La historia de Ted Bundy: ¿qué ver primero, el documental o la película de Zac Efron?

Ante el furor del docu crimen, ese subgénero entre documental y serie centrado en casos reales de asesinos en serie, casos nunca resueltos o juicios erróneos, no es de extrañar que en apenas unos meses tengamos otra historia de Ted Bundy. Tras el éxito de Conversations with a killer: the Ted Bundy tapes, que narra en cuatro episodios los terribles asesinatos cometidos por uno de los asesinos en serie más temidos de EEUU y su confesión poco antes de morir en la silla eléctrica, ahora llega la película con Zac Efron como protagonista.

Autor: Brian Douglas; Fuente: Netflix

Se trata de Extremadamente cruel, malvado y perverso (Extremely Wicked, Shockingly Evil, and Vile) que relata en poco menos de dos horas la misma historia de este hombre que cometió 30 asesinatos -que se conozcan- en cuatro años, pero desde la perspectiva de la novia del asesino, Liz Kendall (Lily Collins).

Joe Belinger se quedó tan empapado de información que no solo le bastó con dirigir y producir Conversations with a killer, que también decidió saltar al mundo del largometraje al poco de terminar el documental. Especializado en las series documentales sobre casos criminales, Belinger basó su versión interpretada por Zac Efron en el libro que escribió la propia Elizabeth para contarnos un lado de los hechos que complementa todo lo que vimos en la docu serie estrenada unos meses antes.

Si ya has visto Conversations with a killer y te preguntas si merece la pena dedicar otras dos horas a la misma historia; o si no has visto ninguna y quieres saber cuál ver primero o únicamente, aquí te damos la respuesta.

Autor: Brian Douglas; Fuente: Netflix

Para empezar, son muy diferentes. Conversations with a killer es un documental dividido en cuatro episodios que hiela la sangre con una minuciosa explicación de los detalles y asesinatos de Bundy, pero aún más porque es la voz del propio Ted Bundy la que guía la “conversación” al utilizar la grabación de varias entrevistas confesas antes de su muerte cuando un periodista le prometió escribir su biografía. No dejó huellas dactilares en ninguna escena del crimen y durante décadas nunca aceptó los cargos en su contra. Fue recién antes de morir que confesó, creyendo que así se libraría de la muerte.

Al contar con más tiempo, el documental se permite jugar más con los detalles y anécdotas, puede ser más específico con el orden cronológico, tanto de los asesinatos como de sus huidas de prisión y sus juicios, en donde se defendía a sí mismo y, sobre todo, se enfoca en demostrar la brutalidad que había detrás de un monstruo escondido tras una fachada carismática y guapísima. Como les contaba en mi crítica de este documental, cada revelación hiela la sangre y oírlo con su voz es aun más petrificante.

[Tras ver la serie de Ted Bundy, agradezco no estar soltera]

Mientras que Extremely Wicked, Shockingly Evil, and Vile va de otro palo completamente diferente. Si bien se vende como una versión contada desde la perspectiva de Elizabeth, la película se divide más bien en los dos pero falla en enseñarnos la brutalidad de la que era capaz Ted Bundy. Es cierto que Zac Efron se entrega al máximo para romper su estereotipo de rompecorazones, convirtiéndose en un ser capaz de las mayores atrocidades. Tan solo con una mirada consigue hacernos creer que sería capaz. Su actuación bien podría calificarse como su primera actuación seria de su carrera (ya era hora) y lo consigue con creces. Pero la película se centra demasiado en el dolor y la confusión de una novia que no quiere creer la verdad, en explicar la verdad en sí misma con detalle.

Imagen de Conversations with a killer: the Ted Bundy tapes (Crédito: Netflix)

Oímos por televisión, en el juicio y vemos en recortes de periódicos esparcidos en escenas algunas de las atrocidades cometidas por Bundy, pero no se detallan con el mismo cuidado que lo hace el documental haciéndonos ver, por ende, la naturaleza animal detrás del asesino. Es con la actuación de Efron que interpretamos la realidad.

¿Entonces cuál ver? Si aún no has visto Conversations with a killer: the Ted Bundy tapes te recomiendo que empieces con él. El documental te pondrá en situación y te llenará de detalles necesarios para ver la película con la mente completa de información. En cambio, si ves la película te quedarán varios cabos sueltos que te obligarán a ver el documental para comprenderlo mucho mejor. Mientras que Conversations with a killer no necesita de la película para completar su arco narrativo.

Sin embargo, es cierto que una completa la otra, ya que el documental desvela muy pocos detalles de Elizabeth, un personaje que crea mucha curiosidad al conocer que pasó años a su lado sin sospechar lo que su pareja hacía a escondidas. Si tienes tiempo y te gusta el género, te recomiendo que veas las dos propuestas. ¡Pero claro, si eres fan de Zac Efron no voy a hacerte cambiar de idea!


Para seguir leyendo:
‘Mercury 13’, las valientes que soñaron con alcanzar las estrellas pero nunca pudieron solo por ser mujeres
Nuestro Planeta, el épico documental que muestra toda la verdad sobre el cambio climático
Tras ver la serie de Ted Bundy, agradezco no estar soltera
‘Hush’, la película de terror que no te puedes perder si te gustó ‘A ciegas’ y ‘Un lugar tranquilo’