La amenaza de Biden sobre la fortuna de Trump

Al presidente Trump no le gusta oír que Joe Biden lidera las encuestas y probablemente tampoco le guste oír hablar de la propuesta fiscal de Biden porque podría costarle mucho dinero.

Foto de: STRF/STAR MAX/IPx - 20/07/20: Policía de la Ciudad de Nueva York en los alrededores del Hotel Internacional Trump de esa misma ciudad.

Biden anunció recientemente un plan para el cuidado de ancianos y niños que podría costar 775,000 millones de dólares en un período de 10 años, al tiempo que se brindarían nuevas ayudas para que millones de niños que cumplan con los requisitos asistan al jardín de primera infancia de forma gratuita y unos mejores servicios para los beneficiarios del programa Medicaid. ¿Y cómo tiene planeado Biden pagar eso? Planea revocar las exenciones fiscales para los desarrolladores inmobiliarios y evitar que las personas ricas hagan trampas con sus impuestos.

Como propietario de la Trump Organization, una empresa inmobiliaria, Trump se ha beneficiado de muchos años de exenciones fiscales que favorecen al sector de los inmuebles comerciales. Dado que Trump nunca ha hecho públicas sus declaraciones de impuestos, no queda claro cuánto dinero se ahorra personalmente gracias a las exenciones fiscales. Pero algunos fragmentos de documentos financieros de Trump, que han salido a la luz, sugieren que las exenciones fiscales sobre bienes inmuebles probablemente le han ahorrado cientos de millones de dólares y, quizás, miles de millones de dólares a lo largo de los años.

Varios registros indican que Trump no pagó impuestos federales en 1978, 1979 y 1984, gracias a una serie de deducciones por inmuebles. Unos recortes de la declaración de impuestos de Trump en 1995 que han sido filtrados muestran que pidió una deducción de 916 millones de dólares, probablemente relacionada con la quiebra de su casino en 1991 y 1992, que podría haber puesto a cero su factura de impuestos federales. Una filtración de dos páginas de la declaración de impuestos de Trump en 2005 muestra que pidió otra condonación de 100 millones de dólares, aunque ese año Trump sí pagó 38 millones de dólares en impuestos, sobre unos ingresos de 150 millones de dólares.

De acuerdo a un informe de los demócratas en la Cámara de Representantes de 2018, la ley de reducción de impuestos del Partido Republicano que Trump firmó en 2017 contenía exenciones de impuestos por valor de 60,000 millones de dólares para los desarrolladores inmobiliarios, por lo que también ha beneficiado a Trump. Un experto en impuestos dijo que la ley de 2017 era “dinero caído del cielo para desarrolladores inmobiliarios como Trump”. The New York Times estimó que esas exenciones fiscales podrían ahorrar a Trump una suma adicional de 11 millones de dólares al año.

Eliminar las exenciones fiscales para los desarrolladores

Biden no explicó en detalle cómo cambiaría exactamente las exenciones fiscales para los desarrolladores, pero hay varias propuestas en el seno del Partido Demócrata para frenar las exenciones fiscales que pospongan o perdonen los impuestos en ganancias de capital por ventas de propiedades, si esas ganancias se han invertido en otra propiedad. Biden también podría reducir la capacidad de las inmobiliarias de utilizar sus pérdidas para no pagar impuestos en el futuro.

Un estudio realizado a principios de este año por el Centro de Política Fiscal descubrió que al eliminar ese tipo de exenciones fiscales a los desarrolladores inmobiliarios se podrían generar 294,000 millones de dólares en ingresos federales durante 10 años, o 29 000 millones de dólares al año. “Si Biden gana la presidencia y los demócratas ganan la mayoría del Senado, el recaudador de impuestos demócrata irá a por el sector inmobiliario”, escribió el 22 de julio Beacon Research en un análisis del último plan de Biden. “Esto se debe a la animosidad demócrata hacia el presidente Trump, un inversor inmobiliario que sigue beneficiándose de sus negocios”.

Dado que Biden dice que su plan costaría casi 80,000 millones de dólares al año, para pagarlo todo, no alcanzaría con cerrar las lagunas fiscales del sector inmobiliario. Biden dice que también quiere tomar medidas enérgicas contra los ricos que evaden impuestos, lo cual podría generar miles de millones de dólares más. El Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) estima que las distintas formas de evasión fiscal le cuestan al gobierno federal unos 380 000 millones de dólares al año en ingresos no registrados o registrados por debajo de su valor real. Entonces, si Biden reforzara las inspecciones y actuaciones del IRS y recuperara solo una séptima parte del llamado “déficit fiscal”, tendría suficiente dinero para financiar la totalidad de su plan de cuidado de ancianos y niños.

Foto de: STRF/STAR MAX/IPx 2020 9/7/20 – Pintura de Black Lives Matter en el exterior de la Torre Trump en Ciudad de Nueva York.

¿Podría eso perjudicar también a Trump? A Trump se lo ha perseguido bajo acusaciones de evasión fiscal, especialmente después de que su sobrina Mary Trump filtrara detalles secretos relacionados con el negocio inmobiliario de la familia para que el New York Times los sacara a la luz en 2018. The Times afirmó que Trump y su familia estaban involucrados en un “fraude descarado” al subvalorar enormemente sus activos, proteger el flujo de efectivo en empresas fantasma y vender los activos entre sí para disfrazar cancelaciones de deuda que de lo contrario supondrían una obligación fiscal. The Times afirmó que estos movimientos le permitieron a Trump reducir su factura de impuestos en cientos de millones de dólares. Trump, por supuesto, insistió en que eso era falso y señaló que había sido sometido a auditorías muchas veces por parte de los entes reguladores estatales y federales.

Para que Biden vaya tras el dinero de Trump, va a necesitar no solo ganar la Casa Blanca, sino que también que los demócratas se hagan con el Senado en las elecciones de noviembre. Si Biden gana pero los republicanos conservan el control del Senado, es prácticamente seguro que bloquearán cualquier aumento de impuestos, especialmente a los desarrolladores inmobiliarios y otros negocios. Eso deja un panorama para Trump en el que puede perder de dos formas en noviembre: con su fortuna protegida por una mayoría reducida de republicanos en el Senado o con su fortuna vulnerable a una implacable mayoría demócrata.

Noticias relacionadas


Rick Newman