“La edad es solo un número”: una joven de 27 años le pide matrimonio a su novio de 72 años

Rachael, una joven de 27 años, le propuso matrimonio a su novio, de 72 años, en mayo de 2018 (PA Real Life/Collect)

Una mujer quiere demostrar que la edad no debe ser una barrera para el amor verdadero, por eso le propuso matrimonio a su novio, que es 45 años mayor que ella.

Rachael Chenault, de 27 años, y su novio John Penzera, de 72 años, han estado comprometidos desde mayo de 2018, después de que la joven le propusiera matrimonio a su exjefe una noche en un club de striptease.

Ahora la pareja de Pensilvania, que se conoció hace tres años, dice que no puede esperar para casarse y alegan que son almas gemelas.

Chenault dice que se sintió atraída al instante por Penzera, a pesar de que era 26 años mayor que su madre, quien tiene 46 años, y casi 20 años mayor que su padre, de 55 años.

La pareja se conoció cuando Penzera entrevistó a Chenault para un puesto de trabajo en diciembre de 2017 y ambos dicen que la atracción que sintieron fue inmediata.

“Eran sus modales, la forma en que se comportaba”, contó Chenault. “Fue una atracción instantánea para los dos”, recordó.

“Creo que los dos sabíamos lo que sentimos de inmediato, pero en ese momento él estaba atravesando un divorcio, así que no quería apurar las cosas o dar el primer paso”.

John y Rachael están ansiosos por casarse. (PA Real Life/Collect)

Chenault cree que, en cuestión de relaciones, la edad no debería entrar en juego.

“El padre de mi hijo tiene 58 años, por lo que las diferencias de edad nunca han sido un problema para mí, pero definitivamente no sabía que John fuese tan mayor”.

“Pensé que tenía más de cuarenta años o que rondaba la cincuentena porque no aparenta su edad ni actúa como una persona de 70 años”.

Aunque le preocupaba que la relación pudiera afectar su trabajo, Chenault dice que se emocionó cuando Penzera la besó un mes después de haberla contratada como guardia en la empresa de seguridad que dirige.

“Era como si mis sueños se hubieran hecho realidad”, dijo. “Fue como ese momento de la película cuando el chico abraza a la chica y la inclina para besarla”.

“Pero luego me asusté porque me preocupaba que me despidieran”.

Cuando superaron sus temores, una semana después, la pareja tuvo su primera cita en un bar local, donde se dieron cuenta de cuánto tenían en común.

“Nos gusta la misma música. A ambos nos gusta el rock clásico. Le gustaban las motocicletas y yo las amo. Y los dos tenemos el mismo estilo de moda”, dijo.

“Seguimos hablando y no hemos parado desde entonces”.

Un mes después, la pareja oficializó su noviazgo, pero mantuvo la relación en un discreto segundo plano durante dos años hasta que concluyó el divorcio de John.

Luego le dieron la noticia al hijo de 28 años y a la hija de 23 años de John, quienes estaban contentos de ver feliz a su padre.

“Nunca fue un problema, no pensé que fuera extraño. Cuando veo a sus hijos, nos llevamos bien”, agregó Rachael.

La pareja se comprometió en mayo de 2018, después de que Chenault planeara una propuesta de matrimonio poco convencional en un club de striptease.

“No era una propuesta tradicional en ningún sentido”.

“Estábamos con un grupo de amigos en un club de striptease y había comprado un anillo online, que llevaba conmigo. Soy terrible para guardar secretos y me preocupaba arruinar la sorpresa, así que fue un poco espontáneo”.

“Me encargué de que tuviera un baile exótico con tres hermosas bailarinas. Estaba sentado en el escenario frente a una habitación llena de gente cuando, completamente vestida, me uní a las tres bailarinas desnudas y le propuse matrimonio allí mismo”.

“Definitivamente no es la forma tradicional de hacerlo. ¡No tuvo elección y dijo que sí de inmediato!”.

La pareja no cree que su diferencia de edad de 45 años sea un problema. (PA Real Life/Collect)

Una semana más tarde, después de haber comprado un anillo con la intención de proponerle matrimonio, Penzera también se arrodilló en el lugar favorito de la infancia de Rachael.

Aunque sus amigos y familiares han aceptado a la pareja, los extraños hacen comentarios en los que asumen que son padre e hija.

“Ni siquiera los escuchamos, simplemente los ignoramos”, dijo. “De todos modos, la mayoría de las veces la gente nos dice que nos vemos muy bien juntos”.

“Para nosotros, la edad es solo un número. Él es mi alma gemela y el amor de mi vida”.

El único temor de Chenault sobre su brecha de edad es perder a John demasiado pronto.

Confesó: “Sé que no va a vivir para siempre y eso me preocupa todos los días”.

“Pero aparte de eso, es muy agradable estar con alguien mayor porque tienen la cabeza bien puesta. Es maduro y me ha abierto los ojos a nuevas experiencias”.

“No tengo intención de estar con nadie más, incluso después de que él se haya ido. Sé que nadie podría compararse con él”.

“A largo plazo algunas cosas me atemorizan, pero intento no pensar en ellas. Lo tengo ahora y me siento agradecida por eso”.

“Tenemos una relación increíblemente unida. Él está muy cerca, los dos podemos captar incluso un ligero cambio de humor del otro”.

“Y también tenemos una vida sexual fenomenal. La edad no tiene nada que ver con eso, somos espontáneos y no podemos quitarnos las manos de encima”, prosiguió.

Penzera, quien además de servir en el ejército de Estados Unidos trabajó como oficial de prisión antes de dirigir su empresa de seguridad, también cree que la edad no debe interponerse en el camino del amor verdadero.

“Me atrajo su actitud, la forma en que se comportaba. Aprendía rápido y era muy fácil hablar con ella”, contó sobre su novia.

“Me preocupaba un poco la diferencia de edad, pero no la molestó en absoluto. No lo vemos como una gran diferencia. Seguimos adelante como cualquier otra pareja”.

“La gente nos dice que formamos una pareja atractiva. Me veo 20 o 30 años más joven, por lo que las personas rara vez cuestionan nuestra relación. A mis hijos tampoco les preocupaba”.

“Rachael es mi vida, es hermosa, inteligente, sexy y la amo”.

“No estaba buscando el amor, pero ella entró en mi vida y todo está mejorando cada vez más. Estoy ansioso por casarme con ella”.

Marie Claire Dorking