La madre de Geraldine Bazán probó las cámaras... y parece que ya no quiere soltarlas

Geraldine Bazán con su hija, hermano y su madre. Foto: MezcalEnt

Rosalba Ortiz, madre de Geraldine Bazán, se ha convertido en una fuente de información para la prensa de espectáculos. Al comienzo, se mostraba un tanto tímida y calculadora frente a las cámaras; pero actualmente, ya incluso opina de otros famosos y hasta les manda mensajes.

Su más reciente declaración involucró a las dos personas de las que siempre suelen preguntarle: Gabriel Soto e Irina Baeva. Pero en esta ocasión también incluyó a Maribel Guardia, lo cual generó controversia en los medios de comunicación.

“La pareja [de Gabriel] se encargó de estar haciendo violencia, bullying, y todavía lo sigue haciendo. Y él todavía está reforzando esa violencia emocional, psicológica, que la hizo durante y después. Pero ahora ya están sus textos tan estudiados y aprendidos, que digo ‘Bueno’. No estás bien orientado, querido Gabriel, no estás bien asesorado”, comentó en una reciente entrevista.

Y sobre los rumores de que Soto le había pagado viajes a su ex suegra, la mujer aclaró: “Jamás. Jamás me pagó nada, ni le permito a mi hija ni a nadie que me pague mis gastos, porque por eso tengo esta libertad de expresión”.

Sin duda, pareciera que Rosalba está ejerciendo esta libertad de expresión. Y es que luego de que Maribel Guardia opinara sobre la relación entre Irina y las hijas de Gabriel, durante esta misma entrevista, la mujer señaló:

“Es algo que no es asunto de ella. Le recuerdo que no le hubiera gustado ver a su hijo de la mano de Arleth Terán”. Recordemos que la separación entre Joan Sebastian y Maribel se dio a partir de que el compositor le fue infiel con Terán, cuando los tres participaban en la telenovela ‘Tú y yo’, en 1996.

La polémica fue retomada por la ‘opinóloga’ Carmen Salinas: “La mamá [refiriéndose a Rosalba] que la aconseje [a Geraldine]. Porque a lo mejor hasta [ella] ha sido el motivo para que este muchacho [Gabriel] se haya alejado de ahí, porque uno nunca debe meterse”, dijo.

También te puede interesar: Madre de Geraldine Bazán se lanza contra Maribel Guardia

El ojo mediático

Pero, ¿en qué momento, ante los medios, Rosalba Ortiz dejó de ser “la mamá de” para convertirse en una recurrente fuente de información? Si bien la mujer siempre ha tenido un trato amable con los medios, su exposición ante las cámaras comenzó a aumentar en 2017, cuando eran constantes los rumores de separación entre su hija Geraldine Bazán y Gabriel Soto.

En aquellos momentos, Ortiz se mostraba un tanto introvertida pero, sobre todo, prudente en sus declaraciones. Parecía que no estaba del todo acostumbrada al ojo de las cámaras.

Y cuando se anunció la separación de la pareja, los medios buscaron a Rosalba, quien siempre tenía algo que decirles. En una misma entrevista, por ejemplo, dijo cosas como “Geraldine es inquebrantable, digna hija de su madre”, “Mis nietas están hermosas, rubias y de ojos azules”, “Son temporadas que luego los hombres pasan” e incluso en aquel momento evitó hablar de Irina Baeva: “Ni al caso los comentarios de otra persona, no me interesa ni es mi asunto”.

Sin embargo, poco a poco, tanto Geraldine como Gabriel continuaron ventilando detalles de su separación, algo a lo que se sumó Rosalba. Para febrero de 2019, cuando Soto ya mostraba la relación sentimental que tenía con Irina Baeva, la mujer comenzó a subir el tono de sus declaraciones contra su ex yerno: “Gabriel ha sido muy cruel”, “Ya ni cómo ayudarte”, “[Irina] sería una horrible madrastra”.

También te puede interesar: Irina Baeva se encuentra con la madre de Geraldine Bazán

Después, se dio a conocer el breve romance que sostuvieron Geraldine y el argentino Santiago Ramundo. Y en aquel momento, incluso Ortiz se dio el tiempo para enviar mensajes a otros famosos a través de los medios. Uno de los primeros fue el actor Julián Gil, a quien criticó porque supuestamente él le dijo a Ramundo que Bazán lo engañaba.

En esa entrevista, de agosto de 2019, dio declaraciones como “[Julián] también fue a la boda [de Gabriel y Geraldine], yo ahí lo vi. Iba con un sombrerito ridículo, como siempre es él”, “No me pregunten de ese hombre, porque se me hace un patán” y hasta “[Irina] es maquiavélica”. Gil se defendió y, al día siguiente, Rosalba Ortiz hizo algo que nunca había hecho ante las cámaras: ofrecer una disculpa y llorar.

Pero poco le duró la prudencia en los medios. Para diciembre de 2019, Rosalba Ortiz ya opinaba sobre Jorge Vidente y hasta de Niurka Marcos.

Y en otra entrevista, habló de su actual relación con los medios y lo que opina su hija al respecto: “Todo lo que he dicho, lo ratifico. Obviamente, es molesto para ella que yo comente, pero también le pido que me comprenda, porque hay un compromiso de corazón con ustedes, porque ya 30 años de su carrera se lo debemos a ustedes”.

Sin duda, el escándalo que ha involucrado a Geraldine Bazán, Gabriel Soto e Irina Baeva ha dado tanto de qué hablar, sobre todo, por la sobreexposición que los tres han mostrado sobre el caso. Pero a este combo se ha sumado Rosalba Ortiz, quien con sus declaraciones pareciera que, una vez que probó las cámaras, ya no estaría tan dispuesta a soltarlas.

@braham_MV