La consecuencia que Irina Baeva no se esperaba a un año del escándalo con Geraldine Bazán y Gabriel Soto

Días antes de que se lleve a cabo el Paro nacional de mujeres el próximo 9 de marzo, en varios sitios de México se realizarán algunas conferencias en torno al papel de las mujeres, con testimonios de personalidades destacadas en distintos rubros, y una de ellas será la actriz Irina Baeva, aunque esta semana se quejó por haber sido callada y segregada de un evento debido a comentarios negativos y la polémica que genera en redes sociales.

Irina Baeva. Foto: Eyepix/NurPhoto via Getty Images

La actriz de origen ruso se enfrentó con una consecuencia inesperada después de un año del escándalo que protagonizó al defender su relación con el actor Gabriel Soto, quien decidió iniciar un noviazgo con ella luego de terminar con Geraldine Bazán. Usuarios de redes sociales la siguen tachando, según El Universal, de "quitamaridos" y ser "una mujer sin valores", por lo que no estaban de acuerdo con que ofrezca una conferencia para celebrar al género femenino.

Y es que Geraldine Bazán se divorció del padre de sus dos hijas en medio de rumores de infidelidad por parte de él, algo que en febrero de 2019 ella misma confirmó en un video publicado en su canal de YouTube; la actriz relató cómo descubrió la traición gracias, según ella, a publicaciones “con mensajes subliminales” que hizo la rusa desde 2017, en los que escribía frases como "Tú eres un delito que quiero cometer" o fotografías en las que Irina posaba frente a la maleta del actor. A decir de Bazán, Baeva publicaba todo con dos objetivos: "Me di cuenta de que esta situaciones tenía una intención, el que yo me enterara que ellos tenían algo, y otra, la más importante, lastimarme".

Mientras Gabriel Soto aceptó que durante su matrimonio con la madre de sus hijas cometió muchos errores, como infidelidades, su nueva novia de origen ruso publicó un comunicado donde manifestó: "Si en este momento dicha situación me señala como 'la mala del cuento', con la frente en alto se acepta sin culpar a terceros. Confío plenamente en que el tiempo y la vida pondrán las cosas en su lugar sin necesidad de ser etiquetada como la víctima o el verdugo".

Sin embargo, el tiempo no le ha jugado a su favor, e Irina Baeva sigue enfrentándose con el ciberacoso y consecuencias que afectan su trabajo, como la cancelación de su participación en el evento 'What a woman'. A través de un comunicado, la actriz explicó que se sentía triste y frustrada porque le tocó vivir "las consecuencias de los prejuicios que discriminan y segregan". El próximo 7 de marzo se presentaría con la conferencia 'Arriba Eva', donde hablaría de prejuicios de género, autoestima y bullying en redes sociales.

La actriz reveló que los organizadores decidieron quitarla del evento porque "deseaban mantenerse imparciales y no correr riesgos dentro de su evento, pues deseaban estar alejados de la polémica". La novia de Gabriel Soto lamentó que los prejuicios generen la segregación como un tipo de violencia, "al grado que en un evento de supuesta feminidad y empoderamiento, se da la paradoja de callar a una mujer por el miedo y presión que ejercen las redes sociales; dejándome sin voz en un foro en el que compartiría este concepto de 'Arriba Eva', que busca precisamente la liberación de la mujer de esos prejuicios y ataques que tanto daño hacen".

Pero ‘Cuando una puerta se cierra otra se abre’, y la buena noticia para Irina fue que de inmediato la buscaron de otros foros que se realizarán ese mismo día, por lo que ya confirmó que estará en Atlixco, Puebla, para el evento 'Extraordinarias: una plática de mujer a mujer' donde compartirá escenario con Diana Bracho, Karla Iberia Sánchez y Rosa María Bianchi.

Habrá que esperar la reacción del público de Puebla y cómo recibirán a Irina, quien desde 2018 se había manifestado en contra del ciberacoso del que se ha dicho víctima. Incluso publicó un video para ofrecer su apoyo a otras personas en la misma situación, aunque eso provocó aún más críticas que la tachaban de "ridícula", "mujer sin sentimientos" y la condenaban a que el karma la hiciera "pagar" por lo hecho.

Hace unos meses, y después de tanto tiempo de ser el blanco de comentarios negativos, Baeva confesó que aprendió a poner un freno "a toda esa cantidad de información que nos cae encima. (...) Te juro que ya por primera vez, por más que yo lo haya dicho en algunas ocasiones, ya no me enfoco en lo que dicen alrededor de mí. Ya le puse ese filtro, ya le puse esa barrera, de lo que sí importa y de lo que no importa. Y de verdad no sabes, siento que se me cayó un peso de encima como si estuviera cargando algo muy pesado”, dijo a Infobae.

Pese a todo, su amor por Gabriel Soto sigue firme, aunque hace unos días rechazaron tener planes de boda, como se había rumorado, al igual que el supuesto ultimátum que le dio al actor para pedirle a Geraldine Bazán que le deje de hablar bajo cualquier pretexto. Irina dice que ya toma todas las acusaciones en su contra con sentido del humor, pues "luego salen cosas tan absurdas que si no te lo tomas con humor, ya no sé cómo tomarlo".