La nueva tendencia foodie: tomar el desayuno de cena

Te explicamos en qué consiste la moda de los desayunos nocturnos (y cómo lograr que sean saludables)

image

El

Si quieres estar a la última déjate de afters (works o whatever) y pásate el ‘brinning’. Lo más de lo más es salir a desayunar pero ¡por la noche! El ‘Brinner’ ya es algo habitual en Londres y otras capitales, pero esta nueva tendencia gastronómica que proviene de EE.UU. apenas empieza a ser conocida en nuestro país.

Los que pretendan unirse al fenómeno ‘brinner’ (palabro resultante de juntar las idem inglesas breakfast y dinner) deben saber que van a saltarse a la torera una de las reglas alimentarias más sagradas: cada alimento tiene su hora, y por noche (a partir de las 20h. para los más puristas) está prohibido consumir casi de todo.

En realidad, esta teoría es una milonga como cualquier otra porque los expertos aseguran que podemos tomar lo que queramos cuando queramos, siempre y cuando no nos excedamos en la cantidad ni en el acompañamiento (salsas y guarniciones).

Si lo piensas, el ‘Brinner’ no es algo tan raro ya que se trata de cenar lo que habitualmente se toma para el desayuno. Más concretamente: avena, cereales, muesli, fruta, yogur… Y sí, estabas en los cierto cuando pensabas que el cereal estaba desaprovechado porque con este ingrediente se pueden preparar platos divertidos, saludables y deliciosos más allá del desayuno.

image

Macedonia de frutas y huevos, una fuente de vitaminas y proteínas de alta calidad. (Foto: Getty Images)

De hecho tomarse un tazón de cereales por la noche (con leche o yogur) no es ninguna novedad, todos lo hemos hecho alguna vez. Tampoco es ningún sacrilegio culinario. Además, ¡de una vez por todas! Ni engorda ni adelgaza. Simplemente es una opción más que ahora se ha vuelto más sofisticada.

Las combinaciones son infinitas desde las clásicas tostadas con huevos revueltos a los pancakes, tortitas, crêpes, gofres, huevos rancheros, quinoa, muffins, burritos, pizza, frittata… Se te hace la boca agua, ¿verdad? Pues dile a tus papilas gustativas que no se emocionen tanto. No se trata de pegarse un banquete sino de elegir algo (básico o más elaborado) y tomar la dosis justa.

¿Qué cuál es? Una ración nunca debe desbordar el plato y… nada de enajenarse. Aplica el sentido común, ¡por dios santo! El bacon frito y la bollería azucarada no es la mejor opción ni por la mañana ni por la noche.

En el ‘Brinner’ los carbohidratos están permitidos en forma de cereales y pan (preferentemente integrales), pero ceden protagonismo a las proteínas y la fruta. Aquí tienes algunas de las opciones ofrecidas por Knöll, uno de los principales fabricantes de cereales : cóctel de avena, sopa de tomate con crutons de muesli, kebab de pollo con avena y tartar de fresa con moras y helado de avena.

image

¡Quítatelo de la cabeza! El típico desayuno inglés, el Continental, no está considerado como apto para (Foto: Getty Images)

Por mucho que el ‘Brinner’ sea tendencia, “no hay beneficios adicionales para la salud por comer de esta manera,” explica a HuffPost UK Cara Sloss, de la Asociación Dietética Británica.

“Al asegurar un equilibrio de proteínas de buena calidad (carbohidratos, frutas y verduras) se le proporciona al cuerpo todos los nutrientes vitales. Tanto da si se consumen estos alimentos en la mañana o por la noche: Esto no afectará a tu salud”, añade la experta. En cambio, tomar un ‘Brinner’ a base de fritos o dulces azucarados te dejará débil, cansado y probablemente conducirá a un aumento de peso”.

También te puede interesar:

Ni el queso ni la comida picante tienen la culpa de tus pesadillas

Un plátano al día (por la mañana y en ayunas): el truco definitivo para no engordar en verano

El gluten no es el enemigo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente