Lo que la fama le ha robado a Kiko Hernández

Kiko Hernández ansía volver a amar cómo lo hacía siendo anónimo (Telecinco vía Twitter)
Kiko Hernández ansía volver a amar cómo lo hacía siendo anónimo (Telecinco vía Twitter)

Kiko Hernández tiene un gran anhelo y no es cualquier cosa sino que es algo que muchos de nosotros hacemos a diario porque, sencillamente, no somos famosos a nivel nacional.

Cuando conocimos a Kiko era un joven que trabajaba en una inmobiliaria y se presentó a ‘Gran Hermano 2’ sin poderse imaginar cuánto le cambiaría eso la vida. En muchos sentidos como el dinero, el trabajo o los privilegios que conlleva su fama actual seguro que Kiko no daría marcha atrás si pudiera, sin embargo, en un aspecto importante de su vida sí lo haría, ese aspecto es el amor.

Kiko entró a la famosa casa de Guadalix de la Sierra y allí derrochaba naturalidad, los fans del programa nos divertimos con su carisma, sus trastadas y también con su espontánea historia de amor junto a Patricia Ledesma.

Vale, esa historia acabó como el rosario de la aurora, con Kiko y Patricia poniéndose verdes y discutiendo por los platós de aquella época y, como no, la mítica suegra Encarni metiendo baza como la que más.

Pero aunque el amor se volvió desamor, Kiko lo vivió todo sin miedo, intensamente y siendo fiel a sus sentimientos. Hoy en día de ese Kiko no queda ni rastro y eso, como es natural, le duele. Su nivel de fama actual con su larga trayectoria televisiva y lo privada que siempre ha querido mantener su vida sentimental han hecho que Hernández no sea capaz de amar libremente.

Él siempre había sido el intocable de ‘Sálvame’ a la hora de enseñar sus relaciones o presuntos romances pero hace unas semanas que el programa pone el foco en Fran Antón, quien Kiko ha asegurado que es solo un amigo.

Sus viajes juntos, escapadas con sus hijas etc. han dado lugar a rumores de posible relación y esto Kiko lo lleva fatal. Sin embargo, ayer día 27 de octubre ocurrió en el programa algo sin precedentes y que incluso da cierta esperanza.

Kiko se abrió en canal con Jorge Javier Vázquez y, en tono sosegado, le confesó algo: “Me gustaría volver a sentir y a vivir el amor como lo hacía antes”. Eso es lo que la fama le ha robado. Actualmente, según explicó, está lleno de corazas, no le gusta hablar de sí mismo y se ha vuelto “frío y calculador” cosa que casa poco con esto del amor y la pasión.

La conversación terminó del modo más inesperado, Kiko le dio un ‘pico’ a Jorge pero el catalán huía bromeando sobre que Hernández había abierto la boca para darle un beso con lengua. Así, entre risas, Kiko cogió a su amigo y compañero y acabaron dándose ese beso intenso ante las cámaras.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La situación es inaudita tratándose de Kiko y su blindada vida emocional. Este beso le ha desinhibido y yo creo que incluso supone un alivio para él, para intentar no darle tanta importancia a las informaciones que salgan sobre sus parejas, que tampoco le importe si se dice que es gay o bisexual, sencillamente, que sea feliz, que lo viva libremente y que se deje enamorar.

El precio que pagan los famosos es muy alto y es que cuando llegas a ese nivel de exposición mediática es casi imposible mantener tu burbuja privada sin que salgan a la luz tus amoríos pero, si al final el personaje le da naturalidad, el ‘boom’ pasa y la celebridad sigue haciendo su vida de un modo menos tenso y mucho más espontáneo cosa que, creo, Kiko necesita desesperadamente y ojalá logre gestionarlo para poder disfrutar de nuevo de las mieles del amor sin control.

Te puede interesar...