La dinastía Pinal vive su peor crisis: los pleitos y escándalos arrastran a toda la familia

(Ultra Media)

POR | Ericka Rodríguez-. La familia de la “Última Diva del Cine Mexicano”, Silvia Pinal, siempre se encuentra en el ojo del huracán, pues tanto ella como sus hijos y nietos poseen talento en el canto y la actuación, pero sus relaciones y carácter los terminan dejando mal parados y exponiendo sus conflictos más íntimos.

Pero parece que todo se alineó y en esta crisis mundial por el COVID-19 cada integrante de la famosa dinastía vive una fuerte crisis mediática a la que le tienen que dar pelea públicamente. Se podría decir que todo comenzó cuando doña Silvia se accidentó al interior de su casa, aunque las dificultades son interminables.

El pasado 24 de abril la comunicadora Maxine Woodside dio a conocer que la matriarca de las Pinal se había resbalado, teniendo como resultado una grave lesión en la cadera. Doña Silvia fue trasladada al hospital Ángeles Interlomas.

“Se cayó de sentón, la llevaron al hospital y le hicieron todos los estudios pertinentes y confirmaron que tiene la cadera fracturada, resultó ser candidata para una cirugía y la va a operar el mismo doctor que atendió a Alejandra, le van a poner una cadera de titanio”, declaraba su hija mayor Sylvia Pasquel.

Sin embargo, Pinal también había sido hospitalizada en el mes de febrero luego de presentar una inflamación en la vejiga, aunque sus propios hijos fueron discretos con la información. Su hija Sylvia advirtió que se trató de un chequeo y que no tenía nada de gravedad. También en marzo de 2019 padeció una neumonía multifocal, y su exesposo y padre de sus hijos Alejandra y Luis Enrique, Enrique Guzmán, acudió a visitarla, pese a la ríspida relación que han mantenido por años.

Por su parte, Alejandra Guzmán comenzó a vivir la peor crisis al lado de su hija también en 2019 y que ni una pandemia mundial ha logrado detener. Podría decirse que todo comenzó cuando Frida Sofía explotó y lo hizo sobre su prima Michelle Salas.

“Todo el mundo me pregunta que por qué no se lo digo en la cara a Michelle, me encantaría, pero ella sólo se queda callada, sólo ignora, pero no por educación ni por dama, (sino) porque no tiene nada qué decir, ni cómo empezar a desmentir lo que es. Al que le guste la mentira y viva en una frecuencia irreal, por favor vayan a seguir a la niñita perfecta. Aquí sólo hay verdades: buenas y malas. Lo que no hay es espacio para borregos”, dijo la única heredera de “La reina de corazones”. 

Y las críticas a “la vida perfecta” de Michelle Salas fueron la oportunidad perfecta para que el día de las madres iniciara el reclamo. Frida le reprochó a su madre que no estuviera presente en su vida durante los años que más la necesitó, que no la defendiera y que no dijera la verdad sobre todo lo que se vivía al interior de su familia materna, donde aseguró que la falta de comunicación reina. “Sería mejor y tendría sentido que la razón por la cual siempre ha estado ausente (mi mamá) fuera la muerte pero no. Está viva, podrida en dinero y con el cerebro lavado de gente que según ella la quieren”, escribía la joven en sus historias de redes sociales.

A partir de ese momento y hasta la fecha los reclamos, insultos, secretos, malas decisiones, fiestas, drogas, traumas, heridas no sanadas, traiciones, descuidos, infidelidades y una larga retahíla de mentiras y verdades dejan claro que ni Frida ni Alejandra han sabido resolver sus diferencias en privado, cara a cara y un psicólogo a un costado. Dando pie a que la prensa, fanáticos y detractores dominen cada juicio y opinen en una relación madre e hija con cientos de matices.

Para seguir con los escándalos, los planetas se alinearon y en medio del accidente que sufrió doña Silvia, quien cabe decir se mantiene al margen de los gritos y sombrerazos entre su hija y nieta, la casa de “La Diva” fue remodelada para su recuperación. Por ello, Alejandra declaraba “mandé a hacer unos cambios, mandé poner un elevador nuevo para que suba y baje sin esfuerzo (mi madre), le quitamos el tapiz, le pintamos nuevecito todo para que pueda respirar y no sea con polvo; todo lo barnizamos y lijamos. Sylvita anda diciendo que ella lo hizo, pero no se paró por aquí jamás, eso lo hice yo. Se está colgando medallas que no son suyas ¡como siempre!”, dijo Guzmán en reclamo a su hermana.

Por su parte, Pasquel no se pronunció al respecto y solo atinó a reaccionar publicando una fotografía en su cuenta de Instagram, donde posa junto a su hija Stephanie y su nieta Michelle Salas con el mensaje: “Siempre juntas. ¡Las amo princesas!”, dejando entrelíneas que la familia que ha creado no forma parte de los pleitos, aunque mejor dicho, se mantienen al margen cuando son señaladas.

Una imagen, a la que Frida Sofía también reaccionó, confirma esta separación: una portada de la revista Hola! anunciado “la historia de un matriarcado único” y donde sólo aparecen Silvia Pinal, Sylvia Pasquel, Stephanie, Michelle y Camila, ésta última, la hija menor de Salas.

Y para ponerle una muy amarga cereza al pastel llega Luis Enrique, el menor de los hijos de doña Silvia, el que parecía haber unido a todos tras el nacimiento de su hijo Apolo. Pero todo fue por un momento, pues ante la hospitalización de Pinal, ahí se le acusó a Luis Enrique de haber maltratado a una empleada doméstica que vivía en la casa de su madre. Además, se habló de golpes y del despido de la trabajadora que llevaba muchos años laborando para la actriz.

“Lo que pasa es que esta señora se ha estado aprovechando de la nobleza de mi madre por treinta o cuarenta años, teniendo la casa en condiciones insalubres. Yo me entero de que se cae mi mamá y que esta señora tenía que estar ahí para cuidarla y no estaba, es muy grosera. Las amigas de mi mamá le han hablado para decirle que está haciéndole de groserías y que abusa psicológicamente de mi madre, yo aproveché el hecho de que estaba mi mamá en el hospital para limpiar toda la porquería que ha estado acumulando la señora durante muchos años. Ella dirá que la golpeé y eso no es cierto, yo le dije que se le iba a liquidar y que agarrara sus cosas”, se defendió el músico. 

Entre tanta confusión parece que ni la matriarca de la familia Pinal ha conseguido que prevalezca el respeto y la coherencia entre cada uno de sus seres queridos, o al menos que no se ventilen públicamente los eventos más tristes o dolorosos que ocurren en cada hogar al que hoy muchas familias apuntan con el dedo.

“No tenemos mucha comunicación, desgraciadamente en estos momentos debería ser al revés”, declaró Alejandra Guzmán y así queda en el aire la imposibilidad de una pronta reconciliación. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Hijo de Silvia Pinal asegura que su mamá vivía "entre ratones, hongos y basura"

La pelea entre Frida Sofía y Alejandra Guzmán se revive

Silvia Pinal asegura que está "como nueva" tras fracturarse la cadera