La imperfección que puede acabar en depresión

Las personas con acné tienen más riesgo de sufrir problemas de autoestima y depresión debido a la angustía y las inseguridades que provocan las críticas despiadadas

La modelo Kendall Jenner asegurá que se sintió hundida por las burlas y las críticas de los demás. (Foto: Getty)

Es la top de las tops, pero tiene acné. Y se puso de manifiesto oficialmente en uno de los eventos más prestigiosos del mundo, los Golden Globe 2018. En directo no hay photoshop que valga. Allí la acribillaron a flashes y preguntas y ella se despachó a gusto. La modelo ha explicado en muchas ocasiones que, a pesar de haber deslumbrado en alfombras rojas, pasarelas y portadas de revistas del mundo entero, también es humana y… ¡tiene granos! como un montón de adolescentes, y adultos. La diferencia es que sus ‘imperfecciones’ y puntos débiles son públicos y notorios.

“Arruinó completamente mi autoestima. Ni siquiera miraba a la gente cuando hablaba con ellos y, si lo hacía, siempre me tapaba la cara con las manos”, confesó en su propia web.

Y… ¿por qué saco esto a colación ahora? Bueno, quizás parezca exagerado pero este trastorno dermatológico tiene más importancia de la que pensábamos.

Esta enfermedad crónica infecciosa  se caracteriza por la presencia de granitos o marcas en la piel que aparecen en la cara, cuello, pecho, espalda y hombros. En el 80 por ciento de los casos se da en adolescentes (suele comenzar generalmente entre los 11 o 12 años y terminar a los 21), aunque puede darse en cualquier etapa de la vida.

“Tiende a aparecer durante la adolescencia, justo la etapa en la que somos más vulnerables. Durante esos años, nos descubrimos a nosotros mismos y forjamos vínculos con las personas a nuestro alrededor, y el acné puede interferir en ese proceso. La afección no es peligrosa, pero puede hacer que los adolescentes se sientan incómodos consigo mismos. Y que tanto la imagen de uno mismo como la autoestima se vean perjudicadas”, explica Philippe Beaulieu, dermatólogo de la Roche Posay.

Sufrir acné en la adolescencia o en la edad adulta puede provocar reacciones emocionales muy intensas.(Foto: Getty)

Aunque muchos creemos que se trata de un trámite inofensivo que hay que pasar, los médicos reconocen el verdadero impacto que ejerce en la confianza y la autoestima de sus pacientes.

De hecho, multitud de estudios han demostrado que quienes padecen de acné muestran síntomas de ansiedad y depresión, así como baja autoestima. Puede incluso afectarles al rendimiento en el trabajo o en el colegio.

Ahora se ha confirmado: un estudio acaba de demostrar que las personas con acné tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar depresión mayor. Publicado en ‘British Journal of Dermatology’, el trabajo incluye datos de ‘The Health Improvement Network’ (THIN) (1986-2012), una gran base de datos de atención primaria en Reino Unido.

Para descubrir el impacto de este problema dermatológico se hizo un seguimiento durante 15 años a 134,427 hombres y mujeres con acné y un grupo control de 1,731,608 personas sin acné que tenían entre 7 y 50 años de edad.

Los investigadores encontraron que el riesgo de depresión mayor era más alto dentro del primer año desde el diagnóstico de acné, un riesgo un 63 por ciento mayor en comparación con las personas sin acné, y disminuyó a partir de entonces.

Nunca debes hacer esto, pellizcarse los granitos puede generar cicatrices. (Foto: AFP Relax News)

Incluso se descubrió, después de controlar otras variables como consumo de tabaco, sobrepeso y nivel socioeconómico, que el riesgo de depresión se mantenía hasta 5 años después del diagnóstico dermatológico.

Los resultados indican que es fundamental que los médicos controlen los síntomas del estado de ánimo en pacientes con acné e inicien un tratamiento rápido para la depresión o soliciten la consulta de un psiquiatra cuando sea necesario.

Para muchos parece una situación temporal, pero el acné puede tener implicaciones importantes en la salud mental de quienes lo padecen. Además de por la edad y los cambios hormonales, puede aparecer por los altos niveles de estrés que los adultos padecemos a medidad que envejecemos, a los factores ambientales como la contaminación, al uso de productos equivocados y a la genética.

“Es más que una imperfección en la piel: puede causar importantes problemas de salud mental y debe tomarse en serio” subraya la autora principal, la doctora Isabelle Vallerand, de la Universidad de Calgary, en Canadá.

Utiliza limpiadores con un pH equilibrado, sin jabón e hidratantes sin aceites (Foto: Woman.es)

Por eso es importante mantener los cuidados y seguir el tratamiento recomendado, ya que las opciones de padecer depresión son altas. Esto es lo que tienes que hacer si sufres un brote de acné:

  1. Visitar al dermatólogo para que diagnostique el problema y te ayude a dar con la causa para poder tratarlo.
  2. Extremar la limpieza de la piel con productos exfoliantes adecuados que contengan retinol, ácido glicólico y salicílico. También puedes aplicar mascarillas para limpiar los poros y seguir un tratamiento antipuntos negros pero ¡sin alcohol!
  3. Modificar la alimentación eliminando aquellos alimentos y bebidas que empeoren el problema, empezando por las grasas y el chocolate.
  4. Evitar la exposición al sol.
  5. Controlar los niveles de ansiedad.

También te puede interesar:

¿Reconoces estas erupciones en la piel?

La terapia definitiva para acabar con los problemas de acné

Los ‘bad boys’ de la alimentación actual