La empanada no española que amenaza a la gallega

·4 min de lectura

Como ocurre con platos tan populares como la pizza, cuesta rastrear el origen de la empanada. Al final, la suma de una masa elaborada a base de algún tipo de harina y distintos ingredientes es un clásico que puede encontrarse, en distintas elaboraciones y con distintos nombres, en todo el arco Mediterráneo. La primera receta de empanada como tal se encuentra en el Llibre del Coch, recetario de comida publicado por el catalán Ruperto de Nola en el año 1520. Es posible que llegara a España de la mano de los árabes y que su receta se popularizara desde el siglo XII en adelante. De ahí, pasó en el siglo XVI a distintos países latinoamericanos de la mano de los españoles. En algunos, como Argentina, ha llegado a ser extremadamente popular. Es cierto, no obstante, que hay diferencias notables: mientras en España la empanada gallega -la más conocida- suele ser de gran tamaño, con forma redonda o cuadrada indistintamente, las argentinas son de tamaño pequeño y en España se las llama "empanadillas".

La empanada con trufa de Malvón. Foto: Malvón
La empanada con trufa de Malvón. Foto: Malvón

En los últimos años, ese proceso de conquista que sucedió hace cinco siglos se ha dado la vuelta. Si hoy damos un paseo por el centro de ciudades como Madrid y Barcelona nos encontramos multitud de tiendas en las que se ofrecen empanadas al estilo argentino, de un tamaño individual y con los más variados rellenos. Es más: es mucho más sencillo toparse con uno de estos establecimientos que con uno que ofrezca la tradicional empanada gallega. Una de esas tiendas que han hecho fortuna con estas empanadas 'prêt-á-porter' es Malvón. En 2021, esta franquicia, duplicó su red de establecimientos en todo el país llegando a los 65 locales pese al fuerte impacto de la crisis del coronavirus en la hostelería. Aunque la mayoría de las tiendas se concentran en la Comunidad de Madrid, con 41 locales, tiene ya establecimientos por toda España, incluyendo Andalucía, Cataluña o la Comunidad Valenciana.

Las empanadas de colores de Las Muns. Foto: Las Muns.
Las empanadas de colores de Las Muns. Foto: Las Muns.

En cuanto a los sabores, aunque muchos de ellos se basan en las clásicas empanadas de carne, con variaciones como la que incluye relleno de hamburguesa o la de cochinita Pibil, otras están elaboradas a partir de carne vegetal Heura cocinada al estilo Thai o llevan trufa negra y una mezcla de queso mascapone y mozzarella. Desde Malvón consideran que el éxito de su propuesta tiene que ver con distintos factores. Uno de ellos es el precio: las empanadas se pueden conseguir a partir de 2,95 euros la unidad. También son un producto que tiene diferentes momentos de consumo a lo largo del día, desde el tentempié a la cena. Además, resulta cómodo, limpio y fácil de consumir sobre la marcha. "Las empanadas están elaboradas mano a mano, una por una, con ingredientes de primera calidad procedentes de pequeños productores, lo que las hace muy atractivas", añade Alejandro Polo, cofundador de la marca. Para Rosalía del Río, una de las clientas de Malvón y 'foodie' vocacional, esta fiebre por la empanada remite a "nuestro imaginario tradicional, porque en cualquier casa las empanadillas siempre han sido un plato habitual junto a las croquetas que las madres preparaban... No es difícil hacerlas pero requieren tiempo y creo que por eso estas empanadas están teniendo tanto éxito".

Pero Malvón no es la única cadena de empanadas de estilo argentino que ha conseguido seducir a los españoles: Las Muns es otra de las marcas que ha logrado una expansión importante en los últimos tiempos. En este caso, cuentan con 23 tiendas repartidas por España, aunque más de la mitad se concentran en Barcelona y zonas limítrofes. El modelo es similar al de Malvón, aunque con pequeñas diferencias. En este caso, la masa de cada sabor tiene un color diferente que da pistas sobre lo que nos vamos a encontrar en su interior. La de olivada y mozzarella, por ejemplo, es verde, mientras que la de atún es de color negro ya que incorpora tinta de calamar. Todos los colorantes que utilizan para diferenciar las masas son naturales. El precio, en este caso, parte de los 2,50 euros por unidad.

Las empanadas de Tita de Buenos Aires, las últimas en llegar. Foto: Tita de Buenos Aires
Las empanadas de Tita de Buenos Aires, las últimas en llegar. Foto: Tita de Buenos Aires

Y la nómina de locales dedicados a la empanada argentina no cesa: en apenas un año de existencia, la marca Tita de Buenos Aires ha abierto cinco tiendas en Madrid. Su apuesta es por el producto, con carne importada directamente de la Pampa. Hay variedad de sabores, la mayoría carnívoros, aunque también las preparan de espinaca con salsa bechamel o de queso provolone. Desde luego, variedad y opciones hay para probar las empanadas al estilo argentino, por las que se ha despertado una auténtica fiebre en España. ¿Y la empanada gallega? ¿Veremos un momento en el que volverá por sus fueros para plantarle cara a la invasión llegada de Ultramar? A la espera quedamos.

Más historias que te pueden interesar: