Nadie quería a Luke Perry en Sensación de vivir: su éxito juvenil fue gracias a una sola persona

Por Paula Olvera.- Seguro que cuando escuchas el nombre de Luke Perry lo asocias rápidamente con su trabajo como Dylan McKay en la célebre serie Beverly Hills, 90210 (titulada en España como Sensación de vivir). Sin embargo, no todos los fanáticos sabrán cómo llegó a ejercer este rol que le catapultó a la fama y a las carpetas de las adolescentes de todo el mundo.

El actor estadounidense de 52 años se mantuvo en Sensación de vivir durante 200 episodios redondos, desde 1990 hasta 1995, cuando abandonó la producción en su intento (fallido) de prosperar como intérprete, y regresó más tarde desde 1998 hasta el año 2000. Sin duda, este fue el proyecto interpretativo que marcó su trayectoria televisiva ya que anteriormente apenas había asomado la cabeza en la pequeña pantalla. Lo cierto es que, desde que decidió probar suerte como actor, realizó muchos castings pero pocos trabajos llegaron, entre ellos su papel de Kenny durante 10 episodios en Another World.

Luke Perry (©FOX)

A raíz del anuncio del reboot de la mítica serie, que ha puesto en negociaciones a productores de Netflix, Amazon y Hulu, conviene echar la vista atrás para recordar los rumores que asocian a Luke Perry con una apuesta directa del productor de Sensación de vivir. Se cuenta que el legendario Aaron Spelling tuvo que pagarle el salario de su bolsillo durante un tiempo porque los demás productores de la cadena FOX no veían su fichaje con buenos ojos. De hecho, acudió a la audición para el papel de Steve Sanders -el chico millonario y caprichoso que intepretó Ian Ziering- pero recibió un “no” como una catedral.

Lo sorprendente es que, por aquel entonces, el afamado intérprete trabajaba como obrero de la construcción. Así que no cabe duda que, cuando llegó a sus manos este papel, la carrera de Luke Perry dio un giro de 180 grados. Ahora que sabemos que fue gracias a la apuesta personal de Aaron Spelling, quien acabó convenciendo al equipo de que encajaba perfectamente en el papel de chico malo, alucino con el poco acierto de los demás productores ya que Luke Perry acabó siendo uno de los actores de más peso en la serie. Su aspecto de chico rebelde, pero de buen corazón, que vive un trío amoroso entre la hermana de su mejor amigo, Brenda Walsh (Shannen Doherty) y la novia de este, Kelly Taylor (Jennie Garth), fue el tema principal de varias temporadas de la serie, colocándolo como uno de los grandes protagonistas.

Y es que si hubiera dependido únicamente de FOX, el actor habría estado fuera de la serie después de su arco inicial de dos episodios. Afortunadamente para él, una vez que vio la actuación del intérprete en el primer episodio, Aaron Spelling quedó impresionado e intentó convencer al resto del equipo de que si no cerraban un acuerdo acabarían perdiendo el fichaje estrella de Sensación de vivir. Pero no fue fácil. Spelling, sin desanimarse, habló con el jefe de FOX, Barry Diller, quien le dijo que no podía obligar a su gente a pagarle a un actor que no les gustaba, y le sugirió que fuera él quien se hiciera cargo del coste si tanto quería a Perry en la historia. Y así hizo, de su bolsillo, durante las primeras dos temporadas que dieron sus frutos puesto que FOX comenzó a pagar a Luke Perry a partir de la tercera.

Luke Perry, Shannen Doherty, Jennie Garth y Jason Priestley (Fox)

No hay que juzgar esta apuesta personal de Aaron Spelling aunque no hubiese salido bien, ya que Tori Spelling también se la jugó por dos actores. Ella fue quien convenció a su padre para que Shannen Doherty y Jason Priestley estuvieran en la serie y comenzaran sus carreras en el mundo de la interpretación.

Es por esto que, tras tener a tantas personas apostando por ellos, resulta sorprendente que Luke Perry todavía no haya confirmado su presencia en el reboot de Sensación de vivir, como tampoco lo ha hecho Shannen Doherty. Aunque, si lo pensamos bien, la continuación de la historia, tras el spin-off Melrose Place y 90210, ha puesto sobre la mesa numerosos trapos sucios que hasta ahora permanecían enterrados en el set de rodaje. En los últimos años hemos sabido del complicado carácter de Shannen Doherty que tuvo como resultado su sustitución en la trama por Tiffani Amber-Thiessen. Además el productor alejó por todos los medios a la actriz de su hija que encarnaba a Donna Martin.

Aunque Luke Perry podría ser la ausencia más destacada en el regreso de Sensación de vivir, al menos podemos consolarnos con que, a finales de 2018, los actores Jennie Garth, Tori Spelling, Ian Ziering y Brian Austin Green fueron vistos tomando un café en un bulevar de Los Ángeles. Es decir que el regreso de la serie está cada vez más cerca justo cuando está a punto de cumplirse el trigésimo aniversario desde su estreno.

Ahora que yo creo que, aunque el último gran trabajo televisivo de Luke Perry es Riverdale, la serie de The CW en la que interpreta al padre de Archie Fred Andrews, la puesta en marcha del reboot de Sensación de vivir podría ser su última oportunidad para demostrar que fue mucho más que un fichaje a dedo de Aaron Spelling.

Y tú, ¿consideras que la historia detrás de su fichaje es una leyenda urbana o una realidad?

Para seguir leyendo:
Sensación de vivir regresará en forma de falso documental
¡Atención! La serie Sensación de vivir podría regresar a la pantalla casi 30 años después de su estreno