La etapa más dura de Gloria Camila: de la depresión a los problemas con el alcohol

Apenas tiene 24 años, pero Gloria Camila Ortega ha tenido que madurar a marchas forzadas. Con solo 13 años perdía a su madre, Rocío Jurado, y unos años después tenía que ver cómo su padre ingresaba en prisión tras sufrir un accidente en el que fallecía el conductor de otro vehículo. Además, la joven no se habla con su hermana mayor, Rocío Carrasco, prácticamente desde la muerte de su madre y su hermano, José Fernando ha vivido unos años delicados por sus adicciones de las que aún hoy se recupera en un centro de desintoxicación y problemas con la justicia.

Gloria Camila junto a su padre Ortega Cano (Photo by David Carbajo/Getty Images)

Aunque siempre la vemos esbozar una tímida sonrisa y en sus redes sociales muestra su mejor cara, lo cierto es que Gloria Ca no ha pasado sus mejores años. En 2018 confesaba en su videoblog en Mtmad que había sufrido depresión cuando tenía 18 años. “En las redes sociales solo mostramos lo bonito, pero todos somos humanos,todos tenemos días tristes, agobiantes, en los que sólo te apetece llorar”, empezaba la exnovia de Kiko Jiménez. “Aunque a veces os diga "qué más da lo que digan los demás, que no te afecten las críticas, que opinen lo que quieran"... Es muy fácil decirlo pero yo soy la primera que luego tengo complejos y me agobio”, añadía.

Poco a poco, la hija de Ortega Cano explicaba que durante varios meses no supo cómo afrontar sus problemas familiares y relataba cómo enfocó su dolor hacia sus complejos físicos. “Yo tengo muchos complejos físicos, empezando por la oreja duende. Así la llamo yo. Tiene como un piquito y sobresale un poco, la otra no. Pero no me la escondo para nada porque así soy yo y me muestro tal como soy. Me río de mí misma, pero me río yo y nadie más. El otro complejo que tengo es el tema de engordar y adelgazar. Pasé una época muy mala de mi vida y me afectó bastante. Todo lo que yo sufría, lo sufría mi cuerpo”, comentaba la joven. Y es que parece que la muerte de su madre, los conflictos con su hermana y los problemas de su padre y hermano hicieron que Gloria entrara en un agujero negro del que no sabía cómo salir.

Vivió una depresión a los 18 años

“Yo no sabía en ese momento cómo encaminar mi vida. Fueron muchos golpes que me vinieron de repente con 18 ó 19 años y yo no sabía cómo afrontarlos. Mi cuerpo era como mi escudo. Yo comía, tenía mucha ansiedad, me agobiaba muy rápido, tenía depresión, estaba muy triste. Esa ansiedad que tenía pues yo comía a todas horas y todo lo que me daba la gana”, relataba.

A esos problemas con su alimentación, Gloria Camila confesaba que se unió un ritmo de vida poco saludable en el que consumía demasiado alcohol. “Los fines de semana bebía muchísimo alcohol, yo salía, me despejaba y bebía muchísimo y no era consciente del daño que estaba haciendo a mi cuerpo. Empecé a engordar y en dos meses engordé 10 kilos de golpe. Pasé de una 32 a una 36-38. Me agobiaba sentir que no era mi cuerpo, me vestía y no me veía bien, no me sentía guapa ni cómoda. Y sólo me ponía cosas anchas. Todo era psicológico, me pintaba demasiado para verme guapa. No sabía controlarlo y tampoco ponía remedio. Tenía ansiedad y depresión”.

Afortunadamente, Gloria tomó las riendas de su vida, visitó a varios psicólogos e incluso llegó a probar el Reiki. Justo en ese momento decidió que lo mejor era poner tierra de por medio para evitar además los comentarios de los medios de comunicación sobre su físico y aceptó ir a Supervivientes. “Quería despejarme y quitarme todo lo malo, era como formatear mi vida. Me vino genial porque perdí 10 kilos y volví a ser yo. Yo me obsesioné porque tenía depresión y ansiedad. Ahora intento cuidarme porque me siento bien así y no quiero recordar esa etapa porque lo pasé muy mal. No me mato en el gimnasio pero intento comer bien. Cada uno tiene que ser como es”, concluía.

Sus seguidores, ‘alarmados’ por su delgadez

En los últimos días, las alarmas han saltado entre los seguidores de la joven en Instagram que han comenzado a hacer comentarios sobre su delgadez en sus últimos posts como: "No adelgaces más por fa" o "Come un poco más". Muchos de sus followers alaban su belleza natural, pero otros han intentado hacer ver a Gloria que está demasiado delgada para su complexión. “Yo me quiero con locura”, decía hace un año la joven, por lo que parece que ella está más fuerte que nunca.

Además, este mismo martes, al ser preguntada en la calle por su ruptura con Kiko Jiménez, Gloria Ca era tajante: “Lo siento mucho, pero de verdad ¿me podéis dejar llegar un día a la universidad sola? Es un acoso. Yo no estoy en la televisión dando problemas ni haciendo el ridículo”, sentenciaba dejando ver que está mejor que nunca pese a la separación de su novio con el que llevaba saliendo cuatro años.