La insensible respuesta de una profesora a una alumna que perdió a su padre por el COVID-19

Por internet cunde la noción de que la profesora de finanzas de Saige Kratenstein es una persona insensible y fría, desconectada de la realidad y quizá sumida como una suerte de robot en sus números y fórmulas.
Kratenstein, de 20 años  de edad, estudia en la Universidad de Maryland y hace unos días sufrió la tragedia de que su padre falleciera por complicaciones relacionadas con el Covid-19, de acuerdo al relato de la televisora NBC News.

La muerte de su familiar, el pasado 13 de abril, fue en sí ruda, pero si se considera que en general las personas que fallecen por coronavirus lo hacen sin que sus seres queridos puedan estar con ellos, en ocasiones sin incluso poder despedirse, hace toda esa situación especialmente dolorosa.

la estudiante universitaria Saige Kratenstein (derecha) con su padre, ya fallecido, su madre y su hermana. (Facebook / Lola Kratenstein)

La joven, por ejemplo, no pudo volver a ver a su padre, que tenía 63 años, desde el 29 de marzo en que fue hospitalizado.

Para la profesora de Kratenstein, con todo, eso sería secundario.

Cuando la estudiante le pidió a la profesora unos días más para entregar un trabajo, que no podría terminar a tiempo por la muerte de su padre, recibió por respuesta, vía email, que ella debe “tratar de hacerlo a tiempo”. Y la profesora añadió que “eso sería lo mejor. Yo tengo que ser consistente con todos los estudiantes porque hay muchos que están pasando momentos difíciles”.

Kratenstein publicó esa respuesta en Twitter, y su post se hizo viral.

 

 

Eso no fue todo. Según otros emails que la profesora le envío, la insistencia en que la estudiante realizara sus actividades académicas según lo provisto fue tal que el día del funeral de su padre la profesora le señaló que entendía pero que “estamos empezando una nueva sección del curso hoy yo te recomendaría ampliamente que asistas y participes… en las reuniones de zoom  [clases vía videoconferencia]. Eso podría hacer que tu mente se aparte de las cosas [es decir, de pensar en la muerte y el funeral de su padre] y este material estará en el examen 3”.

Tanto para Kratenstein como para muchos que han leído esa correspondencia en sus tuits, las palabras de la profesora les resultaron “increíblemente insensibles”, como la propia estudiante las calificó. Otros podrían añadir términos como insolencia y crueldad.

Al final, relata la estudiante, ella dejó de insistir ante la maestra y comentó que creía que la profesora “en su mente, cree que todos están pasando un momento difícil, como ella dijo, pero yo acabo de perder a mi padre”.

El rigor académico y la disciplina de trabajo son sin duda importantes pero, puede preguntarse, ¿no podría haberse otorgado a la alumna, y a esos otros alumnos que enfrentan “momentos difíciles”, unos pocos días extra y un poco de consideración ante su tragedia?

Unos días más no habrían presumiblemente modificado sustancialmente el ritmo de esa clase de finanzas, que en sí está ya trastocada como todas las actividades de enseñanza a causa de la pandemia de Covid-19, pero en cambio la respuesta de la profesora le provocó quedar como una persona insensible, máxime cuando se considera que los profesores han de tener también como parte de sus responsabilidades y talentos el tener empatía hacia sus alumnos, tanto para enseñar mejor como para mantener comunicación con confianza, que son muy importantes para un buen aprendizaje.

Incluso la propia Universidad de Maryland, al enterarse, intervino a favor de la estudiante para que se le concedan los ajustes necesarios para cumplir con esa materia y seguir sus estudios.

De acuerdo a NBC, un vocero de la Universidad de Maryland confirmó que se apoyará a Kratenstein y se le concederá la extensión que pedía y también se le dará “servicios de apoyo para su salud mental y emocional”.

La Universidad también dijo que ofrecería a su alumna “flexibilidad y compasión en estos momentos retadores y sin precedentes”, de acuerdo a otro tuit que ella publicó.

La profesora, en cambio, no habría dicho nada al respecto públicamente y no respondió a NBC News al respecto. Pero la solidaridad y comprensión que no le llegó de su profesora, Kratenstein la recibió en cambio a creces de sus compañeros y de usuarios en las redes sociales.