La infección capilar a la que te expones por abusar del champú seco

·6 min de lectura
Los champús sólidos -en barra- se presentan como una alternativa ecológica y sostenible, y prometen limpiar tu cabello y tu cuero cabelludo sin lavarlo con agua. Pero un mal uso puede traer consecuencias como la caída o una una inflamación de los folículos pilosos conocida como 'foliculitis'. (Foto: Getty)
Los champús sólidos -en barra- se presentan como una alternativa ecológica y sostenible, y prometen limpiar tu cabello y tu cuero cabelludo sin lavarlo con agua. Pero un mal uso puede traer consecuencias como la caída o una una inflamación de los folículos pilosos conocida como 'foliculitis'. (Foto: Getty)

El champú en seco nació como un producto 'de segunda', el aliado perfecto para los viajes o el comodín para cuando no podemos lavarlos el cabello con normalidad (utilizando agua). Sin embargo, esta opción ha ido escalando posiciones hasta convertirse en un habitual en la repisa del baño. 

¿Sabías, por ejemplo, que el champú en seco es una solución para las mujeres con pelo graso, o para las que tienen flequillo? Pues sí, no vamos a negar las virtudes de este producto tan versátil, que también puede servir para aparentar tener un cabello más limpio, para dar volumen en la raíz o para texturizar medios y puntas.

Pero este artículo no va sobre los verdaderos usos del champú en seco sino de los inconvenientes que puede causar si lo usas mal porque, tal y como advierten los expertos, en exceso, el champú seco puede obstruir el cuero cabelludo y amenazar la salud capilar causando daños potenciales como degradación del color, asfixia del cuero cabelludo y hasta alopecia.

Para empezar, a pesar de que este producto tiene la palabra champu´ o ‘shampoo' en la etiqueta, realmente no lo limpia sino que más bien refresca. Para entendernos es como un prelavado que elimina la grasa más visible del cabello, pero no lo limpia en profundidad sino que lo que se busca es disimular la suciedad y aguantar un poco más antes de volver a lavarlo con un champú líquido.

Su función primaria es absorber la grasa y ofrecer estabilidad y cuerpo al cabello, pero no necesariamente lavarlo .A lo que hay que sumar, además, que es un producto que se deja y no se enjuaga, por lo que se va acumulando en el pelo. Así mismo, es importante tener en cuenta los componentes de estos productos, en especial los que vienen en aerosol ya que pueden contener sustancias que dañan tu folículo piloso. En particular, alcohol, algunos conservantes (el más conocido es el “kathon”) o las fragancias.

Así lo explica el Oscar Moreno, director de Aveda España: "Se puede usar varios días seguidos, incluso varias veces en un mismo día. Todo va a depender de la composición y de lo inocuos que sean sus ingredientes. Una fórmula sin aerosol y con un 99,8 por ciento de origen natural (con yuca y avena) es apto incluso para un cuero cabelludo sensible".

Entonces, ¿cuál es el verdadero problema? Que si priorizas el uso del champú seco y no lavas tu cabello con agua y un champú 'normal', puede producir problemas, dado que al no eliminar los restos y la suciedad podemos estar favoreciendo el crecimiento de microorganismos y con ello promover la aparición de infecciones y de inflamación como eccemas o dermatitis, pero también podría tener otras consecuencias como una infección bacteriana conocida como 'foliculitis', que a su vez, puede producir de forma secundaria caída de cabello (efluvio telogénico).

La foliculitis es una inflamación que se manifiesta, en un primer momento, como pequeños bultos rojos o espinillas alrededor de los folículos pilosos. Hay varios tipos distintos de foliculitis y niveles de gravedad. En la mayoría de los casos, la foliculitis se produce a causa de una infección de los folículos pilosos por la bacteria Staphylococcus aureus (estafilococo). La foliculitis también puede ser a causa de virus, de hongos e, incluso, de una inflamación por vellos encarnados (en la barba, por ejemplo).

Cuando la infección es leve, produce picazón, escozor e, incluso, dolor. Además, estéticamente, resulta desagradable y suele causar vergüenza y provocar ciertos complejos.

La foliculitis en el cuero cabelludo puede aparecer debido a la proliferación de hongos o bacterias, y en los casos más graves puede haber caída aguda de cabello, siendo llamada también 'foliculitis decalvante o disecante'. Este tipo de foliculitis se caracteriza además, por la aparición de bolitas rojas en el cuero cabelludo, conteniendo pus y originando dolor, ardor y picor

Los síntomas más habituales que presenta la foliculitis del cuero cabelludo son los siguientes:

  • Bultos rojos o espinillas alrededor de los folículos capilares.

  • Picazón o ardor en la piel.

  • Dolor o sensibilidad en la piel.

  • Ampollas con pus que pueden abrirse y originar costras.

  • Hinchazón y enrojecimiento de toda la zona.

Lo peor de todo es que si no se trata del modo adecuado, la infección puede extenderse y convertirse en úlceras escamosas y no curables. Dichas úlceras, a su vez, aumentan el riesgo de provocar la caída del pelo y de dejar cicatrices visibles permanentes.

No obstante, según recoge Vogue: "El champú en seco no causa la caída de cabello pero sí agrava una condición pre-existente’". Esto se debería, en parte, a la acción de algunos componente del champú en seco común, como el butano u otro tipo de almidones que se quedan en la superficie del cuero cabelludo y puede causar inflamación que resulta en la caída del cabello y exacerbación de las condiciones del cuero cabelludo.

“Aunque el producto se pulveriza sobre la raíz es inevitable que ese polvo caiga sobre el cuero cabelludo. Si se aplica con frecuencia y sin lavados entre medias se puede formar una capa que impida al cuero cabelludo oxigenarse. Entonces el folículo piloso se atrofia, el cabello deja de crecer e, incluso, podría caerse”, advierte el estilista capilar Eduardo Sánchez, de Maison Eduardo Sánchez.

Una de las maneras de prevenir esta infección es hacer un buen uso de los productos capilares, en concreto, del champú en seco y lo segundo, no usar el champú en seco más de dos días seguidos.

En este sentido los expertos en salud capilar recuerdan es igual de importante saber aplicarlo (a unos 15-30 centímetros del cabello, sobre la raíz y separando cada mechón) como lavar tu cabello después de utilizarlo para así mantener su salud y evitar otros efectos secundarios indeseables como pérdida de brillo y degradación del color, que hacen que el cabello luzca menos brillante y saludable.

Un uso puntual es la clave para evitar que un champú en seco provoque la 'asfixia' del cuero cabelludo y hasta alopecia. 

Por tanto, si bien es cierto que el champú en seco ayuda a disimular la suciedad y le da al pelo una apariencia limpia y hermosa, no aporta una buena higiene. El lavado tradicional es el que permite retirar bacterias y equilibrar el pH natural de la piel, así que nada lo sustituye. Lo ideal es utilizar el método del champú en seco entre los lavados habituales.

Pero sobre todo, como apunta la doctora Aurora Guerra, jefa de Dermatología del Hospital 12 Octubre de Madrid, lo que hay que saber antes de utilizar un champú en seco (o cualquier otro producto para el pelo) es si el cuero cabelludo esta enfermo o sano. 

Y para ello es importante acudir al dermatólogo para identificar el agente causante de la foliculitis. En caso de foliculitis causada por hongos, se puede recomendar el uso de champú antifúngico, normalmente, compuesto por 'Ketoconazol'. En los casos, de foliculitis causada por bacterias, puede ser indicado la aplicación de antibióticos como 'Eritromicina' o 'Clindamicina'.

"El cuero cabelludo enfermo necesita un champú tratamiento de la enfermedad. Desde las pediculosis a la psoriasis, desde el impétigo a la caspa, desde la infección por hongos a la dermatitis atópica, desde la foliculitis decalvante al liquen pilar, existe un largo recorrido en el que el clobetasol, los alquitranes, el piritionato de zinc, el ketoconazol, la ciclopiroxolamina, el ictiol, la niacinamida, el ácido salicílico, los alfahidroxiácidos y otros tantos principios activos formarán parte de la terapia específica de cada enfermedad. Para ello, hay que visitar al dermatólogo", concluye la experta.

Más historias que te pueden interesar:

El arma de doble filo de algunos acondicionadores para el pelo

Cuando el pelo duele: los verdaderos motivos y a quién acudir

¿Puede la grasa abdominal acabar con la alopecia?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente