Sarah Kinghorn, la `niñera viajera´ que se divierte con su trabajo

Sarah kinghorn, de 32 años, oriunda de Sydney (Australia) ha vivido y trabajado como niñera desde los 19 años. Gracias a su oficio conoce los lugares más exóticos de todo el mundo. Ella ha visitado 20 países y ha residido en hoteles siete estrellas.

 

La niñera viaja de forma gratuita y gana 100 mil dólares al año, dentro de sus tareas está el cuidar los niños de las familias ricas, su horario son extendidos: de 6 días de 24 horas (es su jornada laboral regular). Solo descansa un día por semana trabajada. En su día libre, lo dedica a conocer la cultura, museos, parques y otros lugares de interés de donde se aloja.

 

“Uno de mis lugares favoritos donde he estado es Bad al Shams Desert Resort and Spa, a una hora de Dubái, con puestas del sol fascinante, piscina con vista al desierto y lujo a cada paso”, comentó Sara Kinghorn a FEMAIL.

 

Aunque su oficio le ha permitido viajar por el mundo. También tiene una alta responsabilidad en el cuidado de los niños de las familias que la contratan, con su cuidado tiene que mantener la seguridad de los chiquillos y soportar sus berrinches.

 

“Es un trabajo de alta responsabilidad y mucho equilibrio emocional, me aseguro que los niños no pasen hambre o de que no hagan una rabieta”.

 

Esta mujer se apoya mucho en los hoteles siete estrellas donde está bajada. Por ejemplo, le permiten llamar para solicitar anticipadamente la comida a los niños, que luego de una jornada de exploración, para que ellos tengan su dispensa a tiempo.

 

La australiana aprovecha el tiempo y los espacios como huésped. Mientras tanto todos sus gastos están cubiertos por sus contratantes. Además, su calendario laboral anual sobrepasa alrededor de cuatro viajes al mundo entre una a cuatro semanas, devengando un sueldo que para muchos es atractivo.

 

La actividad está competitiva. Ella recomienda capacitarse para el servicio, “hay que sobresalir y forjar relaciones con agencias, como The Nanny colective”.  

 

Pero en está labor no todo “es color de rosas” también ha pasado momento de riesgos como: alarmas de incendio en los hoteles, visitas a salas de emergencias, planificación de fiestas durante el camino, suministros de bombas de lactancias, etc.

 

Sarah afirma que la mejor disposición para ser una niñera es “ un amor genuino por los niños”.