'La esposa' rompe por fin con la imposición machista de las telenovelas turcas

·4 min de lectura

Por Miguel Ángel Pizarro.- Antena 3 ha vuelto a conseguir otro triunfo con el desenlace de La esposa. La miniserie italiana ha sido líder absoluta de la noche del jueves al obtener un 17,5% de cuota de share y una media de 1.454.000 espectadores, dejando sin opciones a Pesadilla en el Paraíso, cuya segunda gala ha obtenido un 12% de share y logrado superar la barrera psicológica del millón de espectadores por los pelos, al congregar a 1.040.000 televidentes.

Un éxito que además impone un alegato contundente contra el fenómeno de las telenovelas turcas y la vertiente machista que suelen destilar con sus historias.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En redes sociales, la recepción de la ficción protagonizada por Serena Rossi ha sido más que buena. El público ha aplaudido el desenlace provocando, además, un estupendo boca a boca que, sin duda, alargará la vida de La esposa con la disponibilidad de sus episodios en Atresplayer Premium. Es más, entre los comentarios han destacado cómo, además de apostar por la trama amorosa, la serie también ha tenido un claro espíritu feminista, con un final en el que Maria consigue cumplir su sueño de levantar una cooperativa formada por mujeres y así apoyarse mutuamente en una región y época machista.

Incluso Antena 3 supo aprovechar el elemento feminista y la fuerza interior del personaje como parte de su promoción. Y es aquí donde veo, por fin, un fenómeno melodramático que huye de la romantización del machismo de la mayor parte de las telenovelas turcas que tanto atraen al público.

Y puede verse en cómo la miniserie supo sacar mejor provecho de premisas muy similares a los culebrones otomanos. La esposa se sitúa en la Italia de finales de los años 60 y narra cómo una joven calabresa acepta casarse por conveniencia con el sobrino de un rico hacendado del norte del país para sacar adelante a su familia. Aunque la ficción no haya dudado en mostrar el machismo imperante de la sociedad italiana de la época, rápidamente puede verse su espíritu feminista.

Por ejemplo, en cómo se gestiona este matrimonio por conveniencia que, a priori, nos recuerda al de Züleyha con Demir en Tierra amarga. Aunque hay claras diferencias. En el serial que Antena 3 emite en su sobremesa, la joven se vio forzada a contraer matrimonio con el heredero del clan Yaman después de que la matriarca de la familia, Hünkar, la chantajease para que aceptara el enlace a cambio de que su amado Yilmaz no fuese a prisión. En ambas ficciones, las heroínas terminan enamorándose de sus maridos pero es aquí donde surge la diferencia.

En el caso de La esposa, Maria termina rodeada de un grupo de mujeres que lucha por sus derechos, en pleno surgimiento del movimiento feminista tras el estallido de Mayo del 68, se habla de la interrupción voluntaria del embarazo, de las cooperativas formadas por mujeres, de la lucha por los derechos. Se hace abiertamente. Por el contrario, Züleyha, a pesar de vivir en los años 70, ya cercanos a los 80, no es testigo de un movimiento similar.

Además, está el lado de los maridos, pues los personajes masculinos también son perfilados de otra manera. En el caso de Italo, el galán italiano encarnado por Giorgio Marchesi, es un hombre atormentado por la desaparición de su primera esposa, que en ningún momento ejerce violencia física contra su nueva pareja. Todo lo opuesto a Demir en Tierra amarga, el cual vivió una reconversión de villano a galán que solo evidenció que los guionistas se vieron forzados a cambiar rápidamente las tramas después de la salida del héroe principal.

También puede ponerse de ejemplo Infiel. Aunque el remake turco de Doctora Foster esté llegando a sus últimos episodios convertido en un alegato a favor de los derechos de las mujeres, no hay que olvidar que sus primeros episodios sí que seguían la misma estela que otras producciones similares como Mujer, Hercai o Alas rotas. En cambio, La esposa ya desde el inicio, muestra a mujeres con carácter y cómo deben enfrentarse al machismo imperante.

Dado que La esposa ha sido un éxito de audiencias y tiene una premisa similar al de la telenovelas turcas, creo que Antena 3 debería tomar nota y aprovechar para traer otro tipo de producción a los culebrones otomanos. Es evidente que al público le gustan las historias de época o los melodramas románticos, pero no por ello hay que renunciar a relatos que, con esos elementos, son capaces de apostar también por una mirada contemporánea, con personajes femeninos potentes y un alegato feminista.

Más historias que te pueden interesar: