La España de chiste: la representación distorsionada de nuestro país en las películas y series americanas

Al otro lado del charco no nos entienden. Y no lo digo porque me haya levantado con el pie izquierdo, sino que a las pruebas me remito. Tanto en la televisión como en la gran pantalla no dejamos de ver cómo Hollywood representa a España de la manera más deformada.

Sin ir más lejos, la película Criminales en el mar de Netflix es de los ejemplos más recientes.

Autor: Scott Yamano; Netflix

Este título protagonizado por Adam Sandler y Jennifer Aniston en su primera colaboracion en ocho años desde Sígueme el rollo, aborda, una vez más, los estereotipos españoles equivocados de Hollywood. Se retrata a España como un país de pandereta ofreciendo a los espectadores de medio mundo una imagen rancia de quiénes somos verdaderamente.

Para empezar, cuando los protagonistas aterrizan en Málaga en sus primeras vacaciones tras 15 años de matrimonio los recibe una especie de tablao flamenco en medio de la salida del aeropuerto. Como si fuera lo único que el mundo puede identificar de España.

Pero este estereotipo no es nada cuando descubres que el guía del tour que tienen reservado viste con la bandera nacional, chaqueta amarilla y polo de color rojo. Todo a los gritos y recibiendo al turista de forma desorganizada. Toma ya.

Sin dudas, no es la mejor manera de promover el turismo internacional en España. Lo que es peor es que esa imagen ha sido vista po 73 millones de hogares en sus primeros cuatro semanas en el servicio streaming (se estrenó el 14 de junio), según los datos de Netflix publicados por Deadline, siendo el proyecto más visto de todos los que Sandler estrenó en la plataforma.

Desafortunadamente Criminales en el mar no es un caso aislado en la gran pantalla. En Misión Imposible 2 también hay una mala representación de nuestro país que no sé ni por dónde cogerla. Y es que en una secuencia entre Tom Cruise y Anthony Hopkins se confundió la Semana Santa de Sevilla con las Fallas de Valencia. Aunque data del año 2000 no tiene perdón esta mezcla tan rara entre el fervor religioso andaluz y las hogueras que dan pasó a la cremá. "Estas fiestas son un fastidio, honrar a los Santos quemando cosas. Curiosa manera de venerarlos, ¿no cree? Por poco me queman al venir hacia aquí", se puede escuchar al veterano intérprete mientras que el equipo se queda tan ancho.

Y lo curioso es que en otro título del incombustible actor de 57 años sucede lo mismo. Me refiero a la película Noche y día que también está protagonizada por Cameron Diaz y que sitúa la tradicional fiesta de San Fermín de Pamplona (Navarra) en Sevilla.

DE MAL EN PEOR: LA (INCORRECTA) INTRODUCCIÓN A ESPAÑA A TRAVÉS DE LAS SERIES

Las series americanas vuelven a poner en tela de juicio la escasa cultura y la versión distorsionada de España, así como de sus habitantes tan folclóricos en la pequeña pantalla. Una representación que además se alimenta en las redes sociales donde encuentra una vía de escape más rápida en forma de meme que en el tradicional boca oreja entre espectadores.

No podemos decir que, por ejemplo, Supergirl haya representado de forma fidedigna nuestro país ya que, en el primer episodio de la cuarta temporada, la protagonista vuela hasta Madrid para recuperar un cuadro recién robado de Velázquez y, de pronto, se muestra a un agente de policía con el escudo de Pamplona.

Tampoco podemos afirmar que en Cómo conocí a vuestra madre se hayan esforzado especialmente en definirnos. Todavía recuerdo cuando Ted Mosby, encarnado por Josh Radnor, echa la vista atrás en un episodio para hablar sobre el viaje por España que hizo en su juventud. El protagonista de la comedia de CBS mete la pata ubicando a Mérida en Portugal y además unos mariachis hacen de españoles. Hay que decir que los errores garrafales se sucedieron especialmente en la década de los noventa. Ya en Caroline in the City, emitida entre 1995 y 1999 en NBC, se dejaba caer que todos los españoles se llamaban José.

Al tratarse de producciones de altos presupuestos, resulta increíble que no puedan dedicar unos segundos a comparar información al menos por Internet. Que Hollywood prefiera caer en el estereotipo erróneo solo demuestra falta de interés o cultura. No sé qué es peor.

Soy la primera que digo que España se encuentra en sus horas bajas en muchos aspectos, pero de ahí a guionizar a costa de un país del que huir despavoridos hay un trecho. Da la sensación de que se ha convertido en tendencia grabar una España de chiste y cañí, cuando la realidad está estrechamente relacionada con el desconocimiento que tienen los creadores de los diferentes títulos que recalan en nuestra tierra para narrar sus historias.

Me tomo la licencia de contribuir a la erradicación de estos renuentes tópicos con varios ejemplos de ficciones nacionales que podrían ayudar a ilustrar y documentar nuestro día a día que, ni mucho menos, pasa por estar bailando asiduamente flamenco o corriendo delante de un toro.

Imanol Arias en Cuéntame cómo paso (©RTVE)

Cuéntame cómo pasó es el título idóneo para adentrarse en la historia de España desde el año 1968 a través de la familia Alcántara. Pero si veinte temporadas, que son las que lleva en Televisión Española, suenan grande, también cabe la posibilidad de sumergirse en otro clásico como es El Ministerio del tiempo. Esta serie creada por los hermanos Pablo y Javier Olivares nos invita a recordar momentos clave de nuestro país que tenían como protagonistas a Miguel de Cervantes o Diego Velázquez. Y otra propuesta audiovisual más reciente es La peste. Esta historia emitida en Movistar+ nos traslada al auge de Sevilla como puerto de entrada de las Américas en el siglo XVI, abordando la idiosincrasia de dicha sociedad.

Y tú, ¿crees que la representación de España en las películas y series está hecha a propósito o que parte de un desconocimiento generalizado?

Para seguir leyendo:

La asignatura pendiente de las series españolas: una mayor diversidad racial

Las actrices mayores de 40 años ya no son el adorno secundario de las series