La decepción se apodera de los fans de Juego de Tronos

ATENCIÓN: ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DEL FINAL DE JUEGO DE TRONOS

Ya lo advertíamos hace unos días, el final de Juego de Tronos no iba a contentar a todos los fans por igual. D.B. Weiss y David Benioff tenían una dura tarea por delante, siendo responsables de cerrar la trama de la serie sin la ayuda de los libros de George R.R. Martin como guía, sentando a un rey o reina en el Trono de Hierro. Y lo hicieron, pero el resultado no ha gustado a muchos fans.

ATENCIÓN: NO SIGAS LEYENDO SI TODAVÍA NO VISTE EL ÚLTIMO CAPÍTULO

Autor: Helen Sloan / Cortesía de HBO

¿Y a quién sentaron en el Trono de Hierro? No fue Daenerys, que apenas llegó a tocarlo, tampoco Jon Snow, ni Sansa o Arya. Fue el “otro” Stark, ese que había quedado relegado a un segundo plano.

Después de que Jon se tomara la justicia por su mano y matara a Daenerys a traición al descubrir que la masacre de Desembarco del Rey solo era el comienzo de su tiranía, las casas de Westeros decidieron que los reyes no iban a ser elegidos por sangre, sino por quién era el más justo. Y siguiendo el consejo de Tyrion, eligieron a Bran Stark, llamándolo con el nombre más ridículo de toda la trama: ‘Bran The Broken’, que se traduciría como ‘Bran el roto’, por eso de ir en silla de ruedas. Y yo ya me veo venir las quejas y críticas por darle un título de tono discriminatorio.

[El fin de una era: Westeros ya tiene nuevo monarca en su trono]

Y los fans no se han tomado la noticia con alegría. Mientras muchos creíamos que si Bran era rey, lo haría a regañadientes, el personaje terminó aceptando el rol regalándonos la primera expresión en su rostro en varias temporadas. Parecía contento, como si hubiera vuelto a la vida, sentenciando que ese era su destino después de todo. “¿Por qué crees que llegué hasta aquí?” contestó Bran a la oferta, revelando con una frase que todas las profecías, los actos del Señor de la Luz y la resurrección de Jon al final sirvieron para abrir el camino del Cuervo de Tres Ojos como rey.

Cortesía de HBO

Los seguidores de la serie no se han tomado la noticia con la misma alegría que Bran. Es más, la mayoría está que trina. Aquellos que esperaban ver a Jon en el trono o a Sansa, se quedaron con las ganas (aunque Sansa se autoproclamó Reina del Norte) y muchos afirman sentirse traicionados tras dedicarse de lleno a seguir las ocho temporadas de la serie.

Lo cierto es que, nos guste o no, el final de Juego de Tronos fue correcto. A mí me gustó (aunque se me echen encima hora). Creo que Bran siempre fue el protagonista de la historia desde el momento en que Jamie Lannister lo arrojó por la torre. A través de él se fueron cerrando algunos de los arcos más importantes de la trama. Fue un héroe silencioso, viviendo a través de sus poderes y aprendiendo del pasado.

Fue un final que dio a cada personaje el lugar que merecía -incluso a Daenerys-: Jon volvió a donde pertenece, en el Norte junto a Fantasma y la Guardia de la Noche; Arya se marchó a vivir más aventuras; y Sansa consiguió ser reina de un Norte independiente, mientras Bran puede aplicar todo lo aprendido del pasado en construir un mundo mejor. Es un final redondo, pero poco atrevido. Eso es cierto.

Pero esto de que Bran sea rey ha dividido a los fans más que ningún otro episodio de la serie.

¿Y tú, también te sientes decepcionado?