La "mujer biónica" que puede abrir puertas y brillar en la oscuridad con los implantes de su cuerpo

Fari Rafa
Contributor

Winter Mraz necesitaba implantes médicos después de un accidente automovilístico que la dejó al borde de la muerte. Con múltiples fracturas en todo su cuerpo, accedió a una rótula impresa en 3D, el primero de muchos procedimientos quirúrgicos a los que tuvo que ser sometida.

Pero Mraz, una ingeniera estadounidense de 31 años aficionada a la ciencia ficción, quiso llevar los implantes a otro nivel y comenzó a “perfeccionar” su cuerpo con aditamentos que, sin bien no eran necesarios, le ayudaban a deshacerse de algunas preocupaciones de la vida cotidiana.

Winter Mraz en el programa Good Mornin Britain (Good Morning Britain/Youtube)

Ahora en Liverpool, donde trabaja, la llaman la “mujer biónica” y con razón. 

Mraz puede percibir campos magnéticos con los imanes que tiene implantados en sus dedos, puede abrir la puerta de su casa con el microchip de identificación que tiene en su mano izquierda y envía tarjetas de presentación con otro en la derecha.

En entrevista con el matinal televisivo Good Morning Britain, la joven asegura que estas “actualizaciones” le ayudan también en su trabajo como ingeniera. Según dijo, trabaja con muchos equipos electrónicos y sabe “cuándo están conectados o no” con solo aproximar sus dedos.

“Ahora puedo sentir los campos electromagnéticos”, afirmó.

Mraz explicó que su primer microchip abre la puerta de su casa, como la tarjeta magnética con la que se accede a algunos edificios, mientras que el segundo implante almacena una versión computarizada de su tarjeta de negocios, que puede enviar a los teléfonos de las personas.

“Mis implantes son proactivos versus reactivos (...) En lugar de esperar hasta que me pase algo negativo y luego arreglarlo médicamente, ahora puedo deshacerme de algunas de las preocupaciones que pueda tener”, contó.

Mraz bromeó con que ahora nunca olvida las llaves de su casa. “¿Olvidé mis llaves?' No puedo olvidar mis llaves, están en mi mano”, dijo la ingeniera, que se define como “transhumana”.

Transhumanismo, una tendencia del siglo XXI

El transhumanismo parte de la necesidad de transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnologías ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades de las personas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.

En agosto de 2018, el transhumanismo fue reconocido como una de las “Cinco tendencias tecnológicas emergentes que desdibujarán la línea entre humanos y máquinas” por la consultora Gartner, que investiga las tecnologías de la información desde Stamford, Connecticut.

“Durante la próxima década, la humanidad comenzará su era ‘transhumana’: la biología puede ser hackeada (biohacking), dependiendo del estilo de vida, intereses y necesidades de salud (...) Sin embargo, quedan preguntas sobre hasta qué punto la sociedad está preparada para aceptar este tipo de aplicaciones y qué problemas éticos crean”, alertó Gartner.

Pero no todas las modificaciones de Winter Mraz son prácticas o necesarias para mejorar su rendimiento. 

La joven ingeniera también tiene dos luces LED intermitentes implantadas en sus antebrazos que brillan cuando pasa un imán sobre ellos. Una de las luces se encuentra sobre su tatuaje de la “marca tenebrosa” de Lord Voldemort y sus mortífagos, criaturas en la famosa saga de Harry Potter.

Winter alegó que se hizo estos implantes “porque son brillantes y me gustan las cosas que se iluminan”. “Esta es la marca tenebrosa de Harry Potter y en la película se ilumina, así que la mía tenía que iluminarse también”, dijo.

“Creo que decir a los demás que no deben alterar sus cuerpos y que no deben cambiarlo es una forma muy capaz de vivir. Las personas con discapacidad no tienen esa opción”, sentenció.