La nueva cocina: un espacio para la salud dominado por las redes sociales

La cocina de nuestros abuelos y la que tenemos nosotros se parecen como un huevo a una castaña. Vale, ambos son espacios en los que se preparan el desayuno, el almuerzo o la cena, pero las diferencias van mucho más allá del cambio en electrodomésticos… Según el informe ‘Global Kitchen: la cocina, el corazón del hogar‘, presentado por el instituto Silestone, la nueva cocina del siglo XXI es (y será) un espacio totalmente nuevo. Esta publicación, que refleja cómo se materializan en el diseño y uso de esta estancia los cambios sociales y los nuevos modos de vida del siglo XXI, se ha elaborado a partir de las opiniones de 23 expertos internacionales y de los resultados de las encuestas a ciudadanos en 9 países. Estos son sus puntos fundamentales.

La cocina pasa a ser un espacio para toda la familia. Foto: Global Kitchen.

1. Recupera la posición central en el hogar como espacio multifuncional. Un 43% de los usuarios realiza las principales comidas del día en la cocina mientras el 29% se reúne con invitados, el 11% trabaja y el 17% lleva a cabo otras tareas en ella. En el caso de España la cocina sigue siendo el sitio para comer: el desayuno en un 61% y la comida con el 33,26 %.

2. Deja de ser un espacio básicamente femenino. El 63% de las mujeres cocina habitualmente frente al 29,9% de los hombres y el 6,7% en el caso de otros miembros de la familia o externos como los empleados del hogar. Llama la atención que en nuestro país en un 67% de los casos es la mujer la que se ocupa de hacerlo, un porcentaje ligeramente superior a lo que sucede en los países anglosajones.

3. Se concibe como espacio para el cuidado de la salud y el bienestar. Un 48,9% ha cambiado los hábitos alimentarios en los últimos años; el 62% cuida más de su alimentación desde que utilizan las redes sociales para consultar información y el 31,1% cocina adecuadamente consumiendo menos alimentos precocinados. Con respecto a nuestra situación hay que señalar que un 40,74% dice comer menos alimentos procesados, una cifra que se sitúa por encima de la media de otros países.

La conciencia medioambiental entra en la cocina .Foto: Global Kitchen.

4. Hay una mayor conciencia medioambiental. El 35% separa correctamente la basura que genera; el 21,6% utiliza menos plástico; el 16% reutiliza más que hace unos años; 26,9% reduce el consume de agua y energía; el 52,2% utiliza sus propias bolsas y procura comprar productos sin envase; el 20,3% diversifica el lugar de compra para asegurar la procedencia y la calidad; el 14,5% da más importancia a la compra a granel y el 13% compra mayoritariamente en Internet. En cuanto a lo que sucede aquí, un 18% consume menos plástico –una cifra inferior a la de otros países- y el 35,9 % separa correctamente los residuos – porcentaje ligeramente superior al de otros países-.

5. Es un territorio dominado por las redes sociales por delante de la domótica y los dispositivos
inteligentes. El 54% utiliza las redes sociales como inspiración para renovar o redecorar su cocina; el 51,8% para informarse sobre recetas, nuevas dietas, alimentos y restaurantes, el 13,8% recurre a ellas para informarse sobre cómo reciclar, reutilizar y reducir residuos; el 62% cuida más de su alimentación desde que cuenta con ellas para consultar información y el 54,7% emplea el móvil para interactuar con los aparatos (electrodomésticos, luces, televisión…). En lo que respecta a España, el 61,7 % no interactúa con ninguno de estos aparatos lo que la coloca al mismo nivel que Escandinavia o Reino Unido.