La dieta que activa el gen de la longevidad

Estudios recientes revelan que con el ayuno intermitente se activan ciertas proteínas que ayudan a vivir una vida más larga y saludable

Una reducción drástica de ingesta calórica disminuye el paso del envejecimiento e incrementa al máximo la longevidad. (Foto: Getty)

Durante los últimos 25 años, los biólogos han demostrado que unas proteínas llamadas ‘sirtuínas’  pueden frenar el envejecimiento en muchas especies de animales. Una manera eficaz de obtener estas proteínas es mediante la restricción calórica, es decir, comiendo menos durante el día y ayunando intermitentemente.

Se ha observado que alimentos como el café , el chocolate negro, el perejil, las nueces, las cebollas, el aceite de oliva, el tofu, el vino tinto y las manzanas estimulan las sirtuínas. Por ello, estos alimentos son en los que se basa principalmente la dieta Sirtfood.

Ahora un nuevo trabajo del MIT ( Instituto Tecnológico de Massachusetts) liderado por la catedrática Li–Huei Tsai ha revelado que las sirtuínas pueden también impulsar la memoria y el poder cerebral; un descubrimiento que puede llevar a nuevos medicamentos contra el Alzheimer, el Párkinson, la enfermedad de Huntington y otros desórdenes neurológicos.

El resveratrol (presente en las uvas negras) tiene la maravillosa habilidad de activar y promover la actividad de las ‘sirtuinas’ en casi todas las células, las cuales han demostrado que promueven la reparación y longevidad de funciones que son observadas en la restricción calórica. (Foto: Getty)

El efecto de las ‘sirtuinas’ sobre la salud y el organismo es sorprendente. Por un lado, pueden prolongar la vida y por otro, contribuir a la pérdida de peso de una manera definitiva. Aunque la dieta es estricta porque en la primera fase no se pasa de las 1.000 calorías diarias ya que solo se toma una comida fuerte al día. Por eso algunos expertos como la dietista Emer Delaney la califican de dieta milagro.

“Los efectos de las sirtuínas en las funciones cerebrales, incluyendo el aprendizaje y la memoria, representan un nuevo y sorprendente rol”, dice Tsai, catedrática Picower de Neurociencia e investigadora del Instituto Médico Howard Hughes. “Cuando revisas la literatura , las sirtuínas siempre están asociadas con la longevidad, las vías metabólicas, la restricción calórica, la estabilidad del genoma, y así sucesivamente. Nunca se había demostrado que desempeñasen un papel en la plasticidad sináptica“.

Durante los 3 primeros días la dieta se basa en el consumo de batidos verdes (elaborados con col rizada, apio, rúcula, perejil, té verde y limón). (Foto: ELLE HK)

Se ha probado que con el ayuno intermitente aumentan los siguientes hormonas que ayudan a adelgazar y a mejorar el estado de ánimo:

1.- Adiponectina: despega la grasa de las paredes arteriales reduciendo la inflamación y la génesis de la placa de ateroma y tiene la capacidad de prevenir y mejorar la arteriosclerosis durante el ayuno.

2.- Sirtuína: proteína/encima descubierta recientemente en relación con la investigación sobre el ayuno y la mayor longevidad. Resetea el cuerpo durante el ayuno, reparando los genes dañados y las células enfermas ó alteradas. Recientes trabajos de Li Huei Tsai evidencian también su influencia en la mejora de la memoria y la capacidad intelectual.

3.- Adrenalina: responsable de una mayor actividad y concentración cerebral, aumenta la liberación de ácidos grasos y facilita su uso como combustible.

4.- Hormona de crecimiento: fomenta la lipólisis, y reduce la utilización periférica de la glucosa. Aumenta la síntesis de proteínas. Es probable que rejuvenezca la piel y las mucosas, aunque aún está en estudio.

5.- Glucagón: evita descensos en sangre de glucosa durante ayunos de hasta 24 horas.

6.- Cortisol: en ayuno, contribuye a la liberación de ácidos grasos por sí mismo, y además, permite a la adrenalina y a la hormona de crecimiento movilizar depósitos grasos.

7.- Adiponectina: despega la grasa de las paredes arteriales reduciendo la inflamación y la génesis de la placa de ateroma.

Durante el ayuno, la glucosa se mantiene estable en sangre gracias al glucagón y a las reservas del hígado. El cerebro consume principalmente glucosa, pero también tiene combustibles alternativos procedentes de la grasa (cuerpos cetónicos).

Con la ingesta, la presencia de glucosa extra en la sangre, estimula la síntesis de insulina, cuya misión principal es posibilitar la entrada de la glucosa en los músculos, permitiendo que estos recarguen energía por la noche para el día siguiente. También favorece el almacenamiento de glucosa en el hígado y en el tejido adiposo.

Durante el día, con el ejercicio, la captación de glucosa por el músculo no necesita insulina. La captación de glucosa por el cerebro no necesita insulina.

La esperanza de vida aumenta, por lo menos, un 15 por ciento, dándole además salud a esos años extra. También se nota una mayor concentración en tus actividades diarias. Se llevan a cabo con mayor destreza, por lo que los resultados son mejores.

El doctor Luis Vecilla Rivelles es uno de los seguidores de esta tendencia y de la que habla en su nuevo libro, ‘¡No es hora de comer! ¡Es hora de andar!’.

¿Has hecho o haces ayuno habitualmente? ¿Por qué? ¿Lo realizas bajo supervisión médica? ¿Has notado mejorías en tu estado de salud?

También te puede interesar:

¿Ayuno intermitente o estricto, cuál es más saludable?

Ayunar no supone un riesgo para la salud y sí es beneficioso

El ayuno también limpia las emociones, además del cuerpo