La dieta multicolor que frena el trastorno (capilar) más traumático

Perder el pelo puede provocar un choque emocional importante. Aunque una tercera parte de nuestro cabello se renueva cada año, este recambio natural puede debilitarse por factores ambientales y nutricionales convertirtiéndose en una pérdida definitiva. Come esto para conservarlo sano

La alimentación repercute directamente en la belleza, el estado de la piel, el cabello y las uñas. Si apuestas por los alimentos verdes y rojos (o naranjas) lo fortalecerás mucho. (Foto: Getty)

¡En cien años todos calvos! Este refrán popular puede hacerse realidad si no cambiamos nuestros hábitos de vida. El estrés, la contaminación y una mala alimentación favorecen la caída del cabello y cada día son más los hombres y mujeres que sufren alopecia.

Cada persona tiene aproximadamente 100.000 pelos en la cabeza y, según diferentes estudios, cada día perdemos una media de entre 100 y 125 pelos, es decir más de 3.000 al mes y entre 30.000 y 40.000 pelos al año, lo que representa  en torno al 30-40 por ciento del cabello.

La mayoría de estos pelos no se pierden de forma definitiva, sino que se encuentran en “fase de recambio”. Cada cabello se recambia cada 3 – 5 años, y cada folículo realiza unos 10 – 30 recambios a lo largo de la vida.

Sin embargo, este recambio natural puede debilitarse por factores ambientales, y convertirse en una pérdida de cabello definitiva.

El ‘efluvio telogénico’ es una de las causas más frecuentes de pérdida de cabello. Se trata de un trastorno del ciclo biológico del pelo, en el cual un gran número de cabellos entran en la fase de reposo y caída (telógeno) de forma sincrónica y precipitada. Se denomina efluvio telógeno a aquella condición en la cual más del 30 por ciento de los cabellos entran en fase telógena (en condiciones normales sólo el 13 por ciento de los cabellos son telógenos). En estos casos, se pierden 300 o más cabellos cada día.

Esta pérdida de cabello más intensa de lo normal es un tipo de alopecia derivada de un aporte deficitario de los elementos esenciales para el normal metabolismo del cabello. Las causas más comunes son: el estrés, no seguir una dieta equilibrada, enfermedades, cirugías, algunos medicamentos o los cambios de estación.

Si quieres un pelazo los cítricos no deben faltar. (Foto: Getty)

Este trastorno puede volverse crónico en caso de padecer problemas tiroideos, anemia ferropénica, deficiencia de zinc, malnutrición, enfermedad hepática o renal crónica, consumo de fármacos o
anorexia nerviosa, y durante la vejez.

Si te preguntas a diario si es normal que se te caiga tanto el pelo al cepillarlo o lavarlo y te encuentras matas de pelo en las sábanas, en el suelo, en el abrigo o en el respaldo de la silla, acude al médico y consultáselo.

Mientras tanto aquí tienes unas cuentas pistas para fortalecer el cabello y asegurar su ciclo normal de crecimiento:

  1. Una de las primeras medidas que puedes tomar es aliviar tensiones. ¡Relativiza! Aprende a tomarte las cosas con más calma y no te dejes dominar por los nervios.
  2. Descansa más y mima tu pelo. No lo frotes ni lo retuerzas para eliminar la humedad. Envuélvelo suavemente con una toalla y deja que se seque naturalmente. Y nunca ta vayas a la cama con el pelo mojado.
  3. Utiliza los productos adecuados para aportar hidratación y brillo a tu cabello como los aceites naturales de rosa o de argán, té verde, té negro, germen de trigo y palma; y por supuesto la queratina, un fortalecer natural que mejora la estructura capilar desde el interior, rellenando huecos y roturas en el cabello para hacerlo más elástico, luminoso y fácil de peinar.
  4. Revisa tu dieta para que no falten alimentos ricos en hierro, zinc, selenio y vitaminas del grupo B como los huevos, brócoli, espinacas, salmón, nueces y otros frutos secos, zanahorias (y otros alimentos de color naranja), kiwis, lentejas, cereales integrales y levadura de cerveza.
  5. Introduce alimentos menos habituales como la quinoa y el mijo, un “cereal sagrado” por la medicina tradicional china que  nos ayuda a conseguir un cabello fuerte y sano gracias a su alto contenido en silicio, un mineral presente en cantidades abundantes en la estructura de las fibras capilares.
  6. Come más frutas y verduras. En especial las que contienen vitamina C como el kiwi (aunque ya lo haya citado, lo repito por su gran aporte), la lima, las uvas verdes, el pimiento verde, y el brócoli (again) que estimulan la microcirculación capilar, favoreciendo la oxigenación del cabello para que reciba mayor cantidad de nutrientes.
  7. Incluye el aguacate, el pepino y las aceitunas, muy ricos en Vitamina E, un poderoso antioxidante que contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo, y que te ofrece protección contra el daño causado por los radicales libres.
  8. Complementa tu dieta con nutricosméticos pero consulta al médico antes de comenzar el tratamiento, ya que, por ejemplo, para mujeres embarazadas, en periodo de lactancia, o en personas con alimentación especial la utilización está restringida.

 

No te preocupes si te cae el pelo, pero observa su estado y si es excesiva y hay otros síntomas, ¡actúa pronto! (Foto: Getty)

AORA Capilar Intensivo es uno de los productos más novedosos para detener el problema de la caída del cabello porque cuenta con la composición adecuada. Se trata de una combinación de aminoácidos, vitaminas y moléculas activas de diferentes plantas y frutos.

  • Sus ingredientes activos patentados proporcionan un efecto 6 en 1 en el cuidado capilar, frenando la caída, el crecimiento del cabello, la resistencia a la rotura, el aumento del volumen y el brillo y ayudando a mantener su color natural.
  • Su formulación incluye aminoacidos, queratinas, ceramidas, un complejo vitamínico del grupo B, vitamina B6, Biotina, Vitamina B3, Vitamina B5, Vitamina C, Vitamina E, Zinc, Cobre, Extracto de Arándano, Extracto de Pimienta negra, Vitamina D y Apple Nutridible  (una combinación selectiva de fuentes de polifenoles derivados de la manzana que le dan al producto una parte importante de las características evidenciadas en el estudio clínico, este mejora la biodisponibilidad de los ingredientes activos presentes en la fórmula).

Si a pesar de todas las medidas preventivas no consigues atajar la caída del cabello, no dejes de acudir a un especialista en dermatología capilar para que realice un estudio en profundidad, ya que podría ser un síntoma algo más grave, y cuanto más pronto se tiene un diagnóstico más fácil es atajar el problema.

También te puede interesar:

¿Vas a teñirte o alisarte el pelo (una vez más)? Por qué deberías empezar a pensártelo

Cosmética bebible: El invento antiaging para borrar las arrugas

Por qué te equivocas (y mucho) cuando pides bebidas ‘light’ o ‘zero’

Cuando él come pasta con tomate pasa esto (en tu caso no, lo siento)