La chispa perdida de Maribel Verdú en la televisión

·7 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Una de las actrices más premiadas y queridas de nuestra industria audiovisual se está colando cada semana en nuestros hogares a través de La 1 de Televisión Española, y sin que el público le esté prestando la atención que merece.

Maribel Verdú es la protagonista absoluta de Ana Tramel: El juego, una serie de seis episodios basada en la novela Ana de Roberto Santiago. La premisa de la serie, una mordaz crítica al sistema establecido y a la justicia, es muy interesante y Verdú hace un excelente trabajo interpretativo, pero sus datos de audiencia han ido a la baja desde su estreno evidenciando que la actriz todavía tiene una cuenta pendiente con la televisión: recuperar aquella chispa catódica que cautivó al público a mediados de los 90.

Maribel Verdú en 'Ana Tramel' (@Mikel_Larrea, RTVE)
Maribel Verdú en 'Ana Tramel' (@Mikel_Larrea, RTVE)

En esta producción Verdú da vida a Ana Tramel, una abogada que tuvo gran éxito en el pasado, pero que ha caído en las garras de la bebida y los medicamentos, que se ve obligada que resurgir de sus cenizas después de que su hermano, ludópata, haya sido acusado de asesinato. Aunque está rota aprende a reconducir su vida, recuperando poco a poco sus ganas de litigar, aunque la vida le dé bofetadas (y literalmente palizas) cuando menos se lo espera.

En su primer episodio, emitido el 21 de septiembre, tuvo un dato decente para una serie de ficción en abierto acumulando a 1.259.000 espectadores y un 9,3% de cuota, que bajó casi estrepitosamente hasta los 887.000 y un 9,5% de share con el segundo, emitido esa misma noche. Es decir, tras el episodio presentación perdía nada menos que a una tercera parte de espectadores.

En las dos semanas siguientes se quedó por debajo del millón con un 6,2% de share con el tercer y cuarto episodio respectivamente, emitidos a las 22:35, siendo superada por Secret Story: Cuenta atrás en Telecinco, Inocentes en Antena 3, ¿Te lo vas a comer? en laSexta y hasta por la reposición de cine en Cuatro. Es decir, en su franja es la apuesta que se queda por detrás.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, tras seguirla desde su estreno, considero que Ana Tramel: El juego merece una oportunidad por parte del espectador. Nos ayuda a comprender la ludopatía como adicción, cómo se destruyen a sí mismos quienes padecen el problema y sus familias, con un mensaje necesario y más viniendo de una televisión pública. Nos descubre que la adicción al juego no entiende de clases sociales ni edades, que todos somos susceptibles de caer atrapados en su red tras algo tan baladí como puede ser una visita a un casino o una partida de cartas.

Además, hay que destacar que Televisión Española lo ha puesto muy fácil para visionarla. El mismo día que se estrenó subió los seis episodios a su nueva plataforma, RTVE Play, aunque no hayan hecho grandes esfuerzos por darlo a conocer. 

Se podría pensar que quizás tenga éxito en dicha plataforma y que el público la esté descubriendo allí en lugar de esperar a la emisión semanal, pero lo cierto es que Ana Tramel no está siquiera generando mucha conversación en redes sociales, ni tampoco el trabajo de su protagonista. No obstante, si tenemos en cuenta que Maribel Verdú es una actriz de éxito y reconocida por el público español ¿cómo es posible que la serie esté pasando como una más del montón?

Sin embargo, resulta curioso que Maribel lleve años cosechando reconocimiento en el mundo del cine, ganando premios Goya, habiendo trabajado con directores de la talla de Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Gracia Querejeta, Gerardo Herrero y hasta haya saltado a Hollywood este año para codearse con Ben Affleck y Michael Keaton en The Flash bajo las órdenes del director de It, Andy Muschietti, pero el éxito en televisión se le resista tanto desde que alcanzara la cima televisiva con Canguros allá por 1994 y 1997.

Canguros fue una serie que se pudo ver en Antena 3 donde interpretaba a una estudiante que se sacaba un dinero extra cuidando a niños, cada cual de una familia más pintoresca que la anterior. Permaneció en emisión durante tres años y ella era el hilo conductor de la trama, la absoluta protagonista. Fue todo un éxito y nos mostró a una Maribel Verdú divertida, alejada de los papeles dramáticos que la habían ensalzado en películas como Amantes o Belle Époque. Además, pudo sentir el cariño del público al recibir el Fotogramas de Mejor actriz de televisión, elegido por los lectores de la conocida revista.

Además la serie fue una adelantada a su tiempo. Ahora que se habla tanto de poliamor, relaciones abiertas y otras formas no tradicionales de entender los noviazgos y matrimonios, podemos recordar que Alicia, el personaje de Maribel, tenía hasta tres novios al mismo tiempo: el que tuvo de joven del pueblo (Blas Moya), uno muy vivo y dicharachero (Luis Merlo) y un tercero más maduro (Xabier Elorriaga), al que luego sustituyó por uno muy aventurero (Francis Lorenzo).

Sin embargo, con el fin de Canguros llegó un fracaso televisivo tras otro. El cine le sonreía pero cada intento de serie se quedaba a medias. En enero de 1999 se embarcó en la serie Ellas son así, de Telecinco, en la que fue hermana ficticia de María Barranco, Neus Asensi y María Adánez. La crítica fue muy dura con ella y aunque aguantó 22 episodios en pantalla, la segunda temporada se despachó en horario de segundo prime time tras la exitosa Siete vidas, y con capítulos recortados para hacerlos durar media hora. Tras dos temporadas calló en el olvido, tanto que mientras que Canguros sí consta en el catálogo de AtresPlayer, en Mitele PLUS no hay rastro de Ellas son así.

Sin parar de trabajar en cine llega el año 2003 y Antena 3 estrena Código Fuego, también con Maribel Verdú en su elenco principal. En aquella época funcionaban bien las series de profesiones (Policias: en el corazón de la calle, Periodistas, Hospital Central, incluso las monjas de Hermanas) así que le llegó el turno a los bomberos. Pero el calor de los incendios que socorrían los protagonistas (entre los que también estaba José Coronado) no fue suficiente para el respetable y fue cancelada después de un mes y medio.

Pero aquí ocurrió algo muy extraño, y es que Código Fuego se estrenaba siendo todo un éxito por encima de El show de Flo en La 1 con un debut espectacular del 24,8% de cuota de pantalla y 4.145.000 espectadores. Las cifras fueron bajando las semanas siguientes y tras emitir seis de sus ocho capítulos grabados la quitaron de la parrilla de forma abrupta.

Desde entonces ha hecho mucho cine, llegando a filmar hasta tres películas en un año, y enrolándose en una gira por España con funciones teatrales como Los hijos de Kennedy, donde interpretaba a una mujer que se creía la heredera de Marilyn Monroe. Y entre tanto ha tenido algún proyecto televisivo que no salió adelante, como Cuestión de sangre, serie de Telecinco que fue cancelada antes de arrancar y en la que iba a trabajar junto a Álex García. También iba a estar, en la misma cadena, en La verdad, con un papel que estaba escrito para ella; pero a medida que la producción avanzaba los guiones fueron cambiando, su personaje perdió fuelle, y finalmente se descartó su incorporación.

Incluso existe otra apuesta que podemos encontrar en el catálogo de Netflix, la ficción de Telemundo No te puedes esconder, donde tenía un papel secundario por debajo de Eduardo Noriega. Según explicó, habitualmente llegan muchos trabajos para ser protagonista en televisión, pero aceptó el personaje porque la querían expresamente a ella, y porque daba vida a una policía que tenía un papel fundamental en la trama. Sin embargo, No te puedes esconder ni siquiera llegó al millón de espectadores en Telemundo y en Netflix pasó muy desapercibida, haciendo poco ruido en su estreno y pasando al olvido rápidamente.

Ahora, con Ana Tramel: El juego, parece que no termina de sacudirse esta espina clavada en su currículo televisivo. Desconocemos si este traspié en audiencias la alejará una vez más de la pequeña pantalla, o si le dará la vuelta a la experiencia y se planteará como reto ponerse al frente de una nueva serie más pronto que tarde, hasta que el público vuelva a caer rendido a sus pies. Ojalá sea lo segundo y tengamos Maribel para rato a golpe de mando a distancia.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente