La gente (especialmente los hombres) con cara redonda es más fogosa e infiel

El deseo sexual y la infidelidad se reflejan ¡en la cara! Para ser más exactos, en la forma del rostro. De modo que mirando a una persona se podrían adivinar ciertas actitudes, comportamientos y rasgos de personalidad

¡Ajá! Ahora lo entendemos todo Leonardo. Según esta curiosa investigación, las características faciales pueden transmitir información importante sobre las motivaciones sexuales humanas.

Este increíble descubrimiento podría facilitar mucho la toma de decisiones después de una primera cita porque a pesar de lo que tu ‘futurible’ haga o diga, hay un (nuevo) dato irrefutable y es que… si tiene un rostro redondo y ancho, te la va a pegar.

¡Tal cual! Lo dice un grupo de investigadores, que ha dado con la fórmula exacta que permite asociar la vida sexual con la forma del rostro. Es más, sólo con mirarle podrás descubrir su apetito sexual y si es infiel.

Para entender la relación que este estudio, publicado en Archives of Sexual Behavior, establece entre la cara y las preferencias sexuales, debes saber qué es el índice FWHR, la medida del ancho y el largo de la cara. El ancho se mide por la parte más amplia de la cara, mientras que el largo se mide desde la parte de arriba de las cejas hasta el labio superior.

Aunque hay que puntualizar que, con la edad, el rostro tiende a engrandarse y hacerse más marcado, este trabajo -desarrollado por expertos de la Universidad de Nipissing en Ontario (Canadá)- revela que el tamaño y la forma de la cara pueden predecir el deseo sexual y la probabilidad de engañar a la pareja.

En concreto, los investigadores aseguran aquellos que tienen un rostro redondo y ancho serían los menos indicados para mantener un relación estable. Además, son personas más abiertas a tener relaciones sexuales casuales y podrían plantearse ser infieles a su respectiva pareja, aunque esto último solo fue asociado a los resultados en los varones.

Para poder afirmar tal cosa, que el índice FWHR predice una serie de características psicológicas y de comportamiento, el grupo de expertos ha llevado a cabo dos pruebas para comprobar si este dato también está vinculado con el deseo sexual, las preferencias y las intenciones de ser infieles.

¡Mírale, mírale bien! Los científicos canadienses aseguran que los hombres con caras más anchas y cortas tienen mayor deseo de tener relaciones íntimas, por lo tanto tienden a engañar más que los que posen caras largas y estrechas.

En la primera, examinaron a 145 estudiantes universitarios de ascendencia caucásica (el 48 por cieno eran hombres) que mantenían una relación sentimental heterosexual en el momento del estudio. Cumplimentaron diversos cuestionarios acerca de su comportamiento sexual y su deseo sexual y se realizaron fotografías de su rostro. También se tomaron medidas de las proporciones de su cara para obtener el índice FWHR (high facial width-to-height ratio), una medida del ancho y largo de la cara.

En la segunda prueba del segundo estudio la muestra fue mayor (314 participantes), para ver si podrían replicar los hallazgos en una muestra más amplia, añadiendo preguntas sobre su orientación sexual, las posibilidades de considerar infieles a sus parejas y la orientación sociosexual (inclinación personal hacia el sexo casual).

Los resultados indicaron que las personas con un FWHR alto, es decir con caras redondas o anchas, son más propensos a la infidelidad y tienen mayor deseo sexual que las personas con caras más pequeñas o alargadas. También se sienten más cómodos con la idea de mantener sexo casual.

“Estos hallazgos sugieren que las características faciales pueden transmitir información importante sobre las motivaciones sexuales humanas”, explica Steven ARnocky, profesor asociado de psicología de la universidad y líder del estudio.

Más allá de la morfolofía facial, en el comportamiento sexual infuyen factores como los valores que nos han transmitido los padres, las creencias conservadoras o la pasividad sexual.

El estudio también mostró que los hombres con cara mas  ancha no veían tan mal el sexo sin compromiso, y que estos rasgos estaban asociados a su actitud liberal ante la idea de engañar a su pareja. Pero, ¡cuidado! En la investigación también se explica que esta relación que hay entre el FWHR y el comportamiento agresivo se ha descubierto en los hombres, pero no en las mujeres.

“Esto no implica que no exista la posibilidad de que haya una relación en otro tipo de comportamientos de las mujeres que se vean reflejados en sus rostros”, apuntan los autores.

Si bien este trabajo no demostró el porqué de esta asociación, sugieren que puede deberse a la “testosterona circulante” en el cuerpo.

Y es que esta hormona masculina juega un papel muy importante en el desarrollo y las diferentes etapas de crecimiento de los hombres, y también determina los impulsos, deseos y actitudes que estos tengan en la intimidad.

En fin, tú decides si le das bola o no a este estudio y te arriesgas pero sea como sea, el dato está ahí, no hace falta que le sometas al tercer grado ni que psicoanalices todo lo que hace o dice, basta con mirarle a la cara para saber cómo de tranquila o turbulenta será vuestra relación.

También te puede interesar:

Cuando crees que está por tí pero en realidad te hace ‘Benching’

Si pasa este test podría ser el hombre ideal (descartando perfiles tóxicos)