La historia de dos parques: disfrutar del sol en el rico Manhattan, distanciamiento social bajo vigilancia policial en el Bronx

El fin de semana pasado miles de neoyorquinos acudieron en masa a los parques de los cinco distritos de la ciudad para disfrutar del clima soleado de primavera y temperaturas que rondaban los 21 °C. Aunque aún se encuentran en plena pandemia mundial de coronavirus, muchos residentes de la ciudad salieron a hacer ejercicio, reunirse con sus amigos o pasar un rato con familiares que no veían desde hacía semanas. El alcalde Bill de Blasio incluso elogió a los neoyorquinos por mantener una distancia social adecuada al aire libre. “Aquí la verdadera historia es que los neoyorquinos se han comportado bien”, dijo el domingo. “La gran mayoría de los neoyorquinos realmente han aceptado el reto”.

Pero no todas las zonas de la ciudad estaban disfrutando por igual de esa tregua. A diferencia del Central Park de Manhattan, el Prospect Park de Brooklyn y el Domino Park a lo largo del río Este en Williamsburg, los parques del Bronx estaban menos ocupados. El bloguero Ed García Conde, quien gestiona la página de Instagram Welcome2TheBronx, publicó una imagen de una camioneta de la policía patrullando en el Parque de Santa María en el sur del Bronx el 2 de mayo, donde los policías se aseguraron de que los visitantes cumplieran el distanciamiento social. “Este es el parque más grande del sur del Bronx y generalmente está lleno”, escribió Conde al pie de la foto. “Pero ayer estuvo relativamente vacío a pesar del clima cálido”.

Esa imagen marcaba un claro contraste con la foto viral que Conde tomó el 2 de mayo en la que se apreciaba el embarcadero de Christopher Street Pier, en el extremo de Greenwich Village, repleto de neoyorquinos disfrutando del sol, muy cerca unos de otros y sin usar mascarillas. Y no se veía ningún policía, según Conde. En otra imagen que Conde tomó en ese mismo parque el 3 de mayo, un oficial ofrecía mascarillas tranquilamente a los visitantes.

El bloguero Ed García Conde tomó fotos el 2 de mayo que muestran diferencias en la manera en que la policía de Nueva York está aplicando las medidas de distanciamiento social. A la izquierda se puede ver el embarcadero de Christopher Street, en un extremo de Greenwich Village, sin policías a la vista. La otra muestra una camioneta de la policía patrullando el Parque de Santa María en el Bronx. (Ed García Conde/Yahoo Noticias)

“Creo que la fuerza policial piensa que debe vigilar a los afroamericanos”, le dijo Conde en una entrevista a Yahoo Noticias. “Necesitamos que nos digan qué hacer”.

Parecen dos ciudades diferentes: residentes de vecindarios ricos y en su mayoría blancos que disfrutan del clima cálido y reciben mascarillas de manos de oficiales amigables, mientras que los vehículos de policía patrullan parques en las comunidades de mayoría latina y afroamericana del Bronx, una advertencia implícita a los residentes para que no disfruten demasiado del clima cálido.

“Me resultó muy inquietante”, reconoció Conde. “Es evidente. Solo la audacia, el privilegio que estas personas exhibían en el muelle cuando casi 20 000 personas han muerto en la ciudad de Nueva York solo por esto. Somos el epicentro. Pero no me sorprende porque sabemos que Manhattan y el Bronx son una fábula de dos ciudades”.

La semana pasada se produjo un escándalo después de que De Blasio separara la multitud que se reunió en Williamsburg, Brooklyn, para realizar el funeral de un rabino y amenazó con realizar arrestos. Acusó a “la comunidad judía” y los líderes religiosos lo acusaron a su vez de antisemitismo por sus comentarios. Más tarde se disculpó por su retórica hiriente, pero sostuvo que “no se arrepiente de señalar ese peligro y decir que vamos a contener esos comportamientos de manera muy agresiva”.

La policía de Nueva York no ha anunciado reglas específicas que el público general deba cumplir para mantener el distanciamiento social. La oficina de De Blasio no respondió a la solicitud de comentarios de Yahoo Noticias. Yahoo también contactó a la policía de Nueva York para que explicara las supuestas diferencias policiales y recibió esta declaración: “Estamos absolutamente comprometidos con la transparencia. Anticipamos la publicación de información bastante detallada incluso a nivel de distrito y probablemente por los diferentes parques”.

Neoyorquinos en el Prospect Park de Brooklyn el 2 de mayo (Yana Paskova/Getty Images)

El 2 de mayo la ciudad de Nueva York comenzó a distribuir 7,5 millones de mascarillas a los residentes y piensa seguir con ese plan durante varias semanas. Pero hasta el martes algunas comunidades habían quedado notablemente excluidas de la repartición, entre ellas algunas zonas del sur de Brooklyn, East Bronx y Queens. En esas comunidades se encuentran algunas de las zonas más golpeadas por la pandemia de coronavirus en la ciudad. Los legisladores de Brooklyn criticaron a la oficina de Blasio por excluir áreas de la distribución de mascarillas.

“Esta omisión evidente deja fuera y sin acceso a mascarillas protectoras a más de un millón de habitantes del sur de Brooklyn, incluidos muchos trabajadores esenciales, personas de la tercera edad, personas que no hablan inglés, personas de alto riesgo para su salud y residentes de NYCHA (Autoridad de la Vivienda de la Ciudad de Nueva York)”, escribió el representante Jerry Nadler, un demócrata que representa zonas de Manhattan y Brooklyn, y el presidente del distrito de Brooklyn Eric Adams, junto con otros 15 funcionarios electos. “Mientras la ciudad pida que todos usen mascarilla como parte de los protocolos de distanciamiento social, debe asegurarse de hacer todos los esfuerzos posibles para proporcionar acceso a esas mascarillas a todos los neoyorquinos, no solo a unos pocos”.

El defensor público de la ciudad de Nueva York, Jumaane Williams, sostuvo el lunes una entrevista virtual y dijo que quiere saber por código postal y datos demográficos dónde se entregaron las mascarillas porque no las ve en su comunidad.

“En este punto, creo que no están enviando información a propósito porque va a mostrar lo que todos sabemos: las fuerzas del orden han estado controlando las comunidades afroamericanas, a pesar de que vemos fotos y vídeos de personas de todas las comunidades que no se cumplen el distanciamiento social”, dijo Williams. “No deberíamos tener un estilo de vigilancia para una comunidad y aplicar uno diferente para otra”.

En respuesta, el comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, Dermot Shea, dijo que planeaba divulgar esta información por distritos, y posiblemente incluso por parques, pero que estaba “trabajando en la legalidad”.

La oficina de De Blasio dijo que la distribución de mascarillas llegará al sur de Brooklyn el miércoles, aunque las fechas para otros barrios todavía no se han especificado.

“Queremos dar una mascarilla a todos los neoyorquinos que la necesiten”, dijo la portavoz de De Blasio, Jane Meyer, en un comunicado. “El lanzamiento de la iniciativa de distribución de mascarillas en los parques fue exitoso y sigue creciendo”.

Un oficial de policía de Nueva York en Brooklyn usando una mascarilla protectora el 29 de abril. (Erik McGregor/LightRocket vía Getty Images)

El activista Shaun King calificó la diferencia en la aplicación policial y la distribución de mascarillas como la muestra máxima del “privilegio blanco”. “El privilegio blanco es otra cosa”, escribió en un pie de foto en Instagram. “En los espacios de los blancos, la policía de Nueva York usa guantes y mascarillas y reparte guantes y mascarillas de manera delicada y cordial. En las comunidades afroamericanas a 2 millas de distancia, la policía no usa mascarillas ni guantes, tampoco los reparte, y está aplastando la vida de los afroamericanos por no aplicar el distanciamiento social”.

King se refirió a un vídeo publicado en las redes sociales durante el fin de semana en el que aparece un oficial de policía de Nueva York en el East Village en Manhattan usando un táser y golpeando repetidamente a un afroamericano, para luego arrodillarse sobre su cabeza. Y todo por no mantener la distancia social durante otro arresto en curso.

La concejala de la ciudad, Carlina Rivera, que representa a East Village, criticó las acciones del oficial.

“Hemos exigido una investigación por un uso excesivo de la fuerza”, tuiteó. “Independientemente de lo que sucedió antes del vídeo, ¿qué justifica esa ira? ¿Dónde están las tácticas de profesionalidad y desescalada que podríamos esperar? Haremos que estos oficiales se responsabilicen por lo que hicieron”.

El Comisionado Shea dijo que cada caso de incumplimiento del distanciamiento social se está revisando individualmente. “Aquí el común denominador comienza con una falta de cumplimiento”, dijo. “El respeto es una calle de doble sentido”.

Shea dijo que la policía de Nueva York está reevaluando sus políticas y procedimientos para la aplicación del distanciamiento social.

“Veremos qué salió bien y en qué áreas se ha producido hacinamiento”, dijo el lunes. “Haremos ajustes, tanto en la implementación como en la mensajería”.

Oficiales del Departamento de Policía de Nueva York en McCarren Park en Williamsburg, Brooklyn, el 28 de abril. (Jared Siskin/Getty Images)

No todos creen que la policía debe ser responsable de hacer cumplir el distanciamiento social. El presidente de la Asociación de Beneficencia de la Policía, Patrick Lynch, emitió un comunicado el lunes en el que se leía: “La policía de Nueva York necesita dejar fuera a sus policías del negocio de la aplicación del distanciamiento social”.

“Los cobardes que dirigen esta ciudad no nos han dado más que pautas vagas y mensajes confusos, dejando a los policías en las esquinas de las calles para que se valgan por sí mismos”, prosiguió la declaración. “Nadie tiene derecho a interferir con una acción policial. Pero ahora ha llegado la inevitable reacción y nos han vuelto a arrojar debajo del autobús”.

Entre mensajes mixtos, pautas vagas y enfoques variados para la aplicación de las medidas en la ciudad de Nueva York, muchos ven fuertes contradicciones en la gestión del distanciamiento social de la policía de Nueva York.

Conde dijo que el abuso debe terminar. “Dada la historia anterior de brutalidad policial contra los afroamericanos, realmente no deberían ser quienes impongan el distanciamiento social”, apuntó. “Por un lado, lo entiendo. Son una fuerza intimidante, por lo que la gente piensa que tal vez eso ayude. Pero todos están nerviosos... Necesitamos terminar con este abuso que sigue sucediendo”.

Marquise Francis