La confesión de Demi Moore: fue violada a los 15 años por un hombre que pagó a su madre

A sus 56 años, Demi Moore es casi la sombra de la estrella que fue en los 90. Y no porque no siga siendo atractiva, sino porque su vida personal tomó más protagonismo que aquellas que transmitía en la gran pantalla. Esa actriz que enamoró a espectadores de todo el mundo con sus historias de cine pasó a ser foco de paparazis y la prensa rosa tras cada uno de sus divorcios. Pero ahora ha vuelto, con fuerza y más honesta que nunca, contando los secretos y tragedias que poblaron su vida en sus memorias.

Demi Moore en la Gala MET 2019 (Agencia: PA England; Autor: Jennifer Graylock; Copyright: GTRES)

Abusos sexuales, traumas infantiles, adicciones y falta de autoestima por su físico son algunos de los terribles episodios que describe en el libro que publicará en EEUU esta semana, como regoge New York Times. En Inside Out se abre más que nunca, hablando de una vida plagada de altibajos que la persiguieron desde su infancia hasta la adultez.Ya no hay nada que tenga que esconder o proteger” dice en su libro para comenzar a contar los claroscuros que la atormentaron durante su vida.

Dos años pasó escribiendo sus memorias, detallando recuerdos especiales y brillantes, pero destacando aquellos que todavía hacen mella en ella. Y el que más impacto provoca es el que describe cómo su madre permitió que un hombre la violara cuando ella tenía 15 años a cambio de dinero.

Asegura que el hombre pagó $500 para violarla en su propia casa, unas declaraciones que recientemente hizo también en Good Morning America como parte de la promoción de su libro. Le contó a Diane Sawyer que un día llegó a su casa encontrando a este hombre que conocía a su madre, ya adentro. Tras violarla, afirma que el atacante le dijo que su madre la “había vendido”. “Fue violación. Y una traición devastadora” que conoció a través de él cuando le preguntó: “¿cómo se siente ser prostituida por tu madre por $500?”

Al preguntarle si creyó lo que le dijo el hombre, Demi afirma que “en los profundo de su corazón, no”, pero que aun así, su madre “le dio acceso y me puso en peligro”.

Su madre, que murió en 1998, era alcohólica y solía llevarla a los bares desde que era adolescente para que los hombres les prestaran atención, según continuó contando la actriz. Incluso intentó suicidarse varias veces, la primera vez cuando Demi tenía 12 años. Y fue ella quien le salvó la vida. “Recuerdo utilizar mis dedos, los dedos pequeños de una niña, para extraer las píldoras que había tragado”, escribe en el libro. El episodio ocurrió en “varias, varias ocasiones”.

A pesar de estos malos recuerdos, le dedica el libro a ella y a sus tres hijas que tuvo con Bruce Willis.

ABORTO POR CULPA DE LA BEBIDA
Entre sus confesiones, también revela que se quedó embarazada poco después de comenzar su relación con Ashton Kutcher, pero que sufrió un aborto a los seis meses. Según ella, la culpa la tuvo su adicción al alcohol ya que a pesar de haber tenido problemas en el pasado, había comenzado a beber de nuevo.

Tras contraer matrimonio en 2005, dos años después de conocerse, volvieron a intentarlo a través de tratamientos de fertilidad, pero no pudieron conseguirlo. Según ella, por el alcoholismo y su uso de analgésicos, una combinación casi letal a la hora de concebir.

Ashton Kutcher y Demi Moore (Evan Agostini; Gtres)

ABUSO DE SUSTANCIAS Y UNA ESPIRAL DE AUTODESTRUCCIÓN
En el libro, Demi también se sincera sobre su pasado con las drogas, internándose en rehabilitación por sus adicciones -también al alcohol- a mediados de los 80. Un espiral que amenazó su vida en 2012 cuando su relación con Ashton Kutcher llegó a su fin.

Estuvieron juntos desde 2003, formando una de las parejas aparentemente más sólidas de Hollywood y siempre a pesar de las críticas por los 16 años de diferencia que se llevaban. Pero la ruptura hizo mella en ella tras darse a conocer unas fotografías que lo mostraban a él con varias mujeres en un jacuzzi, quienes a su vez, afirmaron a la prensa que habían mantenido relaciones. Así comenzó a vivir una época en que sus hijas dejaron de hablarle, y sufriendo problemas alimenticios que la llevaron a perder tanto peso que apenas pesaba 47 kilos.

Me cegué, me perdí a mi misma” dijo a Sawyer sobre aquellos años en los que incluso fue hospitalizada tras desmayarse en una fiesta tras fumar cánnabis sintético e inhalar óxido nitroso. Fue en 2012 cuando se dijo que había sido internada por estrés, cuando en realidad fue por esta supuesta sobredosis. “Me estaba desmoronando. Ya no tenía carrera. Ni una relación. […] Lo siguiente que recuerdo es que todo se volvió borroso y me podía ver a mí misma desde fuera. Estaba flotando fuera de mi cuerpo en colores que se arremolinaban y parecía que tal vez era mi oportunidad: sentí que podía dejar atrás el dolor y la vergüenza de mi vida”, cuenta en su libro.

Tras ser una de los sex-symbols de los 90, sus problemas con su imagen, los retoques estéticos y el abuso de sustancias fueron una constante en su vida, aunque ahora ha aprendido de sus lecciones y opta por un estilo saludable, centrado en ella y sus seres queridos.

ENCONTRANDO EL CAMINO GRACIAS A BRUCE WILLIS Y SUS HIJAS
Demi afirma que encontró la salvación de la mano de su familia. El matrimonio de 13 años que mantuvo con Bruce Willis formó una relación de amistad eterna que la ayudó a salir del pozo en el que se encontraba.

“Me dieron la oportunidad de redirigir el curso de mi vida antes de que destruyera todo. Claramente ellos vieron más de mí que yo misma. Y estoy muy agradecida porque sin esa oportunidad, sin su confianza en mí, hoy no estaría aquí”, afirma sobre Bruce y sus hijas, Rumer (30), Scout (27) y Tallulah (25).

Para seguir leyendo:

Jonathan Van Ness confiesa que padece VIH para eliminar estigmas: “Ese día fue tan devastador como imaginan”

Reese Witherspoon, la mujer que se dio alas a sí misma el día que abandonó una relación abusiva

Kirsten Dunst lleva toda su vida sintiéndose infravalorada por Hollywood