Melyssa vuelve a eclipsar el guión del debate de 'La isla de las tentaciones 3'

Teresa Aranguez
·8 min de lectura

Para los que se habían hecho ilusiones de una posible reconciliación entre Melyssa y Tom, va a ser que no. Después de un primer reencuentro en el que saltaron las chispas, la expareja volvió a verse las caras en el debate de La isla de las tentaciones 3, y lo que saltaron fueron los zascas, los de ella hacia él, para ser exactos. Por segunda semana consecutiva Melyssa se coronó como la reina absoluta por su elegancia y estilo a la hora de poner en su sitio a su ex.

No le cree ni a su sombra y así, sin despeinarse ni dejar de sonreír, desenmascaró el paripé que tienen montado el francés y su novia Sandra. ¡Porque ella lo vale!

Melyssa Pinto en 'La isla de las tentaciones 3' (Twitter/@islatentaciones)
Melyssa Pinto en 'La isla de las tentaciones 3' (Twitter/@islatentaciones)

Las intervenciones de la protagonista absoluta de La isla de las tentaciones 2 en el segundo debate se hicieron esperar un poquito. Tardó en arrancar, pero cuando llegó su turno, después de observar sigilosamente el panorama, puso a Tom de vuelta y media con un temple admirable. Teniendo en cuenta las barbaridades, comentarios y bromas sin gracia que el chaval soltó por esa boquita durante toda la gala, la chica se merece todos nuestros respetos. Estuvo de diez y eso la volvió a convertir en la reina y señora de la noche; y de Twitter, una vez más.

Y la cosa va para largo. El programa lo sabe y lo va a explotar hasta la saciedad. ¡Si hasta hubo una sección especial dedicada a ellos! Muy a lo Sálvame, Sandra Barneda hizo un inciso en su programa para dar paso a una exclusiva que decían tener y que iba a sacar de quicio a la otra Sandra. Estuvieron un buen rato con el cebo de las supuestas imágenes entre Tom y Melyssa que iban a poner el plató patas arriba. Ya no nos interesaban tanto las hogueras, esa es la verdad, queríamos ver qué era eso tan fuerte que había pasado entre bambalinas con los extortolitos.

Cómo serán los de Telecinco que incluso cuando el programa acaba ellos siguen haciendo de las suyas y buscando temas para el guión. Únicos en lo suyo. La supuesta imagen tan escandalosa no era otra cosa que una Melyssa cubriendo sus hombros con la chaqueta de Tom. Un gesto de lo más caballeroso y aparentemente inofensivo con el que pretendían encender la mecha de Sandra para que entrara en plató como un Miura. Pero no. La chica parece que ni se inmutó. Y si lo hizo, lo disimuló bien. Después de que la semana pasada le dejase en directo, ahora resulta que no pasa nada. Todo muy natural.

Pero Melyssa, que es muy cuca, le tenía una bomba a ella y al plató entero. Después de que Tom soltase con poca gracia que el abrigo lo tenía sobre sus hombros porque se “lo robó”, su ex le dijo lo más grande. “¡Me preguntaste tú si tenía frío! Pero si me preguntaste hasta que a qué hora me iba al día siguiente para tomar un café. Yo le dije que no”, primer zasca gordo de la noche. Ya antes le había soltado un par de, ‘estoy hablando, gracias’, pero lo gordo estaba por llegar. E insistimos, todo sin perder la compostura.

Ella quiso escuchar atentamente lo que la parejita supuestamente feliz tenía que decir y cuando lo hicieron, Melyssa se arremangó y empezó disparar cual metralleta fuese. "Estoy cansada de este tema. Ellos dos solo quieren televisión y no quiero que me metan en medio”, dijo contundente. “Están jugando los dos. Creo que están provocando este tipo de situaciones para meterme a mí en este lío y salir cada día en televisión. Pensé que esto es un cachondeo. Ya no sé si me ha pedido perdón de verdad”, añadió. Lo tiene claro. El romance Tom/Sandra últimamente tiene más de amor interesado en pasearse por platós que otra cosa.

Pero Melyssa no va a entrar. No lo hizo en su momento y mucho menos lo quiere hacer ahora. Y así llegaron los siguientes zascas de oro. “Tom me dejó por la televisión. Yo no quería seguir formando shows y tú sí”, le dijo sin casi pestañear. Y el chico, muy en su línea, empezó a tartamudear y ponerse rojo. No sabía que decir. Para Melyssa Tom montó todo lo que montó en la isla porque quería hacerse famoso y ganar fama y dinero sin importarle los daños colaterales.

Y así lo ha vuelto a demostrar con Sandra. La humilla, la deja en ridículo y ella, haciendo poco honor a su apellido, se pica y le pone a parir pero siempre vuelve a su lado. Todo muy raro. Por eso a Melyssa no le da ni pizca de pena. Uno, porque la considera la otra pieza clave de este supuesto montaje que se trae la pareja, y dos, porque Sandra tuvo cero compasión con ella cuando la vio sufrir en el programa y ahora le toca sufrir a ella. Llegamos al siguiente mega zasca de la noche. “A veces pienso que todo lo tienen pactado y, de hecho, creo que si Tom me fue infiel en la isla, fue por ganar tiempo en pantalla. No le voy a dar ningún consejo a Sandra ni a tener empatía con ella, porque jamás la tuvo conmigo. El karma te ha visitado”, le expresó sin apenas pestañear.

A todo esto Tom, tan tranquilo, como si estuviera viendo un partido interesantísimo de tenis. La cosa parecía que no iba con él. Y en vez de defender a su chica y sacar la cara por ella, se fue por las ramas y asumió toda la culpa. Le gusta la marcha, la tele y ese mundillo superficial. No tiene remedio, Tom se encanta y da igual que sus dos chicas estén tirándose de los pelos, él ha venido a hablar de su libro y lo demás se la repamplinfla. “No soy el novio perfecto, tengo muchos fallos, la quiero mucho y creo que lo vamos a poder arreglar y estar bien. Ella nunca me ha fallado, pero yo sí, varias veces", dijo con cero credibilidad, como siempre.

Pero entonces, ¿están o no están? Pues la cosa no está clara. Después de dejarlo en el debate anterior ellos siguieron subiendo stories en Instagram juntos como si nada para luego plantarse ante las cámaras de nuevo el pasado lunes y hablar abiertamente de lo mal que están. Pero que nadie se preocupe, que ellos ya tienen lugar donde solucionar sus problemas. Y no es la privacidad del piso que alquilaron hace poco, sino el plató de Mujeres y Hombres y Viceversa. Allí podrían verse de nuevo las caras. Nagore Robles afirmó que el programa ha ofrecido a Sandra ser tronista y ella, toda ingenua, se lo está pensando. Y, ojo, que si dijera que sí Tom podría ir de pretendiente. Ellos todavía no han respondido qué harán, pero en blanco y en botella. ¿Alguien duda de las ansias de tele que tienen ambos?

Melyssa no se equivocaba, parece que la ‘parejita feliz’ seguirá haciendo caja y explotando ‘su amor’ al máximo. Pero que no se hagan ilusiones ni piensen que pueden contar con ella. La portuguesa no quiere ser parte de ese juego sucio, una y no más. No piensa darles ni un minuto de gloria, pero zascas todos los que sean necesarios. Se vienen unos cuantos. Visto el éxito de sus encuentros en plató y el enganche del público en esta telenovela, presentimos que Tom y Melyssa seguirán reinando los debates y protagonizando momentos tensos que eclipsarán de nuevo la tercera edición.

Bueno, lo del reinado aplica más para Melyssa, que de nuevo se robó el show con sus cortes celestiales a Tom. Esta chica nos representa. Las redes volvieron a hacerle la ola y convertirla en tendencia. No podía ser de otra manera.

Atrás queda esa joven dolida y débil que no paraba de llorar por las esquinas. Se acabó. Tiene claro lo que quiere y lo que no, y Tom no entra en sus planes ni de lejos. Dicen que la venganza se sirve en bandeja fría y ella se está dando un banquete de los buenos. Y esto apenas empieza.

Más historias que te puedan interesar: