La cruda verdad tras la imagen viral de los incendios forestales tomada desde el espacio

La escala del desastre de los incendios forestales y las horribles imágenes que provienen de Australia en este momento no necesitan ser sobredimensionadas. Sin embargo, deliberadamente o no, en Internet están circulando fotos y solicitudes que no son lo que parecen ser.

Durante esta crisis en curso, se han difundido numerosas fotos, vídeos y solicitudes online que no se sostienen. Todo indica que algunos tuvieron la intención deliberada de difundir falsedades mientras que otras cobraron vida propia de manera accidental en las redes sociales, perdiendo la verdad subyacente a lo largo del camino.

Una de las últimas fotos ampliamente compartida es una imagen satelital integrada que pretende mostrar las áreas afectadas por los incendios durante las últimas cuatro semanas. La imagen se generó a través de tecnología de renderización en 3D, lo cual le otorga un efecto exagerado, a la vez que incluye incendios comunes en el norte durante la estación seca. Sin embargo, muchos la han compartido creyendo que muestra la escala de incendios real vista desde el espacio.

Tras volverse viral, su creador Anthony Hearsey, intentó aclarar la verdadera naturaleza de la imagen.

“No pensé que podría volverse viral. Se trata de una visualización en 3D de los incendios en Australia. NO ES UNA FOTO sino una especie de gráfico con un aspecto mejorado”, explicó.

* No pensé que podría volverse viral 👀 POR FAVOR LEE A CONTINUACIÓN. * *

La información falsa no se debe a esta publicación o al hecho de que mis datos sean inexactos. Ha sido culpa de Zucc'd porque otras personas han compartido la imagen con el título “Una foto de la NASA”. Y como resultado se ha destacado esta imagen.

“Esta imagen se logró a partir de los datos FIRMS de la NASA (Datos Satelitales sobre Incendios) entre el 12/05/19 y el 01/05/20. Se trata de todas las áreas que han sido afectadas por los incendios forestales en ese período de tiempo.

“La escala es un poco exagerada debido al brillo de la renderización, pero es fiel a la información que ofrece el sitio web de la NASA. También debes tener en cuenta que todas las áreas NO siguen ardiendo y que se trata de una compilación”.

A pesar de la aclaración, la imagen se seguía compartiendo el martes por la mañana, incluso Jason Momoa la publicó para sus 14,4 millones de seguidores de Instagram.

Otro par de imágenes que circulan en Internet muestran a Australia continental superpuesta con los Estados Unidos y un número exagerado de incendios. Incluso, una imagen ha sido publicada en el ABC News de Estados Unidos.

Otra más. Esto es ridículo, @ABC. Los incendios son enormes, pero esta es una tergiversación imprudente. Elimínenla.

La serie de desinformación y tergiversación online sobre los incendios forestales continúa.

Esta semana, una petición online para evitar la destitución de un bombero voluntario, quien arremetió con improperios contra el Primer Ministro incluyó información completamente falsa.

También esta semana, el medio de comunicación británico The Sun compartió un vídeo de un bombero regocijándose en el campo mientras llovía. El problema es que el vídeo se filmó en noviembre.

Anteriormente, una foto particularmente desgarradora en la que se veía a una madre y sus hijos escondidos en el agua para escapar de los incendios de 2013 en Tasmania se distribuyó como si hubiese ocurrido durante el desastre actual.

(1/3) Esto tiene más de 30 mil me gusta y compartidos, pero la segunda foto es de 2013 durante los incendios de Dunalley en Tasmania. No ocurrió en el incendio actual en Australia. Es inexacto. Tenlo en cuenta cuando veas tuits como este.

En el extremo más radical, algunas cuentas, incluidos los bots en Internet, han compartido la ridícula teoría de la conspiración de que los ambientalistas están iniciando los fuegos para incentivar la agenda de acción climática. Si bien The Australian informó el martes que se realizaron 183 arrestos en esta temporada de incendios por fuegos provocados, no ha habido ninguna sugerencia o evidencia de que alguno de ellos haya sido motivado política o ideológicamente.

Según Timothy Graham, de la Universidad Tecnológica de Queensland, los bots y trolls están teniendo mucha actividad en torno al hashtag #ArsonEmergency, con una cantidad desproporcionada de tuits provenientes de un pequeño grupo de cuentas que muestran signos reveladores de automatización.

“Según mi análisis, parece que los incendios forestales han catapultado a Australia al espacio de desinformación global y el hashtag #ArsonEmergency es un excelente ejemplo en este momento”, le reveló a Yahoo Noticias Australia.

El efecto destructivo de la información falsa

Si bien la información falsa no es algo nuevo, es un problema que se globaliza muy rápidamente a través del mundo difuso y omnipresente de las redes sociales.

Además de enturbiar las aguas durante los tiempos de crisis, el gran problema es que erosiona la confianza general en la difusión de la información de los medios.

Andrea Carson, profesora asociada del Departamento de Política, Medios y Filosofía de la Universidad La Trobe de Melbourne, ha investigado la “proliferación” de las noticias falsas y la naturaleza cambiante de la desinformación online.

Asegura que existe una “correlación directa” entre la disminución de la confianza en los medios y la explosión de las redes sociales como fuentes de noticia.

“Muchas de las plataformas tienen información que no es de calidad”, le dijo a Yahoo Noticias Australia. “Esto las convierte en un espacio realmente confuso para el público”.

Dado que muchos australianos confían en el ABC para recibir información vital durante esta crisis con los incendios forestales, a veces exclusivamente por radio cuando no hay electricidad, la importancia de una buena información es cada vez más evidente. Sin embargo, a pesar del rol inmensamente importante que desempeña, la confianza en las instituciones de medios, incluido el ABC, ha disminuido en los últimos años.

En las encuestas, “el ABC aún se mantiene en la cima, pero ha bajado bastante y parte de eso se debe a la politización del ABC y las acusaciones de que tiene una agenda de izquierda”, dijo.

Esta petición que incluye información falsa ha sido retirada.

Algunos usuarios que confían en los agregadores como Facebook podrían no diferenciar entre fuentes confiables como el ABC y sitios web mucho menos confiables, dijo Carson. Y en última instancia, Facebook se podría utilizar como receptor de ciertos datos demográficos online donde “la desinformación alimenta su sesgo de confirmación”.

No obstante, es necesario establecer una distinción entre las formas más accidentales y sutiles de desinformación y la “desinformación que se propaga de manera deliberada y maliciosamente por diferentes motivos”, señaló.

Sin embargo, a la hora de abordar el problema continúa el debate sobre la responsabilidad de los medios en combatir de manera proactiva las acusaciones de “noticias falsas” y la responsabilidad de las empresas tecnológicas en esforzarse más para mitigar la propagación de información falsa online.

“No son problemas que se resuelven fácilmente”, apuntó Carson.

Nick Whigham