados por el público. Por eso el mundo está en shock tras conocer que admitió en una entrevista con The Independentpublicada el pasado lunes- que durante un momento de su vida salió a la calle “buscando un negro al que matar” tras conocer que una amiga había sido violada.

Liam Neeson en Una noche para sobrevivir (©2013 Warner Bros. Entertainment Inc.)

El actor, que es conocido por sus venganzas ficticias en el cine (sobre todo en la saga Taken), contó que ella no supo describirle quién había sido el atacante, y cuándo él le preguntó de qué color era, ella le dijo “negro”. Y consumido por la sed de venganza, salió a buscar a un “negro bastardo”. En sus palabras. Fui por las calles con un cosh (un palo o barra dura), esperando que alguien se me acercara (me avergüenzo de decir eso) y lo hice durante tal vez una semana, esperando que un “bastardo negro” saliera de un pub y se lanzara sobre mí por algo ¿sabes? Para que yo pudiera matarlo, dijo en la polémica entrevista.

Liam reveló que nunca había contado la historia hasta ahora, y en la misma entrevista aseguró sentirse “avergonzado” por su reacción y sus actos. Incluso, según la periodista, Neeson demostró que era consciente de lo “impactante” que era la historia. “Fue horrible, horrible, cuando lo pienso, que hice eso. Nunca lo había admitido y se lo estoy contando a una periodista. Dios me perdone” dijo, seguramente temiéndose la repercusión.

El actor, que se encuentra promocionando su nueva película Cold Persuit, no midió sus palabras, y ahora parece que el mundo se le echa encima. Viendo la repercusión de su historia, visitó el plató de Good Morning America para explicarse mejor, afirmando que no es racista y que su intención de “matar a un negro” que había asaltado sexualmente a una amiga había sido incitada por la “necesidad primera” de defenderla.

Estábamos haciendo un junket de prensa y el tema de nuestra película es la venganza” dijo sobre la entrevista inicial. “Es una comedia oscura, pero su base es la venganza. La periodista me preguntó cómo me adentré en el tema. Y recordé un incidente de hace 40 años cuando una amiga querida fue brutalmente violada. Estaba fuera del país así que cuando regresé me contó lo sucedido y manejó la situación ella misma con una valentía increíble. Nunca había sentido algo así antes, una necesidad primaria de arremeter contra alguien”.

Liam continuó revelando que su amiga describió al atacante como “un hombre negro”. Después de conocer la historia, admitió que “hubo varias noches que salí deliberadamente a zonas negras de la ciudad donde podía quedarme y arremeter con violencia física. Lo hice unas cuatro o cinco veces hasta que me di cuenta de lo que estaba haciendo. Me impactó la necesidad primaria que sentía. Me dolió. Busqué ayuda. Fui a un sacerdote… no soy racista. Esto pasó hace casi 40 años” sentenció esperando zanjar la polémica.

En el programa le preguntaron si hubiera tenido la misma reacción si el atacante hubiera sido un hombre blanco, y dijo que si, “definitivamente”. “Afortunadamente no hubo violencia. Quería arremeter porque mi amiga había sido brutalmente violada. Estaba defendiendo su honor. Fue una curva de aprendizaje”, añadió.

Liam Neeson en su nueva película, Cold Pursuit (StudioCanal)

Varias columnas periodistas rechazaron sus palabras, como Los Angeles Times que calificó la historia de “despreciable” o el mismísimo The Independent, que acompaña la entrevista con una opinión que dice: “Lo que de inmediato me sorprendió cuando leí su revelación fue cuán profunda la idea de la supremacía blanca por encima del ‘bruto negro’ contra la ‘mujer indefensa’ parece haber permeado en la sociedad”.

Liam se explicó, su venganza fuera de control habría sido la misma sin importar el color del atacante que violó a su amiga, pero Liam se ha metido en una polémica de la que va a ser difícil salir airoso.