Un vídeo de 'La Isla de las tentaciones 3' destapa las verdaderas intenciones de los pretendientes

Teresa Aranguez
·7 min de lectura

Si hay un protagonista clave en cualquier edición de La isla de las tentaciones, además de las parejas y los pretendientes, son los celos. Los hemos visto entre novios que ven peligrar su relación con coqueteos traviesos e incluso entre nuevas parejas creadas dentro de una villa, caso de Carla con Diego o Stefany con Manuel. Lo que es una novedad absoluta es la pelusa entre tentadores. La entrada de Rubén ya puso en alerta a todos, pero su inesperada puesta en escena con Lola no ha gustado nada a Carlos y, especialmente, a Lobo quien no ha parado de aullar y despotricar contra él.

La pelea de gallos no se hizo esperar y ese malestar dejó al descubierto más que nunca las verdaderas intenciones de los tentadores en República Dominicana.

Ruben en La isla de las tentaciones (Twitter/Mediaset)
Ruben en La isla de las tentaciones (Twitter/Mediaset)

Las villas tienen una pinta maravillosa. Vistas al mar Caribe, plantas exóticas en un jardín de ensueño con piscina de lujo y todas las comodidades a mano. Van a pasárselo bien y así lo demuestran. Sin embargo, hay un detalle que este año salta a la vista más que nunca, sobre todo entre los pretendientes: están allí para trabajar. Quieren tele a toda costa después de esta aventura. Tronos en MYHYV, polígrafos, Deluxes, lo que haga falta. Y para ello tienen que dar que hablar. Mucha risita y mucho cachondeo pero en esta edición se percibe con más fuerza que nunca . Por muy bonito que sea el decorado, su función es llevarse al chico o la chica siendo protagonista.

Así lo vivimos con Stefany primeramente, quien no tuvo reparo en cambiar de Manuel a Jesús de la noche a la mañana tras el rechazo descarado del primero. El caso es estar activo y currarse el concurso. Cosa que se agradece como espectador. Hasta ahora habíamos visto solidaridad entre los tentadores, hasta que llegaron Fiama y Rubén para romper todos los esquemas.

La canaria llegó, apuntó y disparó directo a Manuel. De sopetón, se llevó el premio sin importarle los cuchicheos de sus compañeras. Dejó claro que no iba a hacer amigos sino a cumplir con su cometido: tentar. Ahora le toca el turno a Rubén. Sus primeros días en la villa han estado un poco en la sombra. De ser el protagonista indiscutible de la primera edición con Fani, ha pasado a estar totalmente en un segundo plano... hasta esta semana. Desde que Rubén, todo un experto en la materia, hizo su entrada, sus competidores han estado muy alerta. Y mucho más desde su inesperado acercamiento con Lola. Parecía que tenía poco que hacer en la isla, sobre todo, desde que vieran que con Lara, su cita elegida, no tenía nada que hacer. Pero lo que nadie imaginaba es que Rubén resucitaría con la telenovela de Lola, Diego y Carlos. Las conversaciones cómplices entre los dos concursantes bajo la luz de la luna, sus abrazos y complicidad, fingida o no, no ha hecho ni pizca de gracia a nadie. El que parecía dormido ha despertado. Los corrillos de patio de colegio en la cocina, en el jardín o donde sea, poniendo a parir tanto a él como a Lola han desenmascarado a todos, especialmente a los otros pretendientes, que ven amenazadas sus dotes de ligue y protagonismo.

Desde su llegada le han hecho saber sin palabras que no es bienvenido. De hecho, la relación con él siempre ha sido algo fría y distante. Harto de los cuchicheos, Rubén dio un golpe en la mesa y por fin habló: "Aquí no somos tontos, porque yo tengo que estar pasando por aquí y hay muchas veces que se ha creado un silencio. Que yo no soy tonto. Hay veces que me sentido super incómodo, ¿qué me juzguéis? Me da igual, porque vosotros no tenéis ni puta idea de cómo soy", soltó cansado de los feos y arrinconamientos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su intervención fue justo lo que Lobo necesitaba para enfrentarse a él. No solo le dijo que no les diera la "charla", sino que le paró los pies y le soltó que el único que metía pullitas y les "estaba separando a todos" era él. Una discusión que así de primeras no tiene mayor importancia, pero que si se analiza bien esconde uno de los elementos claves de este programa: los celos entre tentadores. Aunque hasta ahora el programa se ha centrado en el Lobo conquistador loquito por Marina y cariñoso con su amiga Lucía, en este Debate ya le hemos visto asomar la patita como concursante.

Hasta ahora sabía a ciencia cierta que él era el protagonista de esta edición. Su cara de pillo y juego peligroso con la sevillana nos tiene a todos con ganas de un desenlace que no termina de llegar. Simone quedó en un segundo plano con Lola y Carlos baila a su son, así que no veía demasiada competencia a su alrededor. Pero con Rubén al acecho de Lola, Lobo and cía le han hecho un traje a medida. Mientras los nuevos mejores amigos charlaban de lo más contentos frente a la piscina, sus compañeros han sacado todo tipo de conclusiones, y no precisamente bonitas sobre el tentador y la novia de Diego.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Que Lucía reconociera que se siente "estafada" por su compañera de cama por quitarle descaradamente su cita con Carlos y negarle su juego bajo las sábanas, se puede medio entender. Lo que no venía tanto al caso fue el mosqueo morrocotudo de Lobo y Carlos con Rubén, quien simplemente está haciendo lo mismo que ellos. Si lo hacen los demás, tiene un pase; pero si lo hace Rubén, es un interesado. No, señores. Allí todos están por lo mismo y gana quién mejor use sus tácticas de conquista. Poco más que decir.

La escenita entre Lola y Rubén dio para muchos minutos de critiqueo. Aquello parecía más una pelea de gallitos que otra cosa. "¿Tú te crees que yo me voy a poner celoso?", dijo Carlos a sus 'amigos' refiriéndose al acercamiento de Lola y Rubén. Por mucho que sus palabras digan que no, sus actos demuestran todo lo contrario. Está pendiente de los movimientos de Lola, aunque más bien parece que no está dispuesto a dejar escapar la oportunidad de repetir ante las cámaras con otra cita. Ya sea con ella o con Lucía, ya que según tiren los vientos él vende una versión distinta a cada una.

El pulso con Rubén es tal que hasta el tentador de Fani en la primera edición se ha sentido vigilado. "Carlos está pendiente de mí todo el día si hablo contigo o no, no sabes lo que es eso Lola", le expresó durante su conversación. ¿Qué está pasando? Pues tan sencillo como que están concursando, ni más, ni menos. Ni Rubén quiere salir de allí como el tonto que ha ido para nada, ni Carlos quiere quedar como segundón. Esa competencia más notable que nunca deja al descubierto su función en el concurso. Van a llevarse a la chica pero, sobre todo, a dar de qué hablar para ganarse su lugar en televisión.

Y Lobo, ni digamos. Hemos pasado de verle con la testosterona a mil por Marina, a estar cabreadísimo y llamando "payaso" a Rubén por el simple hecho de acercarse a Lola. Nadie en el plató del Debate entendió mucho esa actitud de Isaac. Él tiene ya casi todo el terreno ganado con la sevillana, ¿a qué viene que se ponga celoso ahora porque esté hablando con Lola? Pues está claro, no solo es un tema de hombría, sino también de posicionamiento en el programa. "Lobo siente celos de Rubén porque ya ha vivido esta experiencia y le puede comer un poco el terreno, Les está robando protagonismo a todos", expresó Fani en una de sus intervenciones. "Esto está en la naturaleza, cuando al gorila macho le rechazan las hembras porque viene uno más chulo que él, está el Lobo muerto de envidia", bromeó Kiko Matamoros.

Pues por ahí van los tiros. Unos celos muy nuevos que no habíamos visto antes de una forma tan acentuada. Es evidente, hay hambre de televisión, de que hablen de ellos, aunque sea mal, y de más realities en sus agendas. Mientras unos no dan para mucho y pasan de puntillas por el show, otros han llegado para quedarse. Por ejemplo, Lobo que, le guste o no, es el Rubén de esta edición. El expretendiente de Fani les abrió el camino a todos los que llegaron después al convertirse en el tentador más polémico de la historia del programa. Así que, querido Lobo, lejos de criticarle, deberías de estarle agradecido y tomar buena nota de sus artimañas.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter.com/islatentaciones/