La dieta del vinagre a examen

Este método de adelgazamiento consiste en practicar ayunos y tomar píldoras a base de vinagre de manzana y otros componentes, y podría ser la causa principal de un suceso que ha conmocionado a Reino Unido

Estas "dietas milagro", inducen una restricción calórica muy severa, que generalmente conduce a situaciones de carencias que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud. (Foto: Getty)

A menudo se ponen de moda métodos de adelgazamiento basados en un solo ingrediente al que se califica de ‘superalimento’ al considerar que tiene múltiples beneficios y que puede contribuir a perder peso rápidamente, sin darle importancia al hecho de que paralelamente solemos reducir la ingesta del resto de alimentos.

Hablamos de las llamadas dietas milagro, que suelen conllevar más riesgos que ventajas ya que la falta de nutrientes no solo ‘adelgaza’ sino que daña el cuerpo de quienes practican este tipo de dietas; y eso puede acabar en tragedia. El caso de Lindsey Bone, estudiante de Criminología en la Universidad de Sussex (en Inglaterra), da testimonio de ello.

La madre de Linsey ha querido compartir la historia de su hija para concienciar sobre los peligros de las dietas milagro y que nadie pase por lo mismo. (Foto: Facebook Lindsey Bone)

La joven quería perder peso antes de irse de vacaciones y optó por hacer una dieta muy estricta y agresiva -basada en la ingesta diaria de vinagre de manzana- para perder peso rápidamente. Aunque ya han pasado varios meses desde que fuera encontrada muerta en su cama por sus compañeros de piso, es ahora cuando se han dado a conocer la historia completa y los resultados de la investigación.

La estudiante, a la que sus compañeros definen como “brillante”, tomaba antidepresivos y otros medicamentos para la superar la ansiedad tras el fallecimiento de su padre, que murió en mayo de 2018. Esto, sumado a una estricta dieta pensando en las vacaciones de verano, pudo provocar su muerte, según concluye la investigación.

De hecho, su prometido, Jamie, contó a los investigadores que ella estaba “ansiosa” por el comienzo de las vacaciones y que “estaba decidida a perder peso”, tal y como apunta el diario Metro.

Su madre también ha hablado y ha querido compartir la historia de Lindsey para advertir a otras chicas sobre los peligros de las dietas extremas. “Mi hija era una persona maravillosa y fuerte. Quería ir a la universidad, hacerlo lo mejor posible y honrar a su padre. Tenía tantos planes para el futuro...”.

¿Una combinación letal?

Para conseguir su objetivo de perder peso rápidamente Lindsey se puso un reto: no tomar más de 1.200 calorías por día, hacer una única ingesta de hidratos de carbono al día y merendar fruta.

Su propósito era tan firme que apuntaba en su diario los alimentos que podía comer y elaboraba listas de ingredientes prohibidos. Incluso escribía recordatorios a modo de frases ‘motivadoras’, con instrucciones de lo que debía hacer:‘’Quédate en la biblioteca y no comas’’ o “tomar el maldito vinagre de manzana’’, que revelan el infierno por el que estaba pasando.

Expertos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) advierten que el verdadero problema no está en combinar los ayunos con el consumo diario de vinagre de manzana, sino que el riesgo se dispara al dejar fuera alimentos indispensables. Ese es uno de los errores más graves cuando hacemos dieta, “dejar de tomar otros nutrientes”, y advierten de que “nunca se deben llevar a cabo restricciones de alimentación sin que hayan sido controladas previamente por un profesional”.

Dos comidas a la semana

Su madre ha contado en declaraciones a varios medios británicos que sabía que su hija "solía tomar una cucharada de vinagre de sidra cada vez que comía, tres veces al día", pero luego había comenzado a tomarlo en pastillas, durante "dos años quizás".

También ha dicho que su hija hacía una dieta 5:2, restringiendo la ingesta de alimentos dos días a la semana, y que sabía, por mensajes de la propia Lindsey, que no había comido mucho el día de su muerte. Es decir, que Lindsey apenas comía dos veces a la semana... y desde hace dos años sometía a su cuerpo a un estrés continuo.

El efecto real de consumir una cucharada de vinagre de manzana al día es prácticamente imperceptible. El problema viene cuando se abusa de esta 'bebida' y se dejan de comer nutrientes esenciales. (Foto: Getty)

Lo que sea por perder peso rápido

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) coincide en señalar que el aporte desequilibrado e insuficiente de nutrientes es uno de los inconvenientes de este tipo de dietas restrictivas que se basan en tomar una sola clase de alimento (dieta del pomelo, del albaricoque, etc.) durante un tiempo o en la restricción de grupos enteros de alimentos”.

El problema es que “inducen una restricción calórica muy severa” y venden la idea de que puede haber una rápida pérdida de peso sin esfuerzo.

Por ejemplo las dietas sin hidratos de carbono (como la que hacía Lindsey), las dietas basadas en proteínas o las dietas hipergrasas, que son aquellas en las que se puede comer ilimitadamente tocino, bacón, alimentos muy ricos en proteínas y grasas, como quesos curados, carnes, pescados grasos, etc. lo cual a la larga conlleva a unos efectos muy similares a las dietas excesivamente restrictivas.

“Necesitamos un mínimo de hidratos de carbono diarios, si éstos no los aportamos con la dieta, destruiremos nuestra masa muscular para formar glucosa y alimentar así las células de nuestro sistema nervioso central, glóbulos rojos, etc”, recoge el informe de AESAN.

Las pastillas no eran el problema

Los encargados de la investigación confirmaron que en la habitación de Lindsey había pastillas que actúan como ‘supresor natural del apetito’ o ‘suplementos para perder peso’.

No obstante, según publica The Telegraph. El cuerpo de Lindsey fue examinado por la patóloga Catherine Guy y la mayoría de las pruebas arrojaron resultados "normales". Aunque se hallaron restos de los medicamentos antidepresivos y para la ansiedad que tomaba, ninguno excedió una "dosis terapéutica normal".

"El único hallazgo positivo de los análisis de sangre fue un nivel de ácido ligeramente alto en la sangre. Esto se llama acidosis”, apunta la experta, quien a pesar de no considerar ‘letales’ los niveles encontrados, destaca que era “mucho más altos de lo habitual”.

El cuerpo tiene una forma natural de equilibrar el ácido y el álcali, y ese equilibrio puede verse alterado por las dietas altas en proteínas y bajas en grasas, especialmente si ha habido ayuno. "El vinagre de manzana es un complemento alimenticio. No hay mucha información sobre el efecto que podría tener. Obviamente el vinagre es ácido y no sabemos cuánto tomaba exactamente”, añade la experta.

Su colega, la forense Veronica Hamilton-Deeley tampoco pudo encontrar una causa para la muerte de Lindsey, calificándola de "misterio". “Puede haber sido por causas naturales o porque los suplementos que estaba tomando reaccionaron con alguno de sus medicamentos. Pero la forense cree que “es poco probable porque el vinagre de manzana no es nuevo y la gente lleva años tomándolo, me inclino a pensar que quizás haya sufrido una arritmia cardíaca pero la verdad es que no sé la causa”.

¿Aporta beneficios reales el vinagre de manzana ?

Entre las bondades que se le atribuyen a esta bebida destaca su doble efecto antioxidante y desintoxicante. También se dice que actúa como digestivo, regenerando la flora intestinal, y se considera un auténtico ‘quemagrasas’, transformando y eliminando la grasa a través de las heces.

En realidad todos son bulos. Actualmente, la evidencia de que beber vinagre de manzana dos veces al día ayuda a perder peso es insuficiente, ya que los resultados del único estudio realizado en Japón en el año 2009 no son concluyentes. Es más, hay bastante confusión al respecto, y aunque se han llevado a cabo otros estudios, hasta ahora ninguno ha corroborado el vínculo entre el vinagre y la pérdida de peso.

Aún así la dieta alcanzó altas cotas de popularidad cuando celebrities de la talla de Kourtney Kardashian o Jennifer Aniston confesaron que tomaban esta bebida para mantenerse esbeltas.

“Unos 20 minutos después de levantarme me bebo una cucharada de vinagre de manzana orgánico mezclado con un vaso de agua", aseguró Kourtney a la revista WomensHealth. Un hábito que repite antes de cenar, y con el que asegura haber cambiado su silueta, mejorado el aspecto de su piel y hasta la forma en que su cuerpo procesa los nutrientes. 

Por su parte Aniston, que se ha convertido en una auténtica abanderada de la vida sana y una de las voces más críticas contra la presión que se ejerce sobre las mujeres, también ha reconocido que toma un vaso diario de vinagre de manzana en ayunas y que es un remedio casero con cualidades rejuvenecedoras.

Sea como sea, en ambos casos, la ingesta del vinagre de manzana es ‘anecdótica’ (y temporal en el caso de Kourtney) ya que iba acompañada de un régimen dietético controlado y adaptado a las necesidades de cada una de ellas.

¿Y cuáles son los peligros?

Abusar del vinagre de manzana y tomarlos en ayunas puede generar reflujo, náuseas e hinchazón. Además, el ácido del vinagre puede erosionar los dientes con el paso del tiempo y también tener consecuencias muy negativas para la mucosa del estómago. 

Por otro lado, debido a su efecto anti-glucémico el vinagre puede interactuar con los medicamentos y puede ser peligroso para los diabéticos que deben tratarse con insulina.

Si estás pensando en hacer dieta...

Tras la alarma y la preocupación generado por este caso y el rebrote continuo de las dietas milagro, la SEEN resalta la importancia de no perder la dieta mediterránea para vivir más y mejor ya que, “además de proporcionarnos una dieta apetitosa y adaptada a nuestras costumbres, nos ayuda a mantenernos sanos y a prevenir el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas típicas de nuestro tiempo, como la diabetes, la obesidad, enfermedades cardiovasculares o algunos tipos de cáncer, que acortan la esperanza de vida”. Además, ponen a disposición de todos unas recomendaciones de dieta mediterránea para ponerla en práctica.

Sobre todo es importante tener claro que la pérdida de peso debe ser gradual, paulatina y moderada. Sin déficits nutricionales, habitualmente se necesita ingerir entre 20 y 25 calorías por kilo de peso real. Por ejemplo, una mujer de 80 kilos necesitaría aproximadamente de 1.600 a 1.800 calorías, dependiendo del ejercicio que realice. Si consume menos puede haber deficiencias de proteínas, vitaminas o minerales que a la larga causarán problemas médicos y una más rápida recuperación del peso perdido. Este último aspecto es muy frecuente ya que las dietas excesivamente bajas en calorías hacen perder proteínas musculares y bajan tanto la tasa metabólica que se produce un efecto rebote.

Para saber si una dieta es saludable o no debes consultarlo con un especialistas pero quizás te ayude consultar este Analizador de Dietas Milagro elaborado por expertos en Nutrición y Endocrinología como la doctora Clotilde Vázquez, jefa del departamento Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz (Madrid), y presidenta de la Asociación Método por Intercambios.

Las consecuencias que se pueden derivar de una dieta milagro y la ingesta desequilibrada de nutrientes son “múltiples y poco saludables”, señala la dra Vázquez.

Las dietas milagro pueden provocar deficiencias de proteínas, vitaminas y minerales; producir efectos psicológicos negativos, trastornos del comportamiento alimentario, y favorecer el abandono de las mismas sin haber aprendido a comer de manera saludable”, concluye un informe de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN).

¿Has probado este suplemento? ¿Crees que las dietas milagra están mitificadas?

También puede interesarte:

Vinagre de manzana: ¿podría ayudar al control de la glucosa?

"Mañana me pongo a dieta": la frase que te hará fracasar nada más empezar

21 días a base de zumos: ¿la metedura de pata de Alejandro Sanz?

Las 14 dietas ‘milagro’ más peligrosas del mundo al descubierto